Hamburgo, Alemania: Un análisis de las técnicas de investigación y vigilancia utilizadas contra tres compañerxs anarquistas

24 de noviembre. Fuente: Contra Info

Un análisis de las técnicas de investigación y vigilancia utilizadas contra los tres compañerxs anarquistas condenados en el caso «Parkbank» (Banco del Parque) [1]
Sobre la vigilancia y otras molestias. En este texto, intentaremos analizar las medidas de vigilancia y de investigación utilizadas para el proceso «Parkbank», y de aclarar algunos puntos que podrían ser importantes para las personas que tienen un fuerte interés en su propia privacidad.

Quisiéramos subrayar, desde el principio, que nuestras conclusiones se basan en los archivos de la policía. El aparato de seguridad es naturalmente reacio a mostrar sus cartas e, incluso en los procesos penales, sólo revela aquellas partes de sus informes que considera absolutamente necesarias. Como era de esperar, se denegó la divulgación de todos los protocolos de vigilancia solicitados por los abogados. Así por tanto, nuestros análisis también son incompletos. Sacar vuestras propias conclusiones, pero no consideréis nada como una verdad absoluta, estamos simplemente analizando una historia contada por la policía en un dosier!

Para simplificar, nos referiremos a los acusados ​​como Persona 1, 2 y 3, en el orden en el cual han entrado en escena.

Una primera teoría y observaciones preliminares

Antes de comenzar, debemos retroceder un poco en el tiempo: a la entonces inminente reunión de la OSCE y durante la preparación de la Cumbre del G20, cuando un gran grupo de personas atacó el Salón de Hamburgo el 26 de noviembre de 2016. La dirección de la policía de Hamburgo pasó inmediatamente al contraataque. Debido a la estrecha proximidad del lugar donde sucedieron los enfrentamientos, fue establecida una conexión con el LIZ (Libertäres Zentrum – Centro Libertario – NdT *). La persona 1 era en la época un miembro de la junta directiva del LIZ y, como tal, estaba inscrito en el registro de las asociaciones. Sobre la base de las así llamadas «informaciones» de la policía, se le consideró a él «responsable de haber participado a la acción, que requería una cierta familiaridad con el entorno circundante y una intensa preparación», pero nunca se demostró su efectiva participación. Como prueba adicional, los policías reivindicaron presuntos contactos internacionales de la Persona 1 y su interés por la actividad antirrepresiva. A raíz del ataque al salón de Hamburgo, la policía llevó a cabo numerosos registros a algunas personas pertenecientes a la estructura de la asociación, visitando sus hogares y lugares de trabajo. En algunos casos, se ha intentado involucrarlos directamente en conversaciones, en el intento de suscitar en ellos incertidumbres mediante conexiones presuntamente ficticias.

Como resultado de esto, la Persona 1 fue puesta bajo vigilancia «preventiva» a partir de marzo del 2018. Tres de estas operaciones de vigilancia, que se llevaron a cabo en el período comprendido entre marzo del 2018 y el 7 de julio del 2019, el día del arresto, están contenidas en el interior de los dosier, y han sido utilizadas para justificar ulteriores medidas de vigilancia aplicadas después de seguido. Del estudio de los files hemos venido en conocimiento del hecho que el método de vigilancia preventiva también se ha utilizado contra otras personas, y orientado fundamentalmente a la recolección de datos que parecían particularmente relevantes para la autoridad judicial.

En los informes de vigilancia, a la Persona 1 viene atribuido un comportamiento conspirativo, que era, entre otras cosas, determinado del hecho de que a menudo cambiaba de bicicleta para moverse por la ciudad.

Además, los policías señalaban repetidamente que la Persona 1 tenía contactos con el ambiente anarquista y frecuentaba lugares como el LIZ, Infoladen Schwarzmarkt y el Rote Flora (la Persona 1, por ejemplo, habría participado a una reunión general en el Flora después de los registros sucedidos en todo el país en relación a las acciones del G20 en Elbchaussee). Durante una operación de vigilancia que se llevó a cabo en la noche entre el 16 y el 17 de marzo del 2018, los policías comenzaron a sospechar también de la participación de la Persona 1 en varios ataques demostrativos porque, siempre desde su punto de vista, se podía establecer una conexión temporal entre las idas y venidas de personas de su apartamento y algunos episodios en los cuales se rompieron escaparates en Hamburgo. Sin embargo, estos indicios no eran suficientes para iniciar una investigación verdadera y propia, también si esta podría haber sido una decisión táctica de los policías, para evitar tener que revelar la presencia de una vigilancia preventiva al compañero.

