Edición en modo texto de {Nodo50}

Nodo50 es un proveedor de servicios de Internet sin ánimo de lucro orientado a los movimientos sociales. Desde 1994, el proyecto ’Nodo50’ viene proporcionando formación, contenidos, y servicios comunicativos a cientos de grupos y organizaciones del amplio espectro de la izquierda política y social del estado español y latinoamérica.


SUMARIO:

Artículos destacados

LECTURAS:


De la Sección : {Noticias Destacadas}

Contra la Cumbre de la OTAN en Madrid

Viernes 21 de enero de 2022 NODO50

¿Sabías qué el 29 y 30 de junio se va a celebrar una Cumbre de la OTAN en Madrid? ¿Sabías que ya hay varios espacios y plataformas que están trabajando para preparar la respuesta?

Pedro Sánchez, el presidente del gobierno más progresista de la historia, pidió que la 40ª Cumbre de la OTAN se celebrase en Madrid. Lo debió pedir con tanto entusiasmo que se lo han concedido. El 29 y 30 de junio, Madrid se llenará de mandatarios, generales, soldados, policías, espías, etc. para diseñar el “Nuevo Concepto Estratégico de la OTAN”.

No es extraño que el PSOE abrace al militarismo más rancio e imperialista. Mientras estuvo en la oposición posfranquista tuvo una mirada crítica con la OTAN, pero cuando ganó el Gobierno cambió de posición con una defensa cerrada del atlantismo sancionada en el referéndum de 1986, cuyas condiciones para el SÍ, dicho sea de paso, se han incumplido. Su apuesta por esta institución militarista de vocación imperialista no ha variado.

Pero la oposición de una parte considerable de la población española al militarismo ha sido siempre muy grande: el referéndum consiguió 6,3 millones de papeletas que decían NO, y esta opción triunfó en Cataluña, Euskadi, Navarra y Canarias. Ahí se fortaleció un movimiento de Insumisión al Servicio Militar Obligatorio que tiene muy pocos correlatos en el mundo, se articularon las denuncias de las actuaciones de la OTAN en la antigua Yugoslavia o, después, en Afganistán, movilizaciones récord contra la invasión de Irak, marchas contra las bases de Torrejón y Rota que tienen décadas de persistente historia etc.

¿Qué se está haciendo ahora para mostrar la repulsa de una parte de la ciudadanía a que esa Cumbre se celebre en nuestro Estado? Cuento aquí los espacios que conozco y he participado como Desarma Madrid y/o Ecologistas en Acción:

UP debe manifestar públicamente cuál es su posición respecto a la Cumbre de la OTAN en Madrid

En la mayoría de las intervenciones es común el sentido de que además de revindicar el ¡OTAN NO! también nos manifestemos con el antiguo y conocido lema ¡BASES FUERA!, ya que todavía tenemos en nuestro territorio bases de EEUU que estos utilizan cuando quieren y sin ningún tipo de cortapisas por parte de nuestros gobiernos. Tampoco podemos olvidar que la presencia de bases militares estadounidenses en nuestro territorio y la pertenencia a la OTAN nos expone como blanco de otras potencias y nos hace cómplices de las políticas imperialistas que en nada contribuyen a la paz

Además, varias organizaciones estamos apostando por imprimir a las movilizaciones contenidos antimilitaristas y pacifistas.

El que haya distintas plataformas antiOTAN puede ser positivo, ya que es más fácil trabajar el día a día con organizaciones más cercanas, y además se puede lograr que haya más actos, más informes, más contenidos, más actividades, pero siempre pensando en la unidad en los días clave.

Varias organizaciones estamos apostando por imprimir a las movilizaciones contenidos antimilitaristas y pacifistas

Espero que haya otras iniciativas que no conozco o que se formen en breve en otras partes del Estado y en el ámbito internacional con el objetivo de lograr un movimiento potente que consiga hacerse oír y convocar movilizaciones masivas. Para ello es importante extender el número de organizaciones y personas que participen en estas plataformas. Confío que todo esto vaya cristalizando y consigamos una fuerte movilización pacifista ante la cumbre de la muerte que se celebrará en Madrid. Estoy seguro de que será así.

Ahora, que estamos sufriendo a nivel mundial los terribles efectos de la pandemia, muchas personas son más conscientes que la inversión en ejércitos, en armas, no tiene ningún sentido, no soluciona nada. Donde hay que dedicar todos los esfuerzos, todo el dinero es en la investigación, en la sanidad, en la educación y por supuesto en la paz. El eslogan “Gastos militares para Fines sociales” es más actual que nunca. No necesitamos defender un territorio que no está amenazado por nadie, sino que precisamos servicios públicos, para lo que no necesitamos más ejércitos, sino menos.

No necesitamos defender un territorio, sino servicios públicos, para lo que no necesitamos más ejércitos, sino menos.

Con este artículo pretendo dar a conocer que ya hay iniciativas en marcha, que tenemos muchas ganas de llegar a muchas personas, que se van a producir movilizaciones con la participación de miles de personas, que estamos convencidas que la existencia de organizaciones como la OTAN solo provocan más tensión, más intervención, más guerras, más muertes, más fronteras, más muros… Por todo esto seguiremos gritando alto y fuerte:

¡OTAN NO! ¡BASES FUERA!
¡LA GUERRA EMPIEZA AQUÍ, PARÉMOSLA AQUÍ!

PD.- En este correo electrónico os podemos informar o ampliar lo aquí comentado: desarmamadrid@desobediencia.es

{VISITAR} el artículo.



De la Sección : {Noticias Destacadas}

Presencia militar y venta española de armas en los conflictos casi olvidados

Por Juan Carlos Rois

Lunes 17 de enero de 2022 NODO50

En la pasada pascua militar la ministra de Defensa española celebraba el desvelo militar español, lejos de sus casas y familias, por velar por la paz mundial.
Pero los indicadores del índice de paz global que publica el Institute for Economics and Peace desde 2007 demuestra que la paz global y la seguridad humana no aumentan significativamente en el planeta.

Han pasado ya 21 años del Siglo XXI, pero la paz con contenidos no goza de buena salud en el planeta. Según el informe «Global peace index 2021» y por lo que respecta a 2021, los indicadores de paz mundial han retrocedido en 73 de los 163 países contemplados, y se han mantenido, con ligeras mejoras de un 0´07% en otros diez, con estancamientos bien férreos en el resto.

Los grandes paladines de la paz mundial no son, como cabría esperar, los países calificados como más pacíficos en el ranking mundial, ni tampoco los Estados donde más crece la paz vinculada a la justicia. Ni EE. UU, ni las grandes potencias europeas, ni ninguno de los países de la ONU con derecho de veto, están en los primeros cinco puestos del índice mundial de paz; puestos que se reparten entre Islandia, Nueva Zelanda, Dinamarca, Portugal o Eslovenia.

Los conflictos provocados por el juego geopolítico mundial en Afganistán, Yemen, Siria, Sudán del Sur o Irak, por ejemplo, convierten, según dicho informe, a estos exóticos lugares en los países menos pacíficos del mundo, galardón que gozan desde al menos 2010.

Al lado de un panorama mundial nada pacífico, llama la atención la preocupación/injerencia de las potencias principales del planeta, cuando no su implicación militar o en la venta/carrera de armamentos, en estos lugares.

Junto a la mentira que se esconde en la idea de paz oficial, otros estrepitosos fracasos relacionados con los objetivos de desarrollo sostenible, la crisis climática o las constantes agresiones del orden neoliberal a la seguridad humana hacen sospechar que en realidad las grandes potencias trabajan contra las aspiraciones de vida, justicia y paz de la humanidad. Pareciera que los Estados que se consideran el culmen del progreso con una mano firman paz y con la otra hacen todo lo contrario. Su paz no es nuestra paz.

