Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

Ramón Fernández Durán: La Quiebra del Capitalismo Global: 2000-2030

Domingo 7 de noviembre de 2010. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

Crisis multidimensional, caos sistémico, ruina ecológica y guerras por los recursos. Preparándose para el inicio del colapso de la Civilización Industrial

El “mundo de 2007” se ha acabado, ya no existe como tal, ni volverá jamás. Es un “mundo” que se está deshaciendo poco a poco ante nuestros ojos, pero sin darnos cuenta. Estamos en un punto de inflexión histórica. Una bifurcación de enorme trascendencia de la que todavía no somos conscientes. O tan sólo mínimamente.

Índice

I.- El inicio del fin de la energía fósil: una ruptura histórica total

1. Introducción

2. Un ejercicio de política-ficción, pero con mucha dosis de realidad

3. La Crisis del actual Capitalismo Global empieza ya en torno al 2000

4. Pico del Petróleo y consecuencias de la nueva Era del declive energético

5. Incapacidad física de cerrar las fauces del cocodrilo (oferta y demanda energética)

6. Imposibilidad tecnológica de “ensanchar los límites” ecológicos planetarios

7. Crisis Energética, Cambio Climático y Colapso Ecológico: un triángulo diabólico

8. Quiebra de la reproducción social y crisis de los cuidados, los grandes olvidados

9. Entre “Salvar el Planeta” del nuevo Capitalismo Verde y el Business as Usual

10. Crisis sistémica, explosión y desequilibrios demográficos y guerra por los recursos

11. 30 años perdidos y “Un Mundo Lleno” con reducidas opciones de futuros posibles

12. Derrumbe financiero-corporativo, ruptura de la globalización y quiebra geopolítica

13. ¿Hacia Nuevos Capitalismos de Estado Regionales Planetarios, luchando entre sí?

14. Nuevo orden geopolítico, guerras por los recursos, caos sistémico y quiebra de Estados

15. Inicio del Largo Declive de la Civilización Industrial, peligros y potencialidades

16. Los “Dioses” de la Modernidad en crisis, pero todavía no terminal

17. Los nuevos mitos de la Postmodernidad, apoyados por la Sociedad de la Imagen

18. ¿Sobrevivirá la Aldea Global y el Ciberespacio a la Quiebra del Capitalismo Global?

19. Fin a la expansión del “Yo” en las nuevas Sociedades de Masas multiculturales

20. 2010-2030: De la generación del 68 a la generación “más preparada de la historia”

21. Caminando sin hoja de ruta hacia el 2030, pero mirando también por el retrovisor

22. Catástrofe, crisis del discurso dominante y oportunidad de transformación

23. La urgencia de cambiar y ampliar nuestras estrategias de intervención socio-política

24. Una relación conflictiva y compleja con el Estado y la Metrópoli

25. Guerra y Patriarcado, problemas de especie a resolver para subsistir humanamente

26. Bibliografía

II.- El final de la escapada (2000-2010): la incapacidad de sortear la crisis
global y ecológica (próximamente)

III.- El imposible futuro del sistema urbano-agro-industrial mundial y sus
consecuencias (próximamente)

IV.- Aventurando los próximos veinte años de descomposición del capitalismo
global (próximamente)

- 2010-2020: Declive energético, fin del crecimiento, derrumbe financiero y ruptura de
la globalización

- 2020-2030: Un capitalismo no global en fuerte crisis y balcanizado

V.- Más allá de 2030: entrando de la mejor forma posible en la era del colapso
de la Sociedad Industrial (próximamente)

I- El inicio del fin de la energía fósil: una bifurcación histórica total

1.- Introducción

El “mundo de 2007” se ha acabado, ya no existe como tal, ni volverá jamás. Es un “mundo”
que se está deshaciendo poco a poco ante nuestros ojos, pero sin darnos cuenta. Estamos en un
punto de inflexión histórica. Una bifurcación de enorme trascendencia de la que todavía no
somos conscientes. O tan sólo mínimamente. Se están produciendo ya profundas mutaciones
económicas, geopolíticas y culturales, muchas de ellas de carácter todavía subterráneo, que
irrumpirán con fuerza en la superficie en las próximas dos décadas, pero que aún permanecen
ocultas, sobre todo para los que no las quieren ver. La gran mayoría de las sociedades del mundo,
condicionadas por los mensajes que les transmiten sus estructuras de poder y la Aldea Global,
pero las fuerzas que las van a sacar bruscamente a la luz y las van a intensificar aún más se están
fraguando rápida e intensamente en la trastienda, pues no se han mostrado todavía tampoco de
forma abierta, o tan sólo en parte, para los que las quieran ver también. Y esas fuerzas no son
otras que el progresivo agotamiento de los combustibles fósiles o el principio del fin de la era de
la energía barata, al menos en un primer momento, pero también los límites ecológicos
planetarios al despliegue “sin fin” del actual Capitalismo Global y la Civilización Industrial.

