Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

Las Frases


  • Alabania 3

    Jesús Villa

    Albania ... el viaje está en la carretera, sofocante, subidos a un minibús o a un viejo mercedes, recorriendo una llanura camino de Korça mientras suena el clarinete de Bilaj, la música del sur..., dejamos Grecia a la izquierda atravesando montañas, el conductor acelera y entramos en la cuerda nerviosa por sorpresa, en este país hay prisa por llegar a ninguna parte arriesgando de verdad, las curvas son un cementerio, escapamos... con las ventanillas bajadas, fumando..., cruzamos alguna pequeña (...)

  • Alabania 1

    Jesús Villa

    Albania ... avanzamos hacia el sur, intentamos buscar algo que nos conecte a la historia de este pueblo a la deriva, preguntamos pero todo naufraga, las cordilleras, los puestos de venta ambulante, los trenes que no circulan, las lápidas junto a la carretera, las calles sin asfaltar, las garitas vacías sobre la acera, los casinos abiertos desde primeras horas... Un país a la deriva, el águila sobre fondo rojo preparando a su pequeño ejército de komandos listos para la guerra y sus centrales (...)

  • A todo el mundo le ocurre algo

    Xpatricia

    A todo el mundo le ocurre algo... todos los días. Como por ejemplo envejecer

  • Yo conocí a Bolívar

    Pablo Neruda

    Yo conocí a Bolívar
    una mañana larga
    en Madrid,
    en la boca del Quinto Regimiento.
    Padre, le dije,
    ¿Eres o no eres o quién eres?
    Y mirando al Cuartel de la Montaña
    Dijo: despierto cada cien años
    cuando despierta el pueblo.

  • Has de saber morir por los hombres

    Nazim Hikmet

    Has de saber morir por los hombres
    y además por hombres que quizás nunca viste
    y además sin que nadie te obligue a hacerlo
    y además sabiendo que la cosa más bella y más real es vivir.

  • Celebración de la amistad

    Eduardo Galeano

    Celebración de la amistad
    En los suburbios de La Habana, llaman al amigo mi tierra o mi sangre.
    En Caracas, el amigo es mi pana o mi llave: pana, por panadería, la fuente
    del buen pan para las hambres del alma; y llave por...
    Llave, por llave -me dice Mario Benedetti.
    Y me cuenta que cuando vivía en Buenos Aires, en los tiempos del terror, él
    llevaba cinco llaves ajenas en su llavero: cinco llaves, de cinco casas, de
    cinco amigos: las llaves que lo (...)

  • El hambre

    Eduardo Galeano

    El hambre
    Un sistema del desvínculo: El buey solo bien se lame.
    El prójimo no es tu hermano, ni tu amante. El prójimo es tu competidor, un
    enemigo, un obstáculo a saltar o una cosa para usar. El sistema que no da
    de comer, tampoco da de amar: a muchos condena al hambre de pan y a
    muchos más condena al hambre de abrazos.

  • Pedro Algorta, abogado, me mostró

    Eduardo Galeano

    Pedro Algorta, abogado, me mostró el gordo expediente del asesinato de dos mujeres. El doble crimen había sido a cuchillo, a fines de 1982, en un suburbio de Montevideo. La acusada, Alma Di Agosto, había confesado. Llevaba presa más de un año; y parecía condenada a pudrirse de por vida en la cárcel.
    Según es costumbre, los policías la habían violado y la habían torturado. Al cabo de un mes de continuas palizas, le habían arrancado varias confesiones. Las confesiones de Alma Di Agosto no se parecían (...)

  • Los nadies

    Eduardo Galeano

    Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.
    Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.
    Los nadies: (...)

  • Lecciones de la sociedad de consumo

    Eduardo Galeano

    Lecciones de la sociedad de consumo
    El suplicio de Tántalo atormenta a los pobres. Condenados a la sed y al hambre, están también condenados a contemplar los manjares que la publicidad ofrece. Cuando acercan la boca o estiran la mano, esas maravillas se alejan. Y si alguna atrapan, lanzándose al asalto, van a parar a la cárcel o al cementerio.
    Manjares de plástico, sueños de plástico. Es de plástico el paraíso que la televisión promete a todos y a pocos otorga. A su servicio estamos. En esta (...)

0 | 10 | 20 | 30 | 40 | 50 | 60 | 70 | 80 | ... | 120

Enlazar / Sindicar: RSS de la sección Las Frases