Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

¿Boicot femenino a los Sanfermines 2018? Las mujeres pamplonesas responden

Lunes 2 de julio de 2018. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

Fuente: Cuarto Poder

Por Ana Isabel Cordobés

La violación de La Manada, la sentencia posterior y la salida de prisión de los cinco condenados han elevado la indignación en Pamplona. Se siente en las calles, con manifestaciones día tras día, algunas bajo convocatorias organizadas y otras espontáneas. Se nota en las calles de la ciudad, donde algunas paredes aún conservan algunas pintadas, que recuerdan ayer, hoy y mañana que las calles son también de las pamplonesas.

Y se nota en el ambiente: raros son los corrillos en el Mercado de Santo Domingo donde no se comenta el caso de La Manada.

A unos metros de ese Mercado de Santo Domingo, el día 6 de julio se lanzará el txupinazo que dará inicio a la fiesta. Unas semanas antes, mensajes como “Ninguna mujer debería ir a Sanfermines este año. Ninguna” o “Boicot de mujeres a los Sanfermines de este año, que no haya ni una mujer” se han podido ver tanto en redes sociales, como en cadenas de mensajería en los últimos días. La decisión de la Audiencia de Navarra de dejar en libertad provisional a La Manada ha caldeado el ambiente en los días previos a una de las fiestas más internacionales.

Sin embargo, ¿tiene sentido un boicot femenino a los Sanfermines? ¿Cuándo comenzó la lucha feminista por reivindicar la noche y las calles, durante la festividad pamplonesa y fuera de ella? Año 1977 y el movimiento feminista, como tal, comienza a caminar en Pamplona. El detonante es la muerte de una mujer que se practica un aborto a sí misma. A partir de ese momento el feminismo ya se configura como movimiento organizado.

Empiezan a aparecer lemas durante los años ochenta en los que se exige que la calle y la noche también son de las mujeres. Pilar Bobes, presidenta de la Coordinadora de Organizaciones de Mujeres y/o Feministas de Navarra (Comfin), recuerda que en los Sanfermines de 2015 las mujeres se plantaron ante un cartel de una agencia de viajes que anunciaba las fiestas con motivos sexistas: un toro en cuyo cuerno colgaba un sujetador. El movimiento feminista de Pamplona lleva décadas rebelándose y exigiendo espacios y ante cualquier manifestación del machismo actúa.

La respuesta no solo feminista sino social de la ciudad de Pamplona se dio el mismo 7 de julio de 2016, horas después de conocerse la agresión sexual cometida por La Manada: “La respuesta fue tremenda, las calles estaban llenas de gente manifestándose”. Aunque recuerda que si hubo un antes y un después en la conciencia feminista, antes incluso de La Manada y del 8M, fue “el asesinato de Nagore Laffage”, del que este año se cumplen diez años.

Carteles de “No” en una manifestación feminista durante los Sanfermines. / EFE

Sobre la petición de boicot femenino a los Sanfermines, considera que “las mujeres deben estar; una cosa es hacer algún gesto, ir con una camiseta negra al txupinazo, como se ha propuesto, o llevar pañuelo morado en lugar de rojo”, considera. La larga trayectoria de la lucha feminista por unas fiestas libres es contraria al mensaje de replegarse en ambientes festivos. “‘¿Por qué porras nos tenemos que ir de las fiestas? ¡Que se vayan ellos! No nos da la gana de irnos y hay que reivindicar el espacio, estar con los ojos abiertos”, finaliza Bobes.

Las iniciativas espontáneas, como las de cambiar la tradicional vestimenta blanca por una camiseta negra o el pañuelico rojo por uno morado, se han unido a la labor impulsada por el Ayuntamiento de Pamplona. Cada previa de Sanfermines, lanzan una campaña contra las agresiones sexistas. Para la de este año, han tenido en cuenta las peticiones de boicot por parte de algunos entornos feministas. Por su parte, aseguran que “ahora más que nunca, las mujeres tenemos que llenar las calles en Sanfermines”, declaró Laura Berro. Pamplona es “una ciudad muy segura precisamente porque es muy consciente de que esto sucede, lo visibiliza y responde”, declaran desde el consistorio.

“Los Sanfermines no son el problema; es la mentalidad machista”

Desde 2016, un nutrido grupo de mujeres ha sido reivindicado y premiado en los Sanfermines. Son las pioneras en las fiestas de Pamplona: en 2016, fueron premiadas las primeras 19 socias de las peñas de Pamplona. En 2017, las integrantes de los grupos de música de referencia en los Sanfermines y en 2018, lo serán las primeras concejalas del Ayuntamiento de Pamplona. Ellas derribaron muros en sus respectivos campos y también opinan sobre la situación de las mujeres en los Sanfermines. Los premios FESTA reconocen sus esfuerzos.