No está exactamente claro cómo se ha llevado a cabo la vigilancia de la Persona 1, pero es muy plausible que se haya montado una tele cámara para controlar sus movimientos, sobre el edificio enfrente al edificio donde residía. Durante este período, ha sido también individuada la Persona 2, conviviente de la Persona 1.

Sobre la base de estos «descubrimientos», se ordenó una operación de vigilancia a largo plazo de la Persona 1 por seis meses, desde el 9.11.2018 hasta el 8.5.2019. De esta manera hubiera sido posible prever «hechos delictivos de considerable importancia» en relación con las próximas cumbres y a la campaña «Unidos estamos».

Durante este período se ha utilizado todo el arsenal tecnológico a disposición de la policía (o casi): telecámaras en la entrada de la residencia y en otros lugares considerados estratégicos, como el LIZ y el Infoladen Schwarzmarkt, la vigilancia de los medios de comunicación (electrónicos) y, por lo que reguarda las bicicletas, también se ha aprobado el uso del GPS. El Infoladen ha sido sujeto a videovigilancia durante un período de tiempo aún más largo.

Un día antes de que finalizara el período de vigilancia, la misma autoridad, la SOKO Schwarzer Block, ha solicitado una prórroga de la medida por otros seis meses. La solicitud de prórroga se ha justificado, entre otras cosas, por la inminente cumbre del G20 en Biarritz. Los policías también han afirmado que sus suposiciones sobre la «participación» y los «contactos internacionales» de la Persona 1 han sido posteriormente confirmadas por un viaje realizado por el compañero a una parte de Francia lejos de Biarritz. Los policías también han usado a su provechó la posible participación de la Persona 1 al Black Bloc de Elbchaussee, durante la cumbre del G20. Con la extensión de la medida preventiva, se activa la vigilancia también para la Persona 2, a partir del 7 de julio del 2019.

Una noche de verano en julio

La vigilancia del 07.07.2019 comienza, según el informe policial, en las primeras horas de la tarde frente al apartamento de las Personas 1 y 2. A las 19:02, se advierte que ambos regresan a su casa. El motivo por el cual la vigilancia comenzó a esa hora era el inminente aniversario de la cumbre del G20, y hacia parte de las contra-acciones previstas por la policía. A las 21:26, la Persona 1 sale del apartamento con una bicicleta, y es seguida por algunos policías vestidos de civil (en bicicleta y presumiblemente también en coche). A las 21:39, la Persona 1 entra en una estación de servicio, llena de gasolina un bidón y paga. A la mañana siguiente, los policías piden al responsable de la estación de servicio que entregue a ellos las grabaciones de video de las cámaras, posicionadas en el área exterior y en la tienda. Incluso si, en este caso, algunas de las 14 cámaras no estuvieran en funcionamiento, siempre se debe tener en cuenta que las grabaciones se realizan y se guardan. Recordar también que, debido al gran angular de las cámaras, llevar una gorra de béisbol no proporciona una suficiente protección.

Después de la parada en la estación de servicio, se sigue a la Persona 1 mientras se dirige a un huerto público, donde se pierde de vista desde las 21:47 a las 22:48. Los policías reanuda el acecho cuando la Persona 1 sale del jardín, por la misma entrada. La ven tirar una bolsa en un basurero, que mas tarde será utilizado como prueba para el test de ADN, y la siguen hasta su apartamento, en el cual entra a las 23:04.

Según el informe de vigilancia, la Persona 1 y la Persona 2 dejan el apartamento un poco más tarde, a las 23:16, y son seguidas nuevamente hasta una zona verde en la Fruchtallee. Allí, a las 23:50, los policías pierden brevemente el contacto con los dos compañeros, después de que se apagan las luces de sus bicicletas.

A las 23:57, los policías individúan a dos personas en un parque en Eppendorfer Weg y deciden retenerlas, probablemente por temor a que el objetivo vuelva a escapar. Y ahí es cuando también se encuentra la Persona 3.

Aquello que sigue es conocido a todos: registro, arresto, identificación, registros en las viviendas en sus respectivas direcciones residenciales. (A propósito, en la orden de registro también se requería verificar la posible presencia de «vehículos de motor» pertenecientes a los compañeros). A la persona 1 se le pide una «muestra orgánica», con el fin de utilizarla para averiguar dónde estaba con exactitud dentro del jardín, con la ayuda de perros policía. Así, en la celda donde se encuentra encerrado, se le toma una muestra de piel por orden del público ministerio, justificando la solicitud por motivos de «peligro inminente». La utilización de perros policía viene después anulada, porque los agentes mientras tanto descubren que el terreno está registrado a nombre de la Persona 1, ahorrando así mucho tiempo.