Es opinión extendida que existe una evidente relación entre la mayoría de los conflictos violentos que el planeta soporta hoy y los intereses geoestratégicos y económicos de las grandes potencias y de sus aliados. En unos casos, porque las grandes potencias son los verdaderos causantes y promotores de os conflictos; en otros porque aprovechan su agravamiento para un reposicionamiento de sus intereses y en un tercer lugar porque el propio caos e ingobernabilidad global que caracteriza a nuestro sistema global hace de combustible para que los países empobrecidos sufran las consecuencias de nuestro modo de vida, sin despreciar, en todos ellos, el papel de estímulo que juegan las industrias militares, siempre bien dispuestas a nutrir de armamento (y, dicho sea de paso, de deuda) a cualquiera que lo solicite y a hacer con ello un suculento negocio.

La propagación del relato de la inseguridad y el miedo que forma parte del mito capitalista y de su verdad más esencial, serán la otra cara de la moneda con la que los señores de la guerra (generales, políticos, banqueros y especuladores, vendedores de armas y otros especímenes indecorosos) acompañan sus catálogos de armamento «prêt a porter» y su paz (nuestras guerras, las que empiezan aquí y acaban allende).
Con este ruido de fondo he querido preguntarme por dos elementos que conciernen al Estado español y que están presentes de algún modo en algunos de los conflictos internacionales actuales: la presencia de tropas españolas y la venta de armas españolas.

Cada cual puede sacar conclusiones como mejor le parezca. La mía es que cuando las casualidades son tan repetitivas hay que sospechar que no son tan casuales como parece. Y en lo que se refiere a la conducta de nuestra industria militar (incluidos los vergonzantes apoyos públicos que recibe y los viajes de negocios que realiza de la mano de nuestras autoridades) y la participación militar en el exterior, el beneficio de la duda se perdió hace ya mucho tiempo.

Adelanto que, según yo lo veo, el envío de tropas con su parafernalia a los escenarios de conflicto sirve más al adiestramiento militar español y a los intereses militares del bloque occidental que a la causa de la paz, pero también para exhibir el arsenal de armas Made in Spain con el que España ha alcanzado el triste honor de ser la séptima potencia en el mercado de armas.

De este modo, la guerra, su preparación, su prevención, la pacificación y toda la caja de herramientas del militarismo vienen a ser un gran negocio que ofrece oportunidades de promoción a los militares, reconocimiento a nuestra clase política poco reconocida en el ámbito internacional por cuestiones más decorosas y generosos ingresos a la industria militar.

He recogido algunos de los conflictos violentos con derivadas militares que las distintas agencias internacionales reconocen como tales y que, aunque los medios de comunicación suelen obviarlos o utilizarlos con sensibleras pero aviesas intenciones, siguen en pie y provocando miles de víctimas y de sufrimiento.

Los he agrupado de un modo tal vez caprichoso. Veámoslos:

1) Conflictos en el oriente medio. He contemplado en este caso los siguientes lugares implicados:
a. Afganistán
b. Irak
c. Israel/ Palestina /Líbano
d. Yemen
e. Siria

2) Conflictos en el Sahel y Africa occidental: aquí he metido varios lugares implicados y de una conflictividad «difusa», que tiene mucho que ver con el posicionamiento neocolonial de la UE y unos intereses bien codiciosos por parte de ésta y de los actores europeos más comprometidos en el Sahel (Francia y España):
a. Camerún
b. Eritrea
c. Etiopía
d. Gabón
e. Kenia
f. Mali
g. Mozambique
h. República Centroafricana
i. Somalia
j. Senegal
k. Costa de Marfil
l. Cabo Verde
m. Sudán

3) Conflicto magrebí/saharaui, donde contemplo:
a. La guerra entre Marruecos y la república saharaui
b. La conflictividad entre Marruecos y Argelia
c. La alianza entre Argelia y Mauritania ante la agresividad de Marruecos.

4) Conflicto Ucraniano

5) Conflicto irresuelto de Colombia.

6) Mozambique.

Se puede discutir si a estos conflictos podemos añadir otros, como la lucha por el dominio pacífico entre EE. UU y China, o la confrontación cada vez más elocuente entre Rusia y EE. UU y sus aliados. Son conflictos difusos donde el alineamiento de España es evidente. No en vano mantenemos un tratado de cooperación militar con EE. UU que permite la utilización de bases militares americanas en España. También formamos parte de la OTAN que sigue las directrices de EE. UU y somos una de las «potencias» más proactivas en la implicación militar de la UE, pero no lo hemos contemplado de forma directa.

He intentado hacer una descripción superficial y somera, que por supuesto únicamente pretende poner en situación y no es un análisis del conflicto en sí. Espero que los expertos y activistas más implicados en cada uno de ellos sepan perdonar la simplificación.

Vayamos a los cuadros comparativos que me resultan de esta comparación.

Conflictos en Oriente medio

Conflicto Breve explicación Conflicto Breve explicación Participación militar españolaVenta de armas españolas
Afganistán Ocupación militar y “pacificación” desde 2011 hasta salida estrepitosa de tropas occidentales en 2021. El conflicto se ha cronificado. De 2005 a 2021, con 27.000 militares, 1.400 operaciones y más de 4.000 millones de gasto no auditado. Desde 2005 a 2020 España ha vendido armas por 6,13 millones de euros millones de euros a Afganistán y ha autorizado 6.17 millones.
Irak Tras la invasión de Irak por el trío calaveras, España se involucró en apoyar la ocupación hasta que
Zapatero sacó a la tropa e inició otro tipo de presencia militar española.
Actualmente participamos con 150 militares como instructores para el ejército de Irak y una unidad de helicópteros para transporte militar. Desde 2015 a 2020 España ha vendido por más de 344,59 millones €. y ha autorizado 346,45 millones más. En el primer semestre de 2021 vendió 16.000 euros en armas.
Israel/Palestina/Líbano La política de Israel, apoyada por EE. UU contra el pueblo palestino ha generado un conflicto brutal que afecta también al Líbano, que pasó de ser un país próspero a un avispero con diversas facciones en guerra. España mantiene tropas desde 2006 en el Líbano. Llegó a contar con 1.600 militares desplegados. Actualmente mantiene 650 militares y ha gastado más de 2000 millones de euros. España ha vendido armas a Israel por más de 226,38 millones de euros desde 2005. En el primer semestre de 2021 España vendió a Israel por 0,83 millones de euros y autorizó venas por 5,42 millones más.
Yemen En la guerra de Yemen tiene la implicación como principal instigador de Arabia Saudí. Igualmente participa de la misma otro de nuestros clientes militares, Emiratos Árabes Unidos. No. Consta la existencia de armas españolas en este conflicto. España tiene negociada la venta de corbetas a Arabia Saudí por 1.800 millones €. Desde 1989 ha vendido material militar a Arabia Saudí por importe de 2,5 billones de euros. En el primer semestre de 2020 vendió por importe de 428,2 y autorizó otros 215 millones de euros en armas para dicho país
Siria La guerra siria ha sido un escenario complejo donde se ha aplastado a la revolución noviolenta de gran parte de la población siria y se ha liberado un masivo y dramático desplazamiento humano. En ella han sido actores relevantes EE. UU., Turquía, Rusia e Irak. España desplazó baterías de misiles Patriot a Turquía. Forma parte de la operación de la OTAN en Turquía con 149 militares. Desde 2012 España ha exportado entre armas y licencias a Turquía por importe de 1.2 billones de euros y en el primer semestre de 2021 por valor de más de 32 millones €. Se tiene sospecha de la utilización de material español en la guerra de Siria, a la que España ha exportado material de doble uso susceptible de su uso militar.

