Bob Lee, cofundador de la Rainbow Coalition

3 de febrero. Fuente: El Salto

Bob Lee, un miembro clave de la sección de Illinois del Partido Pantera Negra, fundador de la Rainbow Coalition (Coalición Arcoiris) original en Chicago, y veterano organizador comunitario, falleció en marzo de 2017 tras una batalla con el cáncer. Tenía 74 años.

Por Jakobi E. Williams, traducción de Eduardo Pérez

Bob Lee (1942-2017).

Vi a Bob Lee por última vez menos de dos semanas antes de su muerte en su habitación de hospital en Houston (Texas). Todavía un consumado organizador, estaba intentando organizar a las enfermas del hospital y al personal de comedor desde los confines de su cama hospitalaria. Mientras observaba sus esfuerzos asombrado, Bob me recordó que “uno nunca debería dejar pasar una oportunidad para organizar a aquellos que lo necesitan”.

Bob Lee, llamado Robert E. Lee, III, nació el 16 de diciembre de 1942, hijo de Robert y Selma Lee. Creció en Houston (Texas), donde estudió en la Phillis Wheatley High School junto a dos compañeros de clase de infausta memoria: el congresista de Houston Mickey Leland y Carl Hampton, líder asesinado del People’s Party II, un grupo revolucionario negro local inspirado en los Panteras Negras cuyo nombre fue sugerido por Lee para evitar la represión policial, en vano.

Adquirió eficaces habilidades de organización de base observado activistas en el club nocturno de su madre, el activismo por los derechos civiles de su padre, y las luchas laborales del Sindicato de Estibadores que estaba cruzando la calle de su hogar durante la infancia. En una ocasión Lee declaró: “Me crié alrededor de la organización. En cualquier club nocturno en el Sur durante la segregación; todas las conversaciones que escuché en el club eran sobre trabajo organizativo. Así que tuve un instinto al ser criado en un mundo de organización”.

Lee se mudó de Houston a Chicago en 1968 como voluntario de Voluntarios al Servicio de Estados Unidos (VISTA, por sus siglas en inglés), agencia gubernamental contra la pobreza situada en la Asociación Cristiana de Jóvenes. Era el responsable de ocio de las instalaciones durante el día y orientador de noche. Lee trabajó exclusivamente con miembros de bandas en la zona, incluyendo afroamericanos, puertorriqueños y blancos sureños.

Tras el asesinato del reverendo Martin Luther King Jr en 1968, Lee se unió a la sección local del Partido Pantera Negra con el propósito de llevar a cabo organización comunitaria. Debido a la familiaridad de Lee con jóvenes blancos y su experiencia como organizador en el North Side de Chicago, el vicepresidente del Partido Fred Hampton le nombró secretario de campo y líder de sección para la zona. El North Side estaba formado principalmente por vecindarios segregados no negros.

A finales de 1968, Fred Hampton y Bob Lee indirectamente crearon la Rainbow Coalition original. Liderada por el Partido Pantera Negra, la Rainbow Coalition incluía a los Young Lords, una banda puertorriqueña con conciencia social; y la Young Patriots Organization (YPO), un grupo de migrantes blancos del Sur que llevaban banderas confederadas. Esta formación política se hizo famosa más tarde cuando Harold Washington la usó como base para su exitosa candidatura a alcalde de Chicago en 1983.

Young Lords, grupo de autoorganización de boricuas y latinos en Chicago surgido en 1968.

A Lee se le unieron los camaradas panteras Hank ‘Poison’ Gaddis, Jerry Dunnigan y Ruby Smith en la organización con los Young Patriots en el North Side de Chicago, específicamente en Uptown, sin saberlo Hampton y otros líderes de los panteras de Illinois. Después de que Lee informara a Hampton de sus actividades, los dos solos se reunieron en la azotea de la sede de los panteras. Ambos eran muy conscientes de lo mucho que prometía la construcción de coaliciones multirraciales pero también de su fragilidad potencial. Bob Lee recordaba: “[Fred Hampton y yo] creíamos que la solidaridad en Chicago era más fuerte que en ningún otro sitio. Sabíamos que nuestra organización no duraría mucho, y sabíamos que teníamos que movernos rápido. No nos engañábamos… Había una mística en el Partido sobre mi equipo porque nadie sabía lo que Poison y yo estábamos haciendo. Yo sólo dialogaba con Fred”.

Lee insistía en que “Fred Hampton introdujo la lucha de clases” en el creciente movimiento de Chicago, citando “manifestaciones y sus discursos que configuraron la ideología en la que yo pude trabajar”. Fred Hampton era la cara de la Rainbow Coalition, y Bob Lee funcionaba como asistente. Hampton daba discursos y entrevistas en nombre de la organización, pero era Bob Lee el motor del grupo. Lee estaba en la calle politizando a grupos del North Side e introduciéndoles en el Partido Pantera Negra.

El primer encuentro entre Lee y los Young Patriots ocurrió en realidad por accidente. Lee fue invitado por Charlotte Engelmann, una abogada blanca, a hablar en la Iglesia de las Tres Cruces en el Near North Side. La congregación de la iglesia estaba formada predominantemente por blancos de clase media-alta. Engelmann también invitó a los Young Patriots a hablar esa noche. Lee remarcaba: “En teoría, uno no pone a blancos sureños y a los Panteras juntos. Fue un error de programación. Cuando me llegó una llamada telefónica y se me pidió hablar, no se me informó de que asistían los Young Patriots. Mi intención era presentar el Partido Pantera Negra de Illinois porque la organización era nueva para la ciudad de Chicago… El evento fue mi primer compromiso como orador”.