Después de los arrestos, como previsto, la Persona 3, que no había sido llevada a prisión, es a su vez puesta bajo vigilancia por las fuerzas de la LKA. La vigilancia se planeó inicialmente para un mes (vigilancia a largo plazo: 09.07.2019-15.08.2019), así como la escucha de las conversaciones y la registración de su posición. El principal interés para los policías era aquello de registrar todos los contactos tenidos por el compañero. En el dosier hay tanto grabaciones de video realizadas en la entrada de su casa, como otras imágenes, presuntamente realizadas por policías vestidos de civil. Durante la vigilancia, otras personas que han encontraron la Persona 3 también a su vez han sido seguidas y vigiladas. Oficialmente, la vigilancia ha sido realizada durante el día, entre la hora 7:00 y las 20:00, por un período máximo de 8 horas. También se ha realizado una vigilancia de tipo acústica sobre la Persona 3, mientras se encontraba fuera de su domicilio, incluida en el período comprendido entre el 17.07.2019 hasta el 17.08.2019, esto porque, según los policías, el compañero había tenido conversaciones de persona y no por teléfono. Durante las investigaciones, se ha realizado un segundo registro en el domicilio de la Persona 3, para obtener muestras de caligrafía y ADN.

Bicicletas, vigilancia y GPS

El tema de las bicicletas es una parte muy importante de la vigilancia. Esto simplemente porque los sospechosos a menudo han utilizado este medio para moverse. Seguimos creyendo que, para las personas que tienen una gran necesidad de privacidad, la bicicleta es el medio más recomendado para moverse en las grandes ciudades. Es útil para evitar el tráfico, se puede ajustar la velocidad, se puede cargar la bicicleta en el transporte público para acortar el recorrido, y es más fácil individuar y sacudirse de encima a los eventuales perseguidores.

Sin embargo, hay algunas cosas a tener bien en mente: es necesario planificar y estudiar bien las rutas, las eventuales desviaciones y observar atentamente el ambiente que nos rodea. La realización de un plan lleva tiempos muy estrechos, el estrés aumenta y se tiende a bajar la guardia. La rutina es algo muy peligroso. Es verdad, nos da seguridad, pero es una falsa sensación de seguridad. Todos tenemos nuestros métodos y nuestros hábitos preferidos. Meterlos en discusión y cambiarlos continuamente hace la vida mucho más difícil a los policías encargados de vigilarnos.

Aún no está claro si el rastreo «autorizado» de las bicicletas, con dispositivos GPS, ha tenido lugar o no. En la solicitud para aplicar vigilancia a la Persona 1, se solicita explícitamente un («monitoreo GPS para bicicleta») y, por lo tanto, parece ser posible, al menos en el mundo de la LKA (Landeskriminalamt – Policía Anticrímenes NdT *). Sin embargo, también es cierto que no se encuentran indicaciones específicas en los procedimientos. Nosotros – y ciertamente otros – estaríamos inmensamente contentos de tener mayores detalles sobre este argumento. Por el momento, el único consejo que nos sentimos de daros, es aquello de controlar regularmente vuestras bicicletas, cambiarlas o comprar nuevas. Y déjalas al aire libre lo menos posible.

Computadoras portátiles, telecomunicaciones e investigaciones sucesivas

Los procedimientos investigativos de los policías, que se describen a continuación, no sorprenderán a la mayoría de vosotros. Sin embargo, los mencionamos para recordaros qué cosa los policías van a analizar, qué supuestos hechos utilizan y en qué basan sus construcciones. En definitiva, estos son los aspectos a los cuales debemos prestar más atención.

Durante los registros domiciliarios, se toman principalmente ordenadores portátiles, teléfonos móviles y discos duros, pero también CD/DVD, memorias USB, tarjetas sim, los Pods y cámaras fotográficas.

Se ha descubierto que los nombres sobre las puertas de las habitaciones en los apartamentos compartidos, son una buena idea. De hecho, los policías, tomando nota de los nombres en las etiquetas, han registrado solo las habitaciones de aquellos que han sido arrestados aquella noche, así como las áreas comunes.

No todos los medios confiscados estaban encriptados – reservas de viajes, textos de volantes, opúsculos, etc han sido utilizados por las autoridades como pruebas, para demostrar la culpabilidad de los compañeros arrestados.