Las principales características de nuestra implicación en la zona son, por una parte, el seguidismo en estos conflictos de las directrices marcadas por EE. UU y la OTAN, el estrechamiento de relaciones con los países del golfo, principalmente Araba Saudí, la participación militar directa en el Líbano bajo la excusa de apoyo a la paz y la poco escrupulosa venta de armas a países que hacen uso de ellas en las guerras desencadenadas. No en vano Arabia Saudí es uno de nuestros principales clientes actuales y uno de los principales actores y promotores de la militarización de estos conflictos.

Puede considerarse además que, a caballo entre oriente medio y la región oriental del Sahel, la participación española en las operaciones de vigilancia del índico (operación Atalanta) ha sido un buen escaparate para los barcos de guerra españoles que tanta ilusión le hacen a Arabia Saudí. En su día también se interesaron por los barcos de Navantia Qatar, Kuwait o Emiratos Arabes.

Oriente medio, por otra parte, ha sido un escenario importante para la venta de armas españolas a la región, dentro de la escalada de armamentos en que la misma se ha embarcado. Así, nuestra clientela comprende a Omán (31 millones de euros de ventas en munición de artillería y 153,5 millones autorizados en 2020), Emiratos Arabes (8,20 millones en munición en el mismo año y 60 millones autorizados más), Barein (7,9 millones de ventas en 2020), Catar (2,36 millones), Kuwait (1,42 de ventas y 0,68 de autorizaciones), Jordania (0,17) e incluso Egipto, a quien hemos vendido en el primer semestre de 2021 por importe de otros 11,3 millones en repuestos y hemos autorizado otros 17,05 millones más.

A lo que parece, el conflicto generalizado en oriente medio ha sido un buen escaparate para que nuestra tropa destacada en la zona exhiba sus capacidades militares y los señores de la guerra hagan negocio vendiendo armas a troche y moche.

Conflicto del Sahel y Africa occidental

España mantiene una estrategia militar que denomina de Fronteras de Seguridad Avanzada.

Conforme a la misma, el Sahel constituye una de nuestras fronteras de seguridad, lo que justifica el interés militar por esta frontera.

La principal característica de nuestra política de defensa en la zona es la importante unidad de acción con Francia, antigua potencia colonial de gran parte de la misma, y el papel activo de nuestro ejército y del espionaje militar en la zona.

La posición de España en el Golfo de Guinea tiene también mucho que ver con la enorme riqueza en materias primas de la zona (caladeros marinos e hidrocarburos especialmente) y con el interés español en promover un control de los flujos de personas con intención de migrar hacia Europa.

España cuenta con un Plan de Diplomacia de la Defensa que fija el área del golfo de guinea, áfrica occidental como una de las prioridades para la defensa española.

Entre los objetivos del plan, se encuentran:

  1. Intensificar las visitas de autoridades a la zona.
  2. Potenciar las visitas de unidades navales y ejercicios en la zona.
  3. Explorar las posibilidades de ofrecer actividades relacionadas con la reforma del sector de defensa y seguridad.
  4. Contribuir al aumento de la capacidad de vigilancia y seguridad marítima con Senegal y Cabo Verde.
  5. Participar activamente en las actividades que lleven a cabo la OTAN o la UE y que tengan los mismos objetivos, especialmente el Partenariado de Paz y Seguridad Unión Europea - Unión Africana.

Al margen de ello, España ha realizado diversos convenios de cooperación militar con gran parte de los países del Sahel y del Golfo de Guinea por medio de los que les ha transferido material militar en forma de cooperación, en parte para que ejerzan, en nuestro nombre, una política de control migratorio.

También participa en el proyecto de la UE de «Arquitectura Yaundé», con el que la UE se ha establecido en el Golfo de Guinea desde 2019 como proveedor de «seguridad marítima».

ConflictoBreve explicaciónParticipación militar españolaVenta de armas españolas
Camerún Guerra y ataques yihadistas desde 2017. Cuatro millones de personas
necesitan asistencia humanitaria
Presencia militar naval en operación española de Seguridad Cooperativa con países de África Occidental. Entre las empresas españolas afincadas en Camerún se encuentra MAXAM, de explosivos. Desde 2005 se han venido oficialmente 127,33 millones de euros y, si sumamos las armas autorizadas, la cifra se eleva a 186,39 millones. En 2020 se vendieron municiones por importe de 1 ́05 millones de euros y se autorizaron otros contratos por importe de 1 millón €.
Costa de Marfil Forma parte del Golfo de guinea, con problemas de seguridad marítima, tráfico ilegal, piratería, presión migratoria. Presencia española por medio de la Armada proporcionando cooperación y asistencia a la seguridad marítima. Según AI, hay sospechas de exportación de obuses y otro armamento a este y otros países de la región como si fueran armas de caza. En 2020 se vendieron 8,98 millones de euros en armas. En el primer semestre de 2021 vendieron 3,77 millones de euros
Cabo Verde Forma parte del Golfo de guinea, con problemas de seguridad marítima, tráfico ilegal, piratería, presión migratoria. España mantiene una operación militar de
“diplomacia de la defensa” y relaciones bilaterales de defensa por las que proporciona asistencia militar.
No.
Eritrea Se ve arrastrada a conflicto de Etiopía. Se teme una crisis migratoria. Directamente no. España participa en la operación Atalanta, con vigilancia marítima en el índico No.
Etiopía Una prolongada guerra civil que actualmente enfrenta al gobierno con rebeldes en la región de Tigray. El conflicto desestabiliza el cuerno de África, con más
de 200 millones depersonas.
Directamente no. España participa en la operación Atalanta y tiene presencia militar en Yibuti. Hubo una venta de armas en 2017 por importe de 179.852 euros. Desde entonces no consta oficialmente la venta de armas españolas.
Gabón Mantiene conflictos territoriales con Guinea. En 2019 sufrió un intento de golpe militar. Comparte la inestabilidad de todo el Golfo de Guinea. España tuvo base militar en Gabón hasta final de 2020. Actualmente forma parte de la operación de cooperación militar con África occidental, desde donde se hacen maniobras con la marina de Gabón. Desde 2009 a 2020 se contabilizaron 1,94millones de euros de venta de armas y se autorizaron otros 9,1 millones de euros más. En el primer semestre de 2021, 3,5 millones € de venta de armas. Entre la red de sobornos de DEFEX, se mencionan
también sobornos a altos funcionarios de Gabón. Las relaciones han permitido un acuerdo pesquero para los atuneros españoles.
Kenia Además de la conflictividad compartida del cuerno de áfrica, Kenia mantiene tensiones por la gran polarización y violencia política. Al Saab ha cometido graves atentados en Kenia. En junio de 2019 el ministro de Exteriores Josep Borrell y la ministra de defensa de Kenia firmaron un memorando de cooperación. España mantiene tropas en Mogadiscio (Somalia). Desde 2009 a 2020 se realizaron ventas por importe de 303,54 millones de euros. En el primer semestre de 2021 se vendió por importe de 10,13 millones de euros.
Mali España participa de la política del gobierno de Mail y de Francia en Mali. El conflicto se ha cronificado España participa militarmente en Mali desde 2012. Actualmente en la misión de la UE EUTM- Mali, cuenta con 550 militares, que realizan labores de asesoría, formación militar y apoyo logístico. Desde 2016 España ha vendido a las autoridades de Mali armas por importe de 68,69 millones y se autorizaron 82,62 millones de euros hasta 2020.En el primer trimestre de 2021, se vendieron 11.933 euros en repuestos y 107.200 en armas de caza.
Nigeria Oposición armada de las guerrillas Boko Haram y Estado Islámico de África
Occidental-ISWA. Más de 350.000 muertos. En enero de 2022, cierre de los campamentos de refugiados internos (85.000 personas) y amenaza de cierre de otros cinco (con más de 140.000).
Forma parte de la misión de defensa cooperativa con África occidental. España mantiene acuerdos para cooperación en materia de control migratorio y asistencia técnica. Forma parte del grupo G5 Sahel, donde existe cooperación militar con España y en el proyecto GAR-SI Sahel de la Guardia Civil. Hasta 2020 se vendió material militar por 459.142 euros y se autorizó por 229.571 euros. En el primer semestre de 2021 118.000 euros en armas, 12.000 en material de doble uso y 784.267 millones autorizados para venta de armas. Se sospecha de la venta ilegal de armas españolas con este destino.
República Centroafricana Mantiene abierto un conflicto con fuerzas insurgentes, que ha generado alta pobreza, graves problemas sanitarios y de seguridad alimentaria y desplazamientos forzosos. España participa en una misión militar de la UE en RCA con asesores militares y adiestramiento al ejército. Gran parte de los militares entrenados por la UE acaban como mercenarios en la empresa rusa de actividades militares Wagner. Sufre un embargo de armas. Se especula que armas españolas entran como armas de caza.
Senegal Forma parte del contexto geopolítico de África occidental. Mantiene el conflicto abierto de Casamance. España mantiene acuerdos de cooperación militar. A su vez mantiene la misión de Seguridad cooperativa con África occidental y realiza ejercicios conjuntos con la marina de guerra de Senegal. España participa en el proyecto GAR-SI de la Guardia civil. DEFEX fue acusada de sobornar a ministros de Senegal. Desde 2005 España ha vendido armas por importe de 1,6 millones de euros y ha autorizado otros 2,2 millones hasta 2020. En el primer semestre de 2021 vendió munición por 100.000 euros.
Somalia Es un conflicto endémico con implicaciones de EE. UU que actualmente realiza ataques aéreos sobre laguerrilla de Al Sabaab. Hay gran violencia sobre la población civil. En diciembre se ha complicado por la negativa del presidente a celebrar unas elecciones que se han postpuesto por más de 30 años y los lla mamientos al ejército para que asuma el poder. A su vez, España, dentro de la operación Atalanta de la UE patrulla aguar territoriales somalíes para el control de la piratería y cuenta con 50 militares con base en Yibuti, dos buques y un avión P-3 Orión. Oficialmente no Somalia está sometida a embargo de armas.
Sudán Mantiene un conflicto desgarrador casi desde su independencia. En 2011 se independizó Sudán del Sur, que a su vez mantiene una guerra formalmente acabada en 2020. A finales de 2020 Sudán sufrió un golpe de estado que ha posicionado a las fuerzas Armadas en el centro del poder. España forma parte del “Grupo de amigos de Sudán” que pretende apoyar su transición. No mantiene ejército en Sudán. En la actualidad España no vende armas a Sudán.

