Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

Chicho Sánchez Ferlosio

Jueves 5 de junio de 2008. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

Canciones y Vídeos

El día del señor martes uno de julio de 2003 falleció el llamado Jose Antonio Sánchez Ferlosio, Chicho en sus demostraciones artísticas. La noticia, menos mal, tuvo un eco mediano en las páginas necrológicas de los periodicos, pero prácticamente todos tiraron de agencia para un hecho que, de haber estado a la altura de las circunstancias, hubiera debido ser no sólo primera página, sino además arrastrar con ella a un cuadernillo central que explicase que con él moría una época de ilusión y una parte que se intenta enterrar a paladas de excavadora de la historia de nuestro país.

Porque resulta el caballero Chicho Sánchez Ferlosio demasiado incómodo para el poder cultural de este país, que lentamente ha sido absorbido por tendencias políticas que a su vez han sido absorbidas por intereses empresariales, a veces extranacionales y en demasiadas ocasiones vulgares y con espíritu de señoritos baratos.

Por eso no interesa recordar su figura, porque a muchos de los que ostentan ahora interés mediático les debe de resultar avergonzante acordarse de él y pensar que han dejado los mismos ideales -buenos o malos, que más da, pero los suyos- en algún lugar de su pasado.

Chicho Sánchez Ferlosio fue siempre un librepensador, en el sentido más honrado del término, y atacó siempre la estupidez viniera de donde viniera. Es evidente que cualquier cosa que él hubiera hecho ahora parece rancísima, casi envuelta en el mismo filtro carcunda que Siete días de enero o que los documentales sobre la transición, pero en esta época que se quiere hacer desaparecer de la faz de nuestro país y que va del 76 al 79 alguien debe contar que pasaron episodios interesantes y que fue una de las de más espontaneidad, libertinaje y pasión de nuestra historia. Todo el mundo tenía una tribuna porque las tropas políticas estaban preocupadas por morder más rápido un trozo del pastel y pasaban totalmente de lo que ocurría en la calle. Aunque eso llevara a tener que aguantar a algún pelma, la voz de los que nunca la tienen porque ya no es una censura puntual lo que sufren sino que el sistema entero los ha llevado extramuros, pudo entrar al convento, que estaban las puertas abiertas.

Como cantante fue extraño, desde luego en las antípodas de cualquier escena, actitud o panoplia que se pueda observar hoy en día. Sólo logró editar dos discos: un single a dúo con Rosa Jiménez en Nuevos Medios y el inencontrable y a la vez olvidadísimo Lp de Dial en el 78, A Contratiempo . Los que tenemos la fortuna de disfrutar de este disco nos podemos encontrar con salmodias en latín que intentaban adaptar cantos goliardos, letras de Carmen Martín Gaite, romances medievales, una parrafada de la Divina Comedia, pastiches de Horacio; todo entre arreglos pretendidamente básicos -incluso alguna canción está sacada del radiocasette casero- y una voz a veces ridículamente aguda, a veces hondamente valleinclanesca, siempre atrayente.

Un artefacto tan extraño no puede menos que resultar sano en tiempos de corrección estética, cuando ya ningún contenido puede sorprender, cuando nadie se atrevería a citar en una canción a Tolomeo. Y aparte de Gallo rojo, gallo negro, pequeño hit a costa de Dyanes 6 con megáfono y por ello caduco, no deja de resultar sorprendente la decisión de que el amor es lo único no engañoso de Si las cosas no fueran o el sorprendente anarquismo vital de Hoy no me levanto yo, épica história del que persiste en su camastro haciendo caso omiso del mundo que ya no le interesa mientras que el mundo en forma de familia, poderes fácticos o habitantes del averno intentan a toda costa que se levante. "Aunque a nadie le hagas falta/allí te vienen a hurgar" rescato de una letra que resume la única libertad fundamental el individuo: el que te dejen en paz cuando tú lo has decidido.

Por eso es tan incómodo y por eso nadie se atreve a enfrentarse a él hoy en día. Sus opiniones resultaban molestas para cualquier agrupación, del tipo que sea, porque son ajenas a cualquier dogmatismo, defendía lo que la inteligencia consideraba banal y consideraba banal lo que la inteligencia creía razón última del estado. Así es que siempre se les escapaba como anguila en fregadero. Porque no hay cosa que más moleste a cualquier sistema de normas que las personas que viven sin ellas, mucho más que los que las critican, porque estos entran en el juego y al mismo tiempo las hacen fuertes. Por ello deben de olvidarse de este señor. Todos van a procurar que no haya existido.

Fuente: Hoy no me levanto yo

Videos

Anarquistas

Por ahí viene Durruti

Historia de tres amigos

La marihuana

Hay una lumbre en Asturias

Chicho explica las Sagradas Escrituras

Noticias relacionadas de Interés

:: Entra en la Wikipedia. Muy completa
:: Jesús Munarriz. Chicho
:: Todos los videos de Chicho en Youtube

Música

Balada de las prisiones de 1968
Hoy no me levanto

info portfolio

Descargar
Doc: JPEG
Peso: 25.5 KB
Res: 630 x 425 px
Descargar
Doc: PNG
Peso: 113.4 KB
Res: 215 x 320 px
Descargar
Doc: JPEG
Peso: 74.5 KB
Res: 255 x 257 px
Descargar
Doc: JPEG
Peso: 17.8 KB
Res: 400 x 284 px
Descargar
Doc: JPEG
Peso: 27.4 KB
Res: 477 x 463 px
Descargar
Doc: GIF
Peso: 5.9 KB
Res: 296 x 381 px

Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: info.nodo50.org/534