Los datos de los ordenadores portátiles y de los discos duros encriptados han sido transmitidos por el departamento forense a la BKA (Oficina Federal de la policía Anticrimen NdT*. El BKA no ha podido descifrar los datos, e incluso un técnico de la Interpol, a quien se pidió ayuda, no ha visto alguna posibilidad de obtener los datos cifrados (a través de Truecrypt, LUKS, etc.).

En lo que respecta a los ordenadores portátiles parcialmente cifrados, se han extraído todos los «rastros del uso de Internet» (chat, correo, copia de seguridad, redes de intercambio de files, navegadores, incluidos los archivos eliminados). Ninguno de estos datos ha sido clasificado como «penalmente relevante», pero el uso reconocible de programas como TOR y algún software de criptografía han sido utilizados por la policía como evidencia de una «comunicación con fines de conspiración».

Después de evaluar los medios secuestrados, las cuentas de correo electrónico, los números de teléfono, incluido un número de Protocolo de Voz sobre Internet (VoIP) y todos los números IMEI (Identidad Internacional de Equipo Móvil: Numero de serie de 15 cifras con el cual cada dispositivo endpoin que utiliza la red de comunicación móvil puede ser identificado de forma única en todo el mundo NdT*), así como los datos del inventario que los datos de tráfico (como se define en las secciones 96 (1) y 113 b de la Ley de Telecomunicaciones (TKG) han sido solicitados al provider. Cabe señalar el hecho que los policías no han solicitado los datos de conexión a un proveedor abiertamente de izquierda, ya que consideraron que era imposible obtener información de él.

En lo que respecta todas las otras tarjetas sim y los acount del correo electrónico, los provider interpelados han fornido muy gustosamente las informaciones solicitadas. Los teléfonos móviles han sido analizados con programas especiales del departamento forense, al menos por aquello que reguarda los datos que podían ser extraídos de la memoria física. De señalar, por cuanto reguarda las sim card, que la intestacion y el Pin Unlock Key (PUK) pueden ser solicitados al operador de red responsable en caso de delitos de importancia significativa. El hecho de que algunas tarjetas sim card estuvieran registradas con otros nombres, o con nombres ficticios, no ha sido un obstáculo. Los números de teléfono eran generalmente memorizados con nombres reales (nombres de nacimiento) en la rúbrica, por lo cual ha sido posible identificar a casi todas las personas – , independientemente del hecho que habrían registrado sus tarjetas sim con nombres ficticios o no.

La liberación de datos de conexión y de tráfico finalmente ha sido ordenada de forma retroactiva, en la medida en la cual los datos aún estaban disponibles en los proveedores. La decisión sobre el asunto ha venido del tribunal de distrito el 15 de julio del 2019, por lo que en general fue muy puntual.

Ya habíamos mencionado el hecho que la comunicación a través de todos los dispositivos móviles, así como los datos de ubicación de la Persona 3 han sido (oficialmente) registrados durante un mes después del reenvío de la custodia cautelar. Esto también ha afectado a la conexión VoIP. En definitiva, los policías tenían los datos retroactivos de la conexión (número de contacto, tiempo y duración). Sin embargo, en términos de contenido, solo podían acceder a los mensajes de texto que aún estaban presentes en los teléfonos celulares. Los policías han concentrado su búsqueda en la semana anterior al arresto. Comparando cuales SMS habían sido cancelados y cuáles no, han formulado varias hipótesis, tratando de intuir quién se habría podido organizar y conspirar.

Va dicho por inciso que la procura era ansiosa por obtener una orden de registro de los efectos personales de la Persona 2, así como un registro de la celda donde estaba detenida. Esperaban encontrar chip RFID (Radio Frequency Identification) en algunas de las prendas que vestía aquella noche de julio. No está claro a qué resultados habría llevado esto – no se han encontrado chip RFID en los vestidos y la petición de registrar la celda ha sido denegada por el tribunal de distrito competente.

Eso es todo, en lo que respecta a una nuestra primera evaluación sobre el dosier del caso Parkbank, dejado por la policía. No queremos sembrar el pánico, pero esperamos de haberos informado y sensibilizado sobre el argumento.

¡Estar al seguro y buena suerte!

Fuente: //infernourbano.altervista.org/sulla-sorveglianza-e-altre-seccature/

Nota:

[1] El 8 de julio de 2019, tres compañerxs anarquistas fueron arrestadxs bajo los cargos de «preparar un atentado incendiario» contra una oficina bancaria, según la policía la acción sería en conmemoración de los dos años de la revuelta contra la cumbre del G20 en Hamburgo. Pincha aquí para leer más información del caso.

Noticias relacionadas

Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: https://info.nodo50.org/6417