Conflicto Magrebí/ saharaui

El norte de Africa constituye un área especialmente sensible para los intereses de la UE y de España, seguidista en general de la política marcada por la anterior gran potencia colonial francesa.

Para Europa el Magreb es una región de relevancia espacial como exportadora de mano de obra barata y como estado tapón frente a la zona del Sahel y aplica políticas de cooperación económica y militar con los países de esta región.

España mantiene dos ciudades autónomas en Marruecos que son fuente de litigio interestatal. Igualmente fue potencia colonial de una franja de marruecos, donde se empleó con brutalidad en una guerra que definitivamente perdió y donde se curtieron gran parte de los oficiales militares, incluyendo al dictador Franco, que protagonizaron el golpe militar del 1936, la guerra civil y la posterior dictadura. A su vez España fue potencia colonial del Sahara Occidental, que llegó a ser considerada una provincia española antes de abandonarla a su suerte en la decadencia de la dictadura, incumpliendo, desde entonces, los deberes que tiene teóricamente en la descolonización de esta región occidental de Africa.

Marruecos ocupó una gran parte del territorio saharaui y reivindica su anexión y a pesar de existir un mandato de la ONU para la realización de un referéndum de autodeterminación, se niega a permitirlo.

En la actualidad hay una guerra no declarada entre Marruecos y la república saharaui, esta con el apoyo político de Argelia y Mauritania.

ConflictoBreve explicaciónParticipación militar españolaVenta de armas españolas
Marruecos Marruecos mantiene una política de ocupación de gran parte de la antigua colonia española del Sahara y somete a militarización esta zona. Actualmente existe una guerra entre Marruecos y la República Saharaui. Marruecos ha emprendido una importante escalada de armamentos, con un aumento de su presupuesto militar en un 30% para 2021 y del 11% para 2022 y con la adquisición de armas de EE. UU. e Israel principalmente y con las miras puestas en Argelia, la república saharaui y Mauritania. Mantiene un acuerdo de cooperación militar con Arabia Saudí por el que ambos estados apoyan sus industrias militares con más de 22.000 millones de euros. España mantiene acuerdos de cooperación militar con Marruecos. Asimismo, la UE y España acuerdos por el control fronterizo. España y Marruecos realizan ejercicios militares conjuntos, como los ejercicios MAES entre la armada española y la Marina real marroquí. Marruecos forma parte como estado tapón en la estrategia de seguridad española Desde 2014 España ha vendido armas a Marruecos por importe de 346,45 millones. En el primer semestre de 2021 España vendió por importe de 2,13 millones de euros y otros 0,55 millones en “armas de caza”
Argelia Argelia y Marruecos están escalando en su conflictividad interestatal. Argelia, a su vez, es aliada de la República Saharaui en el enfrentamiento de esta y Marruecos. Ha comenzado, junto con Marruecos, una escalada de compra de armas. En el caso argelino, el principal proveedor es Rusia . España también mantiene cooperación militar con Argelia. En2020 realizó la armada el ejercicio militar Passex con la marina de guerra argelina. Hasta 2020 España vendió armas a Argelia por importe de 346,45 millones de euros. En el primer semestre de 2021 España vendió a Argelia armas por 7,06 millones de euros y 1.17 millones más por material de doble uso.
Mauritania En el contexto de guerra de Marruecos con la República Saharaui, Mauritania es aliada de ésta última. España mantiene una operación militar en el exterior de diplomacia de la defensa con Mauritania. Desde 2016 ha desplegado más de 400 militares en Mauritania. Se realizan ejercicios militares conjuntos y asesoramiento en materia de defensa De 2014 a 2020 España ha vendido material militar a Mauritania por 346,45 millones de euros. En el primer semestre de 2021 España vendió material militar a Mauritania por 0,88 millones de euros y materia de caza por más de 0.,66 millones.
ConflictoBreve explicaciónParticipación militar españolaVenta de armas españolas
Ucrania Tras el acercamiento de crania a la OTAN y la anexión de la península del Crimea por parte de Rusia, existe gran tensión militar fronteriza entre Ucrania y Rusia, que ha desplegado un importante contingente militar en la frontera de Ucrania. Este conflicto debe inscribirse en el más eneratizaso entre OTAN y Rusia Policia aérea en el Báltico, aviones de la OTAN frente a Rusia. Policias aéreas reforzada e Rumania de la OTAN (6 eurorighter espanoles desplegados). Presencia avanzada reforzada Letonia. Con carros de combate v305 militares españoles (actualmente de la Brigada Extremadura XI) para garantizar le estabilidad y la paz euroatlántica Desde2008 a 2020, 3,2 millones de ventas y 4,5 de armas autorizadas. Primer semetre 2021 8,32 en material de doble uso y 1,86 en material militar

Conflicto de Colombia

ConflictoBreve explicaciónParticipación militar españolaVenta de armas españolas
Colombia Tras la firma de 105 acuerdos de paz en Colombia entre la guerrilla de la FARC y el gobierno de Colombia, hay un contingente militar internacional para la verificacion del cumplimiento de éstos España mantiene observadores militares verificacion de los acuerdos de paz 776,29 hasta 2020 En el primer semestre de 2021, 59,9 en venta de armas y 13,2 de material de doble uso.