Mari Carmen Oskariz fue de las 19 primeras mujeres en entrar en una peña en Pamplona. En su caso, en la Peña Los del Bronce, quienes han instituido los premios FESTA, que reconocen la labor de ésta y otras mujeres pioneras en Pamplona. Oskariz no solo cree que no haya que boicotear los Sanfermines sino que “hay que salir incluso más”. Y lo lleva a su experiencia como pionera en las peñas: “Si las mujeres que queríamos pertenecer a una peña como socias de pleno derecho nos hubieramos ido porque los hombres se enfadaban, no habríamos entrado nunca”, inicia.

Oskariz entró en la peña Los del Bronce como socia de pleno derecho en el año 1977 y recuerda que todo ocurrió como debe ocurrir en el resto de festejo de San Fermín: “Nosotras dijimos ‘este es nuestro sitio y no nos vamos a mover’ y así debe ocurrir también con las fiestas”. Unas fiestas que espera “con ilusión, en las que vamos a ir de blanco porque nos apetece, vamos a salir y más aún que antes”, afirma.

Sole Aristu fue compañera de batallas de Oskariz y formó parte de esas 19 primeras mujeres en ser socias de pleno derecho en una peña de Pamplona, en su caso la de Sanduzelai. “Personamente opino que de boicot a los Sanfermines nada, y menos por parte de las mujeres”, afirma. “Nosotras tenemos que reivindicar la fiesta, la calle y la noche; tenemos el mismo derecho a gozarlo y disfrutar de las fiestas que los hombres. Y más importante, tenemos derecho a hacerlo en Sanfermines y durante todo el año, cuando también reivindicamos la igualdad, en fiestas y fuera de fiestas”, comenta en conversación con cuartopoder.es.

Aboga, como alguna de sus compañeras pioneras, en que estos Sanfermines 2018 sean en los que más fuerza hagan las mujeres. “Este año tiene que quedar claro que no se va a permitir ni media agresión, las mujeres vamos a salir a disfrutar como siempre, no vamos a admitir absolutamente ningún mal comportamiento”, avisa. Y lanza un mensaje para quienes disfrutarán de las fiestas que comenzarán el día 6 de julio: “La gente que quiera venir a disfrutar las fiestas es bienvenida; ahora, si alguien tiene intención de aprovecharse y cree que aquí todo el monte es orégano, esos que no vengan, lo mismo sin son de Pamplona”, porque cree que estas fiestas son también “fiestas reivindicativas y vamos a exigir libertad e igualdad durante la fiesta para todas”, zanja Aristu.

En la misma línea se mueve Ohiana Aldabe, la primera mujer clarinera en desfilar un 7 de julio, la fiesta mayor. Cree que el problema “no son los Sanfermines, el problema es la mentalidad machista que tienen los que están en la fiesta. Su comportamiento es así en Sanfermines pero también en otras muchísimas fiestas”, inicia. Considera que “el problema no son las fiestas ni las mujeres, sino que el problema son los hombres que vienen con ciertas intenciones” y se muestra “totalmente en contra de la línea de que las mujeres boicoteen los Sanfermines y no acudan”.

Cree que se trata, al final, de un problema de educación: “No podemos seguir educando a los hombres con que pueden hacer lo que quieran y a las mujeres con que no pueden hacer nada, sino que debemos darle libertad a las mujeres para que puedan hacer lo que quieran”. Dotar de libertad a las mujeres en Sanfermines, considera Aldabe, “empieza por dejarles actuar en los ambientes festivos de igual a igual; que las mujeres nos quedemos en casa como boicot es volver a reprirmir”.

Camino Oslé ha sido de las últimas premiadas en los FESTA. Su labor estuvo en el Ayuntamiento de Pamplona, en el primer gobierno local post dictadura de la ciudad, en el año 79. Incide en la importacia de que “Sanfermines es un momento de ocio, tiene riesgos como cualquier otra fiesta, pero es una de las grandes fiestas del mundo”, inicia. Está de acuerdo con que haya “manifestaciones simbólicas”, pero no apoya un boicot femenino a las fiestas. Reconoce que “la violación de la joven y el abuso de estos bestias fue lo que fue” y ha supuesto un momento de claro rechazo social.

Por último, cree que son “las mujeres quienes tenemos que tomar la fiesta, hay que saber que hay que ocupar espacios en Sanfermines. Las mujeres han ido abriendo huecos en las actividades festivas, en la calle”, un hueco que considera que no se puede perder. “Lo que ocurre entre un chico y una chica”, en Sanfermines y fuera de estas fiestas “tiene que ser consentido y basado en una relación horizontal”, finaliza.

Más noticias relacionadas en Nodo50
Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: info.nodo50.org/6048