Los Young Patriots habían sido invitados a hablar sobre brutalidad policial. Bob Lee se sorprendió por la intensa hostilidad y diálogo de clase entre los dos grupos blancos, y no estaba acostumbrado a la forma en que el grupo de clase media atacó verbalmente a los Young Patriots: “Viniendo del Sur, fue un choque cultural para mí. Nunca había visto eso antes, porque el Sur los blancos estaban unidos en torno a la raza… Nunca había visto antes a blancos atacar a blancos pobres. Nunca había visto antes a blancos pobres teniendo que explicarse a otros blancos antes… Cuando me llamaron para hablar, di mi discurso, y fue una conexión emocional con los Young Patriots porque sentí la hostilidad hacia ellos. Y ése fue el comienzo de nuestra alianza”.

Bob Lee presentó a la juventud reunida esa noche la ideología del Partido Pantera Negra y sus programas de servicio comunitario. Los Young Patriots fueron fácilmente persuadidos para trabajar con los Panteras, al ser receptivos al concepto de solidaridad de clase. La introducción del YPO en la solidaridad de clase que trascendía divisiones raciales, cortesía de Bob Lee, también obligó a sus miembros a reevaluar su identificación vestigial con la bandera confederada.

A medida que Lee y otros ayudaba a organizar a los Young Patriots en torno a la ideología pantera, el grupo se convirtió rápidamente en los representantes políticos principales del barrio de Uptown, una alternativa política al clientelismo electoral del entonces alcalde Richard Daley. Juntos, los Panteras, la YPO y los Young Lords en Lincoln Park ayudaron a formar la Coalición de Personas Pobres de Uptown. La coalición comunitaria unió a los vecinos contra propietarios que ahora identificaban como explotadores.

La primera Rainbow Coalition fue de corta vida, al desintegrarse tras el trágico asesinato de Hampton en diciembre de 1969. Lee no era del todo agrio respecto a la apropiación del concepto por el reverendo Jesse Jackson para su propio beneficio y agenda política durante los ’80 –en su opinión, Jackson “le dio nuevas piernas”. Pero tenía más aprecio a la campaña municipal de Harold Washington de 1983, que reconocía las raíces históricas y el poder de la primera iteración de la Rainbow. Según Bob Lee, “no fue hasta la elección de Harold Washington cuando los organizadores se dieron cuenta de la fuerza real de la Rainbow Coalition, que también ayudó a los miembros a entender el compromiso de la estructura de poder local con la eliminación del grupo, ya que era una amenaza política real para la maquinaria política en Chicago”.

La bandera confederada, símbolo del racismo en los Estados Unidos, no fue óbice para la organización en la Rainbow Collective.

Lee dejó los Panteras y volvió a casa en 1970, donde continuó con su trabajo como organizador comunitario de base hasta su muerte. Le conocí en 2007, en su casa de Houston, donde por primera vez le entrevisté para mi libro, From the Bullet to the Ballot (“De la Bala a la Papeleta”). Antes de sentarse conmigo para una entrevista quiso comprobar mi compromiso con la organización de aquellos que lo necesitan.

Lee quedó atado a una silla de ruedas posteriormente, debido a esclerosis múltiple. Sin embargo, me llevó por Fifth Ward, donde era conocido como el “alcalde”. Una mujer mayor afroamericana hizo señas a nuestro coche, y paramos. Le contó a Lee que necesitaba un par de zapatos, teniendo cuidado de mencionar su número de pie, y Lee le dijo que le encontraría un par. Unos bloques después, un caballero afroamericano más mayor pidió que le cortaran su césped. Poco después, Bob Lee se acercó a un joven que nos dijo que no había comido en varios días.

Unas horas después, tomamos prestado un cortacésped de un vecino. Lee hizo una parada en un centro comunitario y eligió un par de zapatos para la mujer. El joven que necesitaba comida cortó el césped del caballero mayor, y después se encontró con nosotros en la casa de la mujer mayor, que necesitaba los zapatos. Nos sentamos y comimos abundantemente. Todos a los que ayudó ese día aseguraron a Lee que votarían por El Franco Lee, el hermano de Bob Lee que le precedió en la muerte, para comisionado del Precinto 1 de Harris County, y por otros candidatos que Lee apoyaba.

Lee hizo todo este importante trabajo desde una silla de ruedas. Su ejemplo me inspiró a convertirme en el activista que soy hoy. Me formó en cómo conectar con aquellos con necesidades, cómo conocer gente en su nivel, y la importancia de las relaciones en el fomento de la organización comunitaria de base. En nuestro actual clima de polarización racial y política, el trabajo de Lee en la organización a través de las razas dentro de la clase es todavía más necesario.

Si Bob Lee pudo unir a gente a través de diferencias raciales profundamente asentadas ─especialmente gente como los Young Patriots─ en los segregados 60, entonces no tenemos excusa para no igualar, o incluso eclipsar, el éxito de Lee en nuestro contexto polarizado actual. Hablando como historiador, no veo necesidad de reinventar la rueda para abordar el trumpismo hoy.

Fueron activistas como Lee, sus camaradas Panteras Negras, y la Rainbow Coalition original quienes crearon el cambio en nuestro país, atreviéndose a entrar en barrios distantes y forjar alianzas. Es mediante los continuos matices de aplicar los métodos del pasado a los postulados organizativos de base de hoy, incluyendo redes sociales, bases de datos, archivos digitales, algoritmos, etc., que los extremos de nuestros polos opuestos de nuestro momento se conectarán para establecer un canal de entendimiento, comunicación y respeto.

Como símbolo político, la Rainbow no se refería sólo a una serie de colores; significaba un arco de conexión entre diferentes lugares y personas. Para Lee y otros que participaron junto a él en la lucha, éste era el único punto de inicio posible para la solidaridad revolucionaria.

Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: https://info.nodo50.org/6327