Conflicto de Mozambique

ConflictoBreve explicaciónParticipación militar españolaVenta de armas españolas
Mozambique A los daños provovados por los ciclones Kenneth e /dai y la crisis sanitaria por la COVID-19, se suma la creciente violencia e inseguridad en varias regiones del país. Los ataques de grupos yihadistas se han intensificado desde marzo y el Estado Islámico de Africa Central hecho con el control de algunas localidades. Todo ello ha provocado que se agrave la Situacion humanitaria y la seguridad alimentaria de la población Forma parte de la misión de la UE EUTM Mozambique. Mantiene acciones de formación militar al ejercito mozambigueño y de seguridad en la región de de Cabo Delgado. Actualmente mantiene observadores militares. Es insignicante. 12.000 euros en 2018. E el primer semetre de 2021, 22.000 euros

¿Conclusiones?

Cada cual puede sacar las suyas.

Yo me pregunto si es casualidad que en la mayoría de los conflictos que en 2022 seguirán activos y que hemos repasado España participe con tropas bajo mandato ONU, OTAN, UE o por propia iniciativa y que la industria militar española tenga una significativa presencia.

¿Será que tiene una explicación alternativa, como por ejemplo que, dado el compromiso que nuestros políticos no se cansan de repetir de España en la paz mundial, resulta lógica su presencia en cuanto conflicto exista y que la venta de armas españolas no tiene que ver con nada?

Como digo, cada cual que saque sus conclusiones.

{VISITAR} el artículo.



De la Sección : {Noticias Destacadas}

Huelga revolucionaria del Alt Llobregat y protestas de Arnedo en la Rioja en 1932

Año nuevo de comunismo libertario.

Sábado 15 de enero de 2022 NODO50

El año 1931 finalizaba en España tras haberse llevado de un plumazo a la carcunda monarquía borbónica, e instaurándose una República española que prometía reformas políticas y una sustancial mejora para las condiciones de vida de la clase trabajadora. Sin embargo, los políticos e intelectuales de clase media rápidamente vendieron como mejoras en medios republicanos afines algunas cuestiones que suponían pinceladas y que no pretendían subvertir el régimen caciquil, tradicionalista y de explotación instaurado. Las zonas rurales con miles de jornaleros concienciados ansiaban verdaderos cambios estructurales y una reforma agraria profunda. Si no llegaba mediante legislaciones a través de la movilización social del pueblo, las comunidades rurales de trabajadores no dudaban ni un instante en tomar las tierras en posesión de grandes terratenientes y trabajarlas colectivamente.

En este contexto social y político surgen dos levantamientos obreros en enero de 1932; uno en la comarca de L’Alt Llobregat en Catalunya, y otro en el pueblo riojano de Arnedo, bajo la resolución de la República de aplastar estas reivindicaciones jornaleras con represión policial. La mejor herramienta que tenían de hacer triunfar la emancipación popular es mediante el concepto que instituyó el anarcosindicalista Juan García Oliver, y que practicaron miles de obreros en todos los rincones del país, la «gimnasia revolucionaria». Ya a finales de abril de 1931, recién instaurado el régimen republicano español, el anarquista ucraniano Néstor Mahkno desde su exilio parisino aconsejaba lo siguiente en una carta a los anarquistas españoles como predicción de lo que sucedería en los inmediatos años:

‘El proletariado español debe unirse y desplegar la mayor energía revolucionaria para dar lugar a una situación en la que la burguesía no tenga oportunidad para oponerse a la conquista de la tierra, las fábricas y de las libertades completas; situación que cada vez sería más amplia e irreversible. Es crucial aplicar todas las energías para garantizar que los trabajadores españoles entiendan que si permanecieran inactivos y limitándose únicamente a aprobar resoluciones sin ningún buen resultado, estarían haciéndole el juego a los enemigos de la revolución, dejándoles ir a la ofensiva, dándoles tiempo y, como corolario, dejándoles sofocar la revolución en marcha.’

Y fue eso precisamente lo que se fraguó en los breves años de la Segunda República hasta julio de 1936, la tibieza con la que se trató desde las instituciones públicas al fascismo, a la burguesía fabril y terrateniente y los sectores reaccionarios de la sociedad, propició el crecimiento y la conspiración de esa ultraderecha autoritaria contra las clases populares que estaban más fuertemente organizadas que nunca. Un ejemplo de cómo las democracias liberales, lejos de resultar un cortafuegos para el fascismo, ingenuamente le otorgan un valioso espacio de construcción de su proyecto de terror contra los sectores marginalizados; exactamente la misma historia en la que nos encontramos sumidos en la actualidad. La Segunda República española obtuvo un apoyo social en decrecimiento continuado. Las élites nunca la apoyaron por ser un régimen demasiado reformista para sus férreos intereses explotadores, y las clases populares fueron desilusionándose rápidamente viendo que suponía más de lo mismo: represión política y falta de soluciones a problemáticas básicas de una vida digna.

A los sucesos que vamos a explicar le antecede el enfrentamiento en el municipio de Castilblanco, en la provincia de Badajoz, el 31 de diciembre de 1931 entre los campesinos de la localidad y los guardias civiles. Un pueblo inspirado en el espíritu literario de Fuenteovejuna, que se levantaba en contra de las condiciones inhumanas en que vivían los jornaleros extremeños y contra la brutalidad de la Guardia Civil. La tensión generada por los sucesos de Castilblanco fueron influyentes en el levantamiento de Arnedo el 5 de enero de 1932.

Los sucesos de Arnedo en La Rioja. El asesinato de once obreros por la Guardia Civil

En la semana en que se inició el nuevo año 1932 hubo levantamientos en otros municipios al calor de los acontecimientos en Castilblanco; concretamente en Zalamea de la Serena (Badajoz), en Épila (Zaragoza), y en Jeresa (Valencia), con manifestaciones que acabaron en enfrentamientos con la Guardia Civil. Pero sin duda el más importante sucedió el martes 5 de enero en la localidad de Arnedo, en La Rioja, con poco más de cinco mil habitantes, dedicados mayoritariamente al campo y la fabricación artesanal. En este municipio la empresa de calzado de la familia Muro, concretamente Faustino Muro, quien tenía fama de patrón autoritario y caciquil, había despedido a algunos obreros, y se inició una huelga convocada por el sindicato UGT. Ese día se reunieron en el Ayuntamiento el alcalde, algunos concejales, el Gobernador civil y el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil, donde tras largas conversaciones se estaba decidiendo ante las presiones populares la readmisión de los obreros despedidos.

En la plaza de la República del municipio se congregó una gran cantidad de trabajadores en huelga por solidaridad con sus familias y otros vecinos que acompañaban a los delegados sindicales que se reunirían en el Ayuntamiento con las autoridades para firmar la readmisión de los obreros en otras fábricas del pueblo. La tensión era evidente porque el propietario de la empresa de calzados había comentado que cerraría la fábrica antes que acceder a la admisión de los despedidos. Al aparecer la Guardia Civil para apostarse junto al consistorio municipal tanto en el zaguán como en los soportales del edificio, los vecinos reunidos en manifestación irrumpieron en gritos contra ellos llamándolos ‘lacayos del capitalismo’ y exigiendo la disolución del cuerpo.

