Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

“Ya sé que soy un jodido machista, no hace falta que me lo restreguéis”

Jueves 1ro de octubre de 2015. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

Fuente: Tercera Información

Información sobre un caso de machismo en la Universidad de Vigo que finalmente ha llegado a los tribunales. Anexamos comunicado de la CIG, informe de la "Valedora do Pobo" y dossier sobre el caso.

“Ya sé que soy un jodido machista, no hace falta que me lo restreguéis.” (Sergio Pajares)

Tres profesores e investigadores han denunciado a la Universidad de Vigo por permitir que Sergio Pajares haya vertido presuntamente comentarios misóginos, amenazas e insultos durante años a través de la lista de correo comunitaria que comparten 25.OOO usuarios y utilizando en muchos casos una cuenta institucional.

El martes 29 de septiembre se celebra la vista oral en el Juzgado Contencioso-Administrativo nº 1 de Vigo, a las 10,25 de la mañana.

En un e-mail remitido a este medio los denunciantes afirman que acuden a los tribunales “después de presentar varias quejas delante de diferentes órganos de la Universidad por esta actitud denigrante y vejatoria así como por apología de la violencia. El funcionario denunciado, Sergio Pajares Domínguez, es jefe de sección en el Servicio de Gestión Económica y Contratación y además es miembro de la Junta de Personal de Administración y Servicios.”

Los denunciantes se han dirigido también a la CIG y CUT, sindicatos de los que fue expulsado, aunque la CIG se ha negado a emitir un comunicado reprobando el comportamiento de Sergio Pajares Domínguez. Así mismo, presentaron denuncias ante Inspección Provincial de Trabajo, Anova y el Consello Municipal de la Mujer de Vigo.

Según los denunciantes “la Universidad de Vigo lleva años permitiendo los insultos, las vejaciones y las amenazas de Sergio Pajares Domínguez, amparándolas en la libertad de expresión y se ha negado rotundamente en Claustro y Consello de Goberno a censurarle. Tampoco la Unidad de Igualdad se ha pronunciado al respecto.”

Los hechos se remontan ya al periodo en que era rector Domingo Docampo (1998-2006), cuando un grupo de trabajadores y trabajadoras quiso ya denunciarlo judicialmente, pero Docampo intercedió, según afirman los tres denunciantes, para que eso no fuese adelante. En 2006, otro trabajador lo denunció ante la responsable de la Mujer de la CIG y ante el rector y la secretaria general de la Universidad de Vigo.

Además de presuntos insultos, vejaciones y amenazas, Sergio Pajares Domínguez se ha burlado presuntamente de las mujeres que ostentaban cargos académicos o de las actividades realizadas por la Unidad de Igualdad. En un dossier remitido a este medio, los denunciantes hacen una recopilación de varios textos que Sergio Pajares difundió en las listas de la comunidad universitaria: “Feministas tontorronas me amenazan por correo electrónico. Bien, pero primero que me limpien la casa.”, “¡Hala, Rita, a coger la escoba y a volar!”, “Pórtate bien! Recoge las muñecas y la cocinita, y después tal vez te lea el cuento de "la bella durmiente"”, "Ya sé que soy un jodido machista, no hace falta que me lo restreguéis", "¿Acaso yo digo de vosotras que sois feas o idiotas? Por cierto, eminencias, una duda lingüística: ¿por qué “cereza” es femenino si tiene rabo?", "¡No insista! Por mucho que me lo suplique no voy a aparearme con individuas de su clase, que el SEPRONA me ha prohibido acercarme a menos de 100 metros de las especies protegidas”, “"A esas personas tan sólo les concedo tres cosas: que se maquillen un poco, se perfilen las cejas y besen las ranas que encuentren en su ruta, a ver si de una puta vez encuentran su príncipe azul en forma de tronista tatuado de tele 5 y serenan las hormonas." Son algunos ejemplos de las frases que la comunidad universitaria tuvo que leer. Reprobado en alguna ocasión llegó a responder que “Yo soy feminista radical. Sí, no se rían. Pero niego lo a priori incontestable del patriarcalismo de que el poder es liberación y que las mujeres estuvieron sometidas, más sometidas que los hombres, desde el principio de los tiempos.”

Cuando los tres denunciantes, Ángel Rodríguez Gallardo, Adela Sánchez Moreiras y Victoria Martins, reprochan públicamente el comportamiento de Sergio Pajares y presentan una nueva queja delante de la Secretaría de la Mujer de la CIG en 2014, Pajares comienza una incesante campaña de desprestigio tanto personal como profesional de los tres trabajadores, según afirman en el escrito enviado a este medio.

El Consello Municipal de la Mujer de Vigo trató este caso en varias de sus reuniones y su presidenta entonces, Isaura Abelairas, se dirigió al rector de la Universidad de Vigo, Salustiano Mato, para solicitarle que acabase con esos comentarios de Sergio Pajares dentro de un espacio institucional, que infringen presuntamente tanto el Plan de Igualdad de la Universidad de Vigo como todas las leyes comunitarias, españolas y gallegas de género. También Anova Vigo y Anova Feminista denunciaron las amenazas y las manifestaciones de abuso de poder, coacciones y actitudes misóginas de Sergio Pajares. En sus reclamaciones solicitaban el cese inmediato de Pajares y la apertura de un expediente disciplinario. Los denunciantes han hecho llegar su denuncia a otros órganos como el Tribunal de Garantías de la Universidad de Vigo, al Valedor do Pobo y al Instituto de la Mujer. Y ahora, finalmente, a un juzgado de contencioso administrativo.

