Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

Penitenciaría: represión y negocio

Viernes 28 de marzo de 2008. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

Cuando hablamos de las cárceles hablamos de “lo” mas oscuro de la sociedad y no por las personas que las habitan, si no por el sistema que impera. Este sistema es la proyección de los ejes y brazos de control del estado elevado al infinito. Funcionari@s (carceler@s) vigilando constantemente, mirando, sancionado...con total autoridad y sin “peros” posibles. Estos registran las celdas (chozas), las personas...Desapareciendo un término fundamental para que la persona sea personas: su intimidad. Este aspecto del ser humano se “minimiza” al grado máximo hasta desaparecer. Sanciones desproporcionadas, represión como forma de “reinserción”.

Entre rejas/ Rojoynegro/ InSurGente

La represión es un “herramienta” legitima para l@s carceler@s y sistema penitenciario. Evidentemente esta represión esconde muchas acciones que violan derechos humanos e integridad de las personas. Pero estas denuncias no salen a la luz....por que ¿Cómo lo demuestras? Donde están las pruebas siempre “se cuentan”, “me han dicho”...pero es difícil de demostrar...las cárceles, carceleros, jefes y demás perfiles de control dentro de las prisiones “se cuidan” muy mucho que esta realidad no salga a la luz. Se trata de verdades que tod@s hemos oído, nos han hablado...y lo peor otr@s lo sufren. Mientras los poderes que manejan estos centros de represión se ríen de nosotr@s, de la critica, de las denuncias, de “l@s violad@s” (en sus derechos) tienen sus propias “finquitas”. En estas es muy difícil entrar, denunciar y mucho menos probar las denuncias. En estas “sociedades ocultas” evidentemente se multiplican las problemáticas existentes en el resto de las sociedades como son fundamentalmente la falta de recursos humanos y materiales para el apoyo social y profesional a l@s pres@s: trabajador@s sociales, educador@s “de verdad” (no funcionarios), psicolog@s....y medios para esto para poder realizar una labor digna con las personas privadas del bien más preciado: la libertad. Junto a esto se multiplica también las burocracias como otra grave problemática interrelacionada con la falta de recursos humanos y materiales. Permisos que no llegan, comunicaciones que se retrasan, 3º grado que se deniegan sin un porque lógico....condicionales que no se conceden...

Estas situaciones se dan ante una problemática que denominaremos “pasarse la bola”. Nadie se responsabiliza, entre los diferentes encargados, se mandan un@s a otr@s archivos, cartas, peticiones...

Convirtiéndose en círculos viciosos que con el tiempo tienen una respuesta. Esta respuesta se da tarde y cuando la persona encarcelada y privada de su libertad esta desaparecida y desprevenida. Sin saber como actuar, sin condiciones para disfrutar “tal o pascual” situación, siendo a veces “el supuesto privilegio” un castigo, una molestia...otra más. Otra situación sin capacidad de asimilar, y todas estas situaciones crean la institucionalización penitenciaria. Sus familias se desentienden, se olvidan familiares, l@s amig@s ya no se acuerdan...y estas situaciones que tiene al ser humano y su capacidad de adaptación, siendo a veces de utilidad, como protagonista; pero en Otros su función deshumaniza, y este es el caso. La persona pierde todo interés en la “sociedad exterior”, su mundo paro, pero el de l@s demás siguió....las parejas rehacen sus vidas, l@s niñ@s son hombres y mujeres, tus amig@s no te saludan, tu familia desconfía o simplemente no esta. La era de las telecomunicaciones no llego a prisión. ¿Miedo a usarlo? ¿miedo a dar rienda suelta a la denuncia y realidad? Sea como fuera la vida se para, para un@s y el resto continua y esto es duro, muy duro. Ante esta situación falta, falta de apoyo, de afecto, de motivación para seguir....surje el pensamiento: “la cárcel no están mala”.Dentro haces compañer@s, se crean redes de comercio legal e ilegal (posiblemente mas de esta segundo) en la que es posible que participen agentes represivos....Y personas acostumbradas a esta oscuridad profunda, no hay otra salida...y nuestra cualidad de adaptación a las situaciones se convierte en el peor enemigo de la virtud por excelencia: la inquietud. La inquietud por conocer, por saber, por vivir, por cambiar...Mientras el que no se adapta, se muere, se asesina, las condiciones...el sistema asesino.

A esta realidad oscuramente profunda entra y se suma (o mejor dicho se resta, se divide..) el capitalismo, el neoliberalismo. Una vez que el miedo, la represión y la oscuridad es la herramienta de “reinserción” y “condena-tortura” aparece con amplía sonrisa el capitalismo.

Los “pseudo-talleres” vendido como formación y convertidos en trabajo “a destajo” o en cadena para el “crecimiento” económico de ciertas empresas que casualmente tiene relación con las personas de gran poder en la prisión, funcionari@s de “clase superior”. Es decir aprovechando “el fango” de las prisiones a nivel legal, el oscurantismo, la deshumanización, la libertad coartada ciertos grupos de poder encuentran mano de obra (¿¿o quizá esclavos??) de coste ínfimo y dispuesto a larguísimas jornadas de trabajo (12/14 horas) sin descanso. ¿Qué otra alternativa hay? Pocas por no decir ningunas ¿Quién puede denunciar estas situaciones desde la objetividad y sin interés personal o económico? Pocos, nadie. Evidentemente estos en relación con los poderes del estado y su control social y evitando cualquier problema registran y cotizan a estos “pseudo-trabajador@s@s” esclav@s en la seguridad social.

Muchas de estas personas son de origen extranjero....¿debido a qué? Pues a tratarse de una alternativa para cumplir “el sueño americano” o quizá sería mas correcto la pesadilla hispánica. Debido a la estúpida situación legal en cuanto en tanto regulamos, controlamos a las personas como si fueran archivos. Pues están “archivos” (personas) deciden “robar al archivador” (el estado, la sociedad consumista) para poder quedarse y conseguir mantenerse, “registrarse” y sobrevivir (en el mejor de los casos). Estas personas son posiblemente las más vulnerables (siendo vulnerable todas las personas que entran en prisión por el sistema represivo económico). Pues a este oscuro contexto le sumamos el desconocimiento. El desconocimiento cultural, social, legal. Cambios de prisiones sin previo aviso (“cunda” se les llama) para mantener aislado, controlado y explotado. Para esconder verdades, supuestos accidentes laborales...

Y esta realidad cotidiana, aceptada para quienes viven y quienes las provocan. Y desconocida, ignorada por el resto de las sociedades: “son reos culpables que paguen...” y si fuera tu herman@, tu madre, tu padre, tu familiar, tu amig@..... Cuando llega cerca de nosotr@s, descubrimos la verdad irracional e ilógicas situación de las cárceles...

Exceptuando para el capitalismo, sucio dinero. Se masifican las cárceles se explota a much@s pres@s....y el que no ¿Qué puede hacer? Sin dinero, sin familia, sin amig@s...sin nada...El cambio es necesario, el cambio de mentalidad, el cambio social....abolir las cárceles, creer y desarrollar proyectos de reinserción, apoyo social profesional, medios, anular las burocracias y fomentar las decisiones participativas, horizontales y directas.

Saludos antidepresivos!

Fuente Tortuga

titre documents joints

Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: info.nodo50.org/259