Los veinticinco guardias civiles que se encontraban en la plaza al mando de un único teniente abrieron fuego contra la multitud sin lanzar ninguna clase de advertencia previa. Según las propias fuentes orales, la refriega comenzó por el forcejeo de un obrero que defendió a su hija de quince años de edad, de la agresión que había sufrido de un guardia civil. Se realizaron al menos tres descargas de munición contra los manifestantes congregados.

Los disparos no cesaron hasta que el Comandante de la Guardia Civil que se encontraba en el Ayuntamiento bajó a la calle y ordenó al teniente que dejaran de disparar. El pueblo de Arnedo vivió trágicamente la víspera del día de Reyes, quedando en el suelo los cuerpos asesinados por las balas del terror benemérito. En el instante de los sucesos fueron cuatro mujeres muertas, entre ellas una anciana de 70 años de edad, un niño de 4 años, y un hombre. Sin embargo, en los días siguientes se alcanzó la cifra total de once muertos, con un balance de 45 heridos, de los cuales cinco quedaron mutilados para el resto de sus vidas. El impacto en la opinión pública fue enorme. El diario Ahora de Madrid sacó en su portada el 7 de enero la fotografía del bebé de pocos meses alcanzado por una bala y envió a Arnedo a varios periodistas, entre los que se encontraba Manuel Chaves Nogales, a cubrir la noticia. En los días siguientes el periódico publicó un extenso reportaje fotográfico que incluía imágenes del hospital con los heridos del pueblo.

El motor de estos sucesos, y por lo tanto, autor moral de los mismos, fue la ideología caciquil instaurada en la sociedad rural española, y la venganza de un cuerpo represivo como la Guardia Civil. Y aunque las simpatías en contrapuesta por la Guardia de Asalto republicana crecían al calor de estos acontecimientos, un año después en la insurrección libertaria en Casas Viejas, quedaría patente que ningún cuerpo policial permitiría la emancipación de los obreros. El General Sanjurjo, máximo responsable de la Guardia Civil en ese momento, y que protagonizaría en agosto de 1932 un intento de golpe de Estado, fue destituido de su cargo, aunque se le otorgó la dirección del Cuerpo de Carabineros. Sanjurjo echó la culpa a los Ayuntamientos socialistas, donde se había metido “lo peor de cada casa”, gente “indeseable” que “fomenta el desorden, amedrenta a los propietarios, causa daños en las propiedades y ha de chocar necesariamente con la Guardia civil”; declaraciones que evidencian la ideología interna del cuerpo de la Guardia Civil y su oposición frontal a los movimientos obreros. Un tribunal militar en enero de 1934 juzgó en Burgos al teniente de la Guardia Civil que ordenó disparar en Arnedo, y fue absuelto del delito de homicidio y lesiones por imprudencia temeraria por falta de pruebas para apreciar que hubiera incurrido en tal delito, y argumentando la misma circunstancia para los guardias civiles que llevaron a cabo los disparos.

uelga en el Alt Llobregat, la semana en que triunfó el comunismo libertario en Fígols

La insurrección libertaria del Alt Llobregat fue la primera de las tres insurrecciones generales auspiciadas por la CNT en el periodo de la República española antes de la Revolución Social de 1936. Sucedió durante varios días en la segunda mitad del mes de enero de 1932 en los pueblos de la comarca del Berguedà entre el río Llobregat y su afluente el río Cardener. El arraigo de las sociedades obreras catalanas adheridas a la Asociación Internacional de Trabajadores tenía ya varias décadas de una práctica de numerosas asociaciones que propugnaban el antiestatismo y una sociedad sin clases. El capitalismo había llegado a esta comarca en forma de explotación en colonias fabriles de tejidos principalmente y en la industria minera. En estas colonias obreras, los patrones trataban de controlar las relaciones sociales de sus trabajadores, y evitar su sindicación a través de la amenaza de perder sus empleos, y por lo tanto las viviendas en que habitaban junto a los centros fabriles con sus familias.

El domingo 17 de enero de 1932 se convoca una huelga en el municipio de Berga, que se extenderá al día siguiente a otras localidades de la comarca, entre ellas el pueblo de Fígols, donde las mujeres del textil y los mineros de Sant Corneli inician la huelga para que sean respetados los acuerdos salariales alcanzados. La huelga será un éxito, y el paro total. Pero la huelga tenía un programa propio en este municipio, tornó en una huelga revolucionaria impulsada por colectivos anarquistas. De una asamblea entre hombres y mujeres del municipio surge el acuerdo de proclamar el comunismo libertario para barrer a los patrones industriales de la comarca. La CNT decide apoyar la iniciativa de los trabajadores insurreccionados; se desarma a la Guardia Civil y al Somatén (policía rural catalana), se cuelga la bandera rojinegra del Ayuntamiento de la localidad, se abole la propiedad privada y se asegura el abastecimiento de alimentos. Incluso el miércoles 20 de enero de 1932 se convocaron unas elecciones populares por sufragio universal para constituir la comuna libre de Fígols en la que fueron elegidos un delegado general junto a otros ocho delegados representativos. La tendencia revolucionaria de la huelga, sin embargo, no triunfa completamente en Berga o en Manresa, pero sí que fue un éxito en pueblos como Sallent, Cardona, Balserany o Súria.

Pocos días después no tarda en llegar la represión por parte del gobierno republicano a la comarca enviando al Ejército al mando del General Batet desde Barcelona y refuerzos de la Guardia Civil desde Zaragoza. Estos remontarán el río ocupando los distintos pueblos insurreccionados, y en concreto a Fígols llegarán el domingo 24 de enero, donde los mineros no pudieron presentar resistencia debido a la inmensa capacidad armamentística de los cuerpos represivos. Decidieron volar el polvorín de dinamita y huir a las montañas, de hecho algunos grupos de mineros serán detenidos en las montañas en los días siguientes. La represión por alzarse contra el orden industrial capitalista salió cara: un centenar de deportaciones al Sáhara y Guinea de algunos revolucionarios, entre ellos Buenaventura Durruti o el futuro guerrillero Ramón Vila ‘Caracremada‘, la prisión para numerosos anarcosindicalistas, prohibición de sindicatos y periódicos obreros. Entre otros diarios anarquistas quedaron clausurados ‘Solidaridad Obrera’ hasta el 4 de marzo de 1932, y también ‘Cultura y acción’, que no volvería a reaparecer hasta la primavera de 1936. Sin embargo, el periodista Eduardo de Guzmán describe muy bien en sus crónicas publicadas en el diario madrileño ‘La Tierra’, en los días 26 y 27 de enero, y en el semanario ‘Tierra y Libertad’, en sus números 50 y 51 del 6 y el 13 de febrero de 1932, respectivamente, la organización de los municipios en esta semana de comunismo libertario en L’Alt Llobregat.

La CNT organizó una gran campaña de protesta debido a las deportaciones, culminando con una huelga general el 15 de febrero de 1932. El secretario general de CNT, Ángel Pestaña, del sector treintista (o moderado), se entrevistó con el ministro de Gobernación, Casares Quiroga, y el presidente del gobierno, Manuel Azaña. No logró más que corroborar la posición inamovible del gobierno republicano en defensa de las élites y una estructura jerárquica que no permitiría ninguna emancipación obrera, y que acusaba al propio anarcosindicalismo de la represión. Se iniciaba una división entre el sector treintista de corte sindicalista, bajo su creencia de que en un marco de legalidad para la CNT y el movimiento libertario podrían construir de mejor manera una ‘presión política’ y alcanzar un punto donde la Revolución Social adquiriera mayor viabilidad. Y por otro lado, el sector faísta en la CNT, que auspiciaba un choque social inevitable con las fuerzas de poder y alcanzar mediante la acción directa la justicia social. Seguramente ambas tácticas de lucha libertaria aplicadas convenientemente en contextos y situaciones particulares distintas podían favorecer decantar la balanza hacia el lado de las clases populares; sin embargo los sucesos violentos contra el pueblo trabajador y el avance del fascismo preparaban el terreno por sí mismo para la Revolución Social en 1936.