Límites tanto de inputs (agotamiento de recursos) como de outputs (saturación y alteración de
los sumideros) planetarios, lo que está implicando una catástrofe ecológica sin precedentes en la
Historia de la Humanidad, que se va sumando cada día con más fuerza a los desequilibrios
internos en ascenso, económicos y sociopolíticos, que genera el despliegue (y las crisis) de las
fuerzas capital a escala mundial. Sin embargo, van a ser los límites ecológicos, en concreto el
agotamiento de recursos, y muy especialmente de combustibles fósiles, los que sin duda van a
poner fin a esta carrera desenfrenada. Y no las contradicciones internas que induce el actual
modelo, como hasta ahora pensaban algunos. O eso parece. Incluso aunque el capitalismo global
haya ido gestando una estructura social mundial que simula que no pertenece a la misma especie,
el homo sapiens, pues las diferencias entre sus miembros son tan acusadas que parece como si
correspondieran a individuos de especies distintas. Es decir, la división salvaje que ha creado
entre centros y periferias, propietarios y no propietarios, y especialmente entre rentistas,
asalariados, trabajadores por cuenta propia y excluidos totales.

Durante el periodo excepcional entre el derrumbe del “Imperio Oriental del Socialismo Real”
(1989-91) y la crisis de Wall Street (2007-2008), pareció que el “Imperio Occidental” se
consolidaba y ampliaba su alcance a escala mundial definitivamente, inaugurándose una especie
de Vacaciones de la Historia, en presente continuo. Un sistema industrial más ágil, flexible,
consumista, “democrático” y glamuroso era capaz de imponerse y engullir a otro más torpe,
burocratizado, con escasez de bienes y servicios, fuertemente represivo y sobre todo gris. El Fin
de la Historia, lo denominó Fukuyama (1992), para caracterizar el triunfo planetario del
Capitalismo Global de corte liberal-occidental. Pero todo fue un espejismo temporal propiciado
por más de veinte años de energía barata, es más, muy barata, el periodo de coste energético más
bajo de la Historia, como resultado de la caída espectacular de los precios de petróleo desde los
ochenta (Fdez Durán, 2008); lo que también propició la incorporación clave de la China
“comunista” al nuevo Capitalismo Global, reforzando su mundialización. Es más, sin la
incorporación de la nueva Fábrica del Mundo (y todas las periferias del Sur Global), y su
inmensa, barata y superexplotada fuerza de trabajo, así como sus abundantes recursos de todo
tipo, el nuevo Capitalismo Global no hubiera sido factible. Y tampoco sin la nueva y cuantiosa
mano de obra inmigrante barata que se trasladó a los países centrales desde la Periferia, y a otros
centros emergentes del Sur Global. Todo ello permitió también destruir el poder obrero en los espacios centrales, junto con la conquista del alma propiciada por la Sociedad de Consumo y la
Aldea Global.

Sin embargo, la crisis financiera mundial con epicentro en Wall Street, vino a mostrarnos que
todo era más bien un simulacro pasajero, por su consistencia evanescente, aunque eso sí con
tremendos impactos reales, como veremos. En este sentido, podemos decir que la crisis de Wall
Street está siendo para el Capitalismo Global lo que la Caída del Muro de Berlín fue para el
Socialismo Real. La chispa que ha activado una dinámica de crisis global multidimensional y
creciente y dispar desmoronamiento societario, que se venía incubando ya desde hacía años.
Podríamos decir que, como poco, desde el inicio del nuevo milenio, en torno al 2000. En
cualquier caso, como apuntaremos, la quiebra del Capitalismo Global y el consiguiente colapso
progresivo de la Civilización Industrial no será un proceso repentino, tipo Hollywood, sino que
será un lento proceso, con altibajos, pero también con importantes rupturas, que se ha iniciado ya
y es imparable (Greer, 2008).

Seguir leyendo en el adjunto (PDF)

Ramón Fernández Durán

titre documents joints

Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: info.nodo50.org/3517