Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

Falleció Manolo Espinar, internacionalista y un gran solidario con Palestina

Viernes 26 de octubre de 2018. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

Fuente: Resumen Latinoamericano

Por Laura Arau, Nacho Prieto

“Rumbo a Gaza” llora la partida de un gran activista, Manuel Espinar: ‘Se fue Manolo, compañero y luchador incansable’
Manolo nos ha dejado. Ese luchador incansable que participó en distintas luchas internacionalistas y contra la guerra fue uno de los promotores de la iniciativa Rumbo a Gaza. Sin su fuerza, capacidades y casa (hogar de debates, estrategias, abrazos ¡su casa siempre la hemos sentido de todos!) nuestras acciones no habrían tenido tanto impacto.


Manolo nos ha dejado. Ese luchador incansable que participó en distintas luchas internacionalistas y contra la guerra fue uno de los promotores de la iniciativa Rumbo a Gaza. Sin su fuerza, capacidades y casa (hogar de debates, estrategias, abrazos… ¡su casa siempre la hemos sentido de todos!) nuestras acciones no habrían tenido tanto impacto.

Revolucionario y gran amigo, dedicó su vida a la lucha. De jóven participó en el mayo francés, fue líder sindical, se organizó contra la guerra del Golfo, contra la intervención de la OTAN en Yugoslavia, contra la ocupación de Irak –dónde se fue de escudo humano-, Afganistán, Palestina… Fue un gran defensor del poder popular y, con su lucha, nos enseñó que solo se pierde cuando se deja de luchar. Y él no ha dejado nunca de hacerlo.

Manolo nos ha dejado una semilla de lucha plantada en cada uno de nosotros. Nos enseñó que en cada pequeña lucha, hay una batalla ganada. Manolo tenía un corazón de los grandes, de los que laten para conseguir lograr ese otro ‘mundo posible’ que tanto anhelamos algunos y para el que él luchó cada día de su vida.

¡Cuanto hemos aprendido a tu lado, Manolo! Te vas sabiendo que la vida que dejas vive en nosotros. Seguiremos caminando, seguiremos navegando.

Gracias por tanto. ¡Que la tierra te sea leve, camarada!

Laura Arau


Manolo siempre decía: “He participado en mil batallas. Y las he perdido todas”.

Las incontables personas que han compartido junto a él alguna de esas batallas hemos comprendido al cabo del tiempo que la vida está compuesta de numerosas luchas que no cesan ni parecen tener fin. Nos abrió los ojos a lo que supone el antagonismo entre una mayoría de gente que desea vivir en paz y solidaridad pero que vive sometida por una minoría pequeña, pero muy ruidosa y poderosa, a la que él llamaba “los brutos”, herederos de los que saqueaban ágoras, arrasaban civilizaciones y que ahora matan seres humanos por petróleo, pagan a los bancos mientras desahucian gente o invaden una tierra que no les pertenece expulsando a sus habitantes históricos.

Para Manolo la lucha fue su razón de ser. Con dieciocho años ya vivió el Mayo del 68 lanzando adoquines en la Sorbona. Durante los cincuenta años posteriores ha visto cómo una y otra vez cualquier acción de protesta frente a la injusticia era ignorada, silenciada o reprimida por los brutos. Aún así nunca cesó en su empeño de batallar a pesar de que tras cada campaña de Rumbo a Gaza, tras cada acción en una huelga general, tras cada brigada internacionalista en Cuba o Iraq, siempre decía “esta ha sido mi última batalla”. Pero al día siguiente volvía con más fuerza y nos seguía arrastrando.

Él tenía la clarividencia y la capacidad de mostrar que todas las luchas son solo varias caras de una misma y mayor batalla que nos implica a todos y todas: si participa en un mítin durante las elecciones municipales habla también de Palestina; cuando debate sobre corrupción política la relaciona fácilmente con el coltán; al hablar de la precariedad laboral recuerda el drama de los refugiados y refugiadas… Manolo creía tanto en la fuerza de una manifestación como en hablar día a día en su vecindario o con cualquier persona que se encontrara sobre conflictos que parecen lejanos, pero que nos tocan directamente en términos humanos y de solidaridad.

Manolo no ha perdido ni una sola de sus batallas porque en todas ellas salió reforzado y arrastrando a más y más gente. El tiempo siempre (aunque desgraciadamente a veces demasiado tarde) le ha dado la razón.
Con su gente más cercana, su familia, hemos visto qué caldo de cultivo se puede llegar a formar al unirse personas tan comprometidas como Toñi y Manolo. Viendo la trayectoria y el ejemplo de su hijo Manu nos preguntamos qué hubiera sido de los Espinar Tapial si hubieran sido una familia con muchos hijos e hijas. Aunque cuando empezabas a conocer a Manolo y le preguntabas si solo tenía un hijo, él contestába rápidamente: “¡¡¡Síiii, solo uno!!! Me sale otro tan inquieto como este y me vuelvo loco”.

No queremos que de ti nos quede solo el recuerdo, sino que en todas y todos siga tu ejemplo. Nos quedan mil batallas.

Nacho Prieto





Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: info.nodo50.org/6075