{VISITAR} el artículo.



De la Sección : {Noticias del mail}

Contra el ensalzamiento de la impunidad del franquismo

Viernes 14 de enero de 2022 NODO50

Con motivo de la celebración del acto “La Transición, mi memoria y la querella argentina” cuyo ponente es Rodolfo Martín Villa, en Nueva Economía Fórum, La Comuna, asociación de presos y represaliados por la dictadura franquista y miembros de otras entidades memorialísticas y de Derechos Humanos, nos concentraremos en la puerta de celebración de dicho evento, para mostrar nuestro rechazo al ensalzamiento de figuras del franquismo sobre las que aún se está investigando por los crímenes cometidos bajo su dirección en los años 70.

Rodolfo Martín Villa fue procesado por 4 delitos de homicidio agravado en contexto de delitos de lesa humanidad por el asesinato de Pedro María Martínez Ocio, Romualdo Barroso Chaparro, Francisco Aznar Clemente, José Castillo y Bienvenido Pereda Moral, el 3 de marzo de 1976 en Vitoria y el de Germán Rodríguez Saiz, en Pamplona, el 8 julio de 1978 en Pamplona y mantiene la investigación del resto sobre otros tanto, pidiendo más datos.

Este procesamiento fue recurrido por Martín Villa y a finales de año la Cámara Criminal y Correccional Federal de Argentina aceptó su recurso pero se mantiene su imputación y se conmina a la juez a seguir investigando.

A su vez, la Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina, a la que pertenece La Comuna, recurrirá ante el Tribunal Supremo argentino la aceptación de dicho recurso.

Contra el ensalzamiento de la impunidad del franquismo, nos concentraremos a las 9:00 horas del día 17 de enero de 2022 en la calle Sevilla, número 6, en Madrid.

En Madrid, a 14 de enero de 2022

{VISITAR} el artículo.



De la Sección : {Noticias Destacadas}

Cuatro días en Madrid

Miércoles 12 de enero de 2022 NODO50

A las diez de la mañana hemos dejado atrás la oscura masa de El Escorial, que fue devastado por la guerra civil, y con las casas aún en ruinas. Ahora el tren está cruzando una meseta rocosa cubierta de escarcha blanca. Y de pronto, sin suburbios para anunciarlo, surge Madrid. Mirando a través de la puerta, veo las secciones de un gran edificio destripado a la izquierda, sobre la estación de tren. Es la residencia universitaria más remota.«¡Taxi!» Una sola palabra, e instantáneamente hice un salto en el tiempo. Me transportan a una gran ciudad de antes de la guerra. Junto a la carretera llena de taxis y automóviles, masas de peatones, atestados de personas. Las aceras están oscuras entre la gente.

Las calles de Alcalá y la Gran Vía están llenas de deslumbrantes y lujosas tiendas: hay zapatillas, bolsos de cuero, medias de seda, vestidos, corbatas, impermeables, relojes, joyas, cestas de frutas confitadas, cajas de chocolate, ropa, trajes, camisas, etc. No recuerdo que los comercios de Faubourg-St-Honoré fueran más brillantes en el momento de su esplendor. En los bares, cafés y grandes pastelerías, el café con leche y el chocolate fluyen rápidamente. En teoría, el azúcar y el pan están racionados, pero la famosa frase «Si no tienen pan, déjalos comer pasteles», se aplica exactamente aquí. La clase alta rica fácilmente lo hace sin pan; en lugar de eso, comen pequeños panecillos hechos con leche que llaman «suizos», croissants, pasteles rellenos de crema… Y los cafés y pastelerías pueden suministrar azúcar a su discreción. En teoría, en los restaurantes están regulados, pero en realidad todos los restaurantes, a la vista de todos, sirven a cada cliente lo que él desee pedir.

La nueva neutralidad

Aturdida y deslumbrada, con los ojos parpadeando, subo hacia la Puerta del Sol. En el camino, veo una ventana dedicada a la propaganda alemana. Enormes fotografías muestran a una mujer alemana en el trabajo y al Volksturm, sonriendo ampliamente, apiñándose en las oficinas de reclutamiento. Las frases heroicas prometen la victoria con letras grandes y negras. No lejos de allí, también hay una oficina de propaganda en inglés. Todo el mundo sabe que esta simetría es una mentira y conoce la ayuda que España aún brinda a Alemania. Pero lo que aprendo aquí es cuánto ha reinado la Gestapo en Madrid; como una amante. Por ejemplo, ha exigido y obtenido la expulsión de un obispo polaco de 80 años y de otras figuras polacas destacadas. Por otro lado, sus esfuerzos para crear un antisemitismo español, a través de campañas de prensa y todo tipo de propaganda, han sido en vano. No hay judíos en España, ya que fueron expulsados en el siglo XVI, y la colonia creada por los refugiados en el Este está protegida por los habitantes de esta península como españoles, no como judíos. Incluso se siente una gran ternura por ellos porque han conservado intactas las tradiciones españolas más antiguas. Ahora, los simpatizantes alemanes más obstinados admiten cínicamente que ha llegado el momento de «voltear sus abrigos» y en los periódicos que he visto se observa una estricta neutralidad.

La abundancia aparente

Paso por las empalizadas de madera usadas para esconder los escombros de dos grandes edificios pulverizados durante la guerra civil, y salgo de Alcalá con alivio. Esta mañana hacía mucho frío, pero ahora el sol golpea la ancha avenida que está llena de un lujo que me hace sentir incómoda. Por la calle Mayor, entro en las calles estrechas y sombrías que son el corazón densamente poblado de Madrid. Aquí también hay una abundancia asombrosa. Las calles están ruidosas con la gente. Grupos de gente, jóvenes y niños, se aferran a la parte posterior y lateral de los tranvías que se sacuden. Las tiendas están llenas de ropa y comida: vendedores de frutas con sus enormes racimos de plátanos y canastas de naranjas y mandarinas; pescaderías donde se cortan gambas rosadas y atún con sangre; en las grandes barras se encuentran colgados jamones, salchichas, cordero con piel y también corderitos con lana negra rizada; cochinillos cortados por la mitad se muestran en platos grandes; hay enormes quesos redondos, huevos, mazapanes, mermeladas de membrillo, chocolates y pasas.

Bajo el arco de la alcaldía de la Plaza Mayor y alrededor de la Plaza de Cascorro, hay vendedores ambulantes de aceitunas, almendras, suizos, caramelos, tijeras de azúcar rosa, cañas de azúcar rojas, tortas para asar, rosquillas de todo tipo: planas, infladas, redondas, retorcidas. También caminan alrededor con cestas llenas de cigarrillos y pequeñas hogazas de pan. El pan y los cigarrillos están racionados, pero se venden ilegalmente a plena vista, sin tomar precauciones.

Un poco más abajo, al final de la Plaza de Cascorro y en las calles vecinas, se establece una especie de mercadillo en el que se vende de todo: telas, sabanas, fonógrafos, relojes de alarma, sartenes, chalecos taurinos, chales, tenedores y novelas populares con portadas de colores vibrantes. Y alrededor de la plaza, a lo largo de las calles, hay tabernas oscuras y frescas, decoradas con azulejos, abiertas para los comercios. En la oscuridad se pueden ver enormes barriles llenos de vino, con otros suspendidos del techo, y en el mostrador hay platos de gambas, langostinos, patatas fritas y aceitunas.

Tres días de trabajo por una comida

Así que la primera impresión al llegar a Madrid es un sentimiento de abundancia extraordinaria, una vida generosa y fácil; pero la percepción cambia tan pronto como se ve el precio de las cosas. Un trabajador no cualificado o una criada ganan aproximadamente 9 pesetas por día, y un trabajador cualificado gana de 12 a 15 pesetas. Pero en la zona de Alcalá, una comida sencilla cuesta 15 pesetas, una comida decente 25 y una buena comida cuesta entre 40 y 50 pesetas. Un café con leche cuesta 1,5 pesetas, un suizo 1 peseta y un pedazo de pastel 2 pesetas.

Comparando estos precios con los del mercado negro en Francia, se puede afirmar que la relación entre los precios y los salarios de la clase trabajadora es aproximadamente la misma. En ambos casos, una buena comida en un restaurante representa un trabajo de dos a tres días y un hojaldre de crema supone la sexta parte del salario diario de un trabajador. La diferencia es que la comida es mejor y más variada en Madrid, y los pasteles más fáciles de encontrar. El lujo no es clandestino; se muestra, pero esto es una ventaja sólo para los ricos.

Lo que es mucho más importante tener en cuenta es que no sólo la mercancía vendida en la Gran Vía, sino que incluso la de la Calle Mayor son prácticamente inaccesibles para la clase trabajadora. Los suministros más necesarios están racionados. En cuanto al pan, se permiten 100, 150 o 200 gramos por día, según un ingreso mayor o menor. Si se le permite a un trabajador 200 gramos por día, debe comprar cualquier pan adicional a un precio más alto que el del impuesto. Las patatas y los garbanzos, que son la base de la comida española, se distribuyen en cantidades ridículamente insuficientes. En el mercado negro, un kilogramo de garbanzos puede alcanzar las 10 pesetas. En cuanto a los alimentos no racionados, un huevo cuesta 1 peseta, un kilogramo de carne 20, los tomates y los plátanos cuestan 1,6 pesetas. Así que la clase trabajadora no come huevos, ni leche, ni carne, ni verduras, ni frutas. Le pregunté a un amigo: «¿qué comen?» Y me respondió: «se comen la punta de los dedos», y agregó: «vete a caminar por Tetuán y Vallecas. Eso te informará mejor que cualquier cosa».

Miseria suburbana

Tomé el metro y me dirigí a Vallecas. El metro es lo único que no es caro en Madrid. El precio de un billete varía entre 0,10 y 0,20, por lo que incluso para los pobres, el transporte tiene un precio razonable y es conveniente. Al día siguiente, fui a dar un paseo por el barrio de Tetuán, en el extremo norte de Madrid. Tetuán está construido sobre colinas frente a la Sierra Nevada. Al sureste de la ciudad, Vallecas es más industrial, rodeada por un paisaje de ferrocarriles y fábricas. Pero hay profundas similitudes entre estos dos barrios. El recorrido por ambos es a lo largo de una avenida larga, recta y ancha, donde se pueden encontrar tiendas, tabernas y cines, con grandes edificios nuevos pintados en colores suaves que se alzan aquí y allá. Pero si uno va a 20 metros a la derecha o a la izquierda, se encuentra en el corazón de una región extraña que ya no es una ciudad, sino una zona, y donde caminar por ella sólo un instante es suficiente para entender que, aunque el régimen ha prohibido el reclutamiento en Madrid, no ha disminuido la miseria al hacerlo. Ya no hay calles, sino caminos de tierra recortada bordeados de casas con techos de tejas rojas. No se encuentra ni una sola tienda. Los niños caminan descalzos y, a menudo, se visten con harapos, con la espalda descubierta. Hombres y mujeres usan alpargatas o zapatillas, y nunca zapatos. Padres, niños, cabras y gallinas se amontonan dentro de las minúsculas chozas cuyos interiores oscuros se pueden ver a través de las puertas abiertas. En los días fríos y lluviosos (y el invierno es duro en Madrid, y las lluvias son fuertes), debe ser terrible vivir en estas casas y caminar por la tierra empapada. En los días soleados, viven fuera.

En los umbrales, las mujeres bañan a sus hijos, frotan su ropa y hacen sus reparaciones. Hacen una tremenda cantidad de lavado y se pueden ver trapos remendados y descoloridos en todas partes, secándose al sol entre los pollos y las cabras, ya que la menor cantidad de tela es terriblemente costosa. Deben usar su ropa hasta que se caiga en pedazos. La vida es muy dura para las mujeres. No hay agua en las casas y se puede ver a las niñas muy pequeñas que traen agua de la fuente en cubos que son demasiado pesados para ellas. No hay combustible, y para tener un poco de carbón hay que permanecer en una larga fila. Así que las mujeres tienen un aire acosado a su alrededor. Están vestidas de negro, prematuramente viejas y feas debido a la preocupación. Los hombres parecen menos sombríos; sienten la dureza de su condición, pero no son aplastados por ella. Por eso, la miseria en Madrid, por más profunda que sea, no es sórdida. Los niños juegan, las jóvenes se ríen, los hombres hablan entre ellos con voces alegres. La pobreza no los ha convertido en ganado resignado; siguen siendo hombres vivos, hombres que se rebelan y tienen esperanza.

Muriendo por vivir

Al salir de Tetuán, recorrí el lugar que solía ser el campus universitario. En el centro de la ciudad, quedan algunos vestigios de la guerra civil: un edificio destruido en Alcalá, algunos escombros cerca del Palacio Real y la estación de trenes del Norte. Pero el campus universitario, pulverizado por bombas y carcasas, aún está lejos de ser reconstruido. En este inmenso páramo — desnudo, agrietado y desigual— se pueden ver secciones de casas, partes de paredes, edificios decapitados y vastas ruinas de ladrillos secos, sazonados como los antiguos baños termales romanos. Se están construyendo nuevos edificios. Ya hay edificios grandes y brillantes que se alzan a lo largo del campus. Pero las pequeñas villas al norte de las tierras baldías están destruidas, casi demolidas. Incluso en el campus, explotan los restos de las casas y las paredes en ruinas; la guerra todavía está muy cerca.

¿Cerca del pasado o cerca del futuro? Dos días antes de mi llegada a Madrid, tres bombas explotaron en la sede de un sindicato de la Falange, y dos falangistas murieron. Una multitud de trabajadores, empleados y estudiantes se reunieron en una manifestación grandiosa en su funeral, a la que debían asistir para evitar sanciones graves. Diecisiete comunistas fueron fusilados oficialmente en represalia, y ¿quién sabe cuántos en secreto? Ellos disparan mucho en Madrid. Torturan. Como cerca de la calle Lauriston en París durante el reinado de la Gestapo, hay barrios donde los gritos de las víctimas durante la noche impiden que la gente duerma.

Un breve paso por Madrid es suficiente para sentir cuán inestable es el orden y el equilibrio actuales. Sin libertad, el menor esfuerzo hacia la justicia no se ve aquí. Y, sin embargo, los españoles no han perdido nada de su vida y su ardor. Sienten la opresión y la injusticia. Ellos quieren vivir, aman la vida ¿Debe ser que, una vez más, en nombre de esta voluntad y este amor, estarán obligados a elegir la muerte?

{VISITAR} el artículo.



Rechercher sur ce site :

{Site réalisé avec le logiciel SPIP} {Nodo50} {Mapa del sitio}