En la última concentración contra la violencia de género, la Red de Mujeres Vecinales contra el Maltrato de Vigo exigió a la Universidad que tomara cartas en el asunto, que finalmente quedará en manos de un tribunal.

A CIG rexeita o comportamento machista dun ex representante da central na Universidade de Vigo

Denuncia que esta persoa, que nunca estivo afiliada, facía un uso impropio da lista de correo para verter comentarios ofensivos e sexistas.

A CIG vén de rexeitar publicamente -mediante un comunicado asinado pola Executiva Confederal, a Executiva da federación de Administración e a Comisión Nacional das Mulleres- o comportamento machista dun ex representante da central na Universidade de Vigo. O sindicato denuncia que esta persoa, que nunca estivo afiliada, facía un uso impropio da lista de correo para verter comentarios ofensivos e sexistas.

Dende a CIG explican que levan máis dun ano traballando internamente para impedir que se empreguen as siglas da central para espallar “manifestacións inadmisíbeis” a través da lista de correo da Universidade e de calquera outro mecanismo de comunicación, “logo de que souberamos da existencia de varias mensaxes con contido discriminatorio remitidas por Sergio Pajares”. Indican que a denuncia interna fíxose por iniciativa da Comisión Nacional das Mulleres da CIG e foi asumida pola propia Executiva Confederal e pola Executiva Nacional da CIG-Administración Pública.

A raíz destas xestións, Pajares comunicou que deixaba de representar a CIG como membro da Xunta de Persoal. “En calquera caso, compre aclarar que nunca foi afiliado da nosa central sindical”, lembran.

Na CIG entenden que dende hai tempo se está a facer un uso impropio da lista de correo, vulnerando as indicacións dadas no manual de usuario/a, “ao enviar mensaxes persoais, e en demasiadas ocasións, ofensivas, sexistas, espallando comentarios, ligazóns a webs e manifestacións cun contido hostil e discriminatorio (fundamentalmente contra as mulleres e contra o feminismo organizado)”.

Sosteñen que esta actitude vai contra as normas de uso da lista de correo, mais dende a Universidade “non se procedeu a eliminar estes contidos, nin se lle notificou ás persoas implicadas que serían dadas de baixa no caso de seguir enviando de xeito continuado e reiterado mensaxes que non responden ao propósito da súa creación”.

Ao mesmo tempo, inciden en que a central leva dados “pasos lentos mais firmes” na loita pola igualdade de oportunidades entre homes e mulleres dende unha perspectiva de clase e feminista. “A loita das mulleres en todos e cada un dos espazos nos que o feminismo foi activo (na esfera privada; dentro das centrais sindicais, das organizacións políticas, das asociacións; da Administración; no mundo da xudicatura; nos servizos públicos, etc) fixo posíbel acadar a igualdade formal, sendo agora preciso procurar que a igualdade que logremos sexa a igualdade real, mudando comportamentos e actitudes que supoñen un obstáculo nesta conquista. “Este compromiso non é hipócrita nin baleiro de contido, é o posicionamento da nosa central sindical, das mulleres e dos homes que formamos parte da CIG”, aclaran.

Diante disto, apostan por poñer fin, de xeito definitivo e público, coas especulacións que só contribúen a danar a imaxe de todas as persoas que dun ou doutro xeito intercambian información entre a comunidade universitaria. “O dereito á liberdade de pensamento e expresión implica unha responsabilidade no seu exercizo, e por tanto non pode empregarse como escusa para vulnerar o respecto aos dereitos e reputación do resto das persoas”.

Medidas disciplinarias

Tamén queren deixar claro que non van permitir que se ampare ou escusen actitudes e descalificacións contra as mulleres, que minimicen ou cuestionen a importancia do movemento feminista, que vinculen á CIG con manifestacións que reproducen e defenden estereotipos dunha masculinidade violenta, arrogante e heterosexual, que pretenden enmarcar a nosa central sindical nun conflito que nada ten que ver coas relacións laborais na Universidade. “De feito, na reunión da Executiva federal da CIG-Administración Pública do 8 de abril tomouse o acordo de deixar claro no ámbito universitario que Sergio Pajares non representa s nosa central sindical, e polo tanto, que non debe figurar na próxima candidatura da CIG ás eleccións sindicais na Universidade de Vigo".

Finalmente, anuncian que adoptarán as medidas disciplinarias que consideremos oportunas contra aqueles afiliados/as que desenvolvan actividades manifestamente contrarias aos principios e obxectivos que aparecen recollidos nos artigos 13 b) e 18 dos Estatutos da CIG.

Processo contra Universidade de Vigo por permitir manifestaçons homofóbicas, machistas e violentas

Galiza - STEG - Rexeita a actitude do Xefe de Sección do Servizo de contratación. Solidarízase coas persoas que levan a Universidade de Vigo ante os tribunais.

O STEG solidarízase coas súas afiliadas da Universidade de Vigo e coas persoas que se viron forzadas a levar esta institución aos tribunais ante a súa permisividade no uso dunha conta de correo institucional para enviar contidos do tipo anteriormente indicado.

"O señor SERGIO PAJARES DOMÍNGUEZ (Xefe de Sección do Servizo de contratación) hai moitos anos que fai comunicacións onde se incita ao uso da violencia e á discriminación cultural, política ou sexual, con contidos atentatorios contra a intimidade e a honra ou sexualmente explícitos, o cal ―á marxe do dubidoso gosto―supón un claro caso de acoso moral e de vulneración do dereito de igualdade", di a STEG.

Segundo STEG, este xefe de sección fixo moitas das súas comunicacións electrónicas desde a propia conta institucional , mesmo en horario laboral e a listas de correo da comunidade universitaria. A pesar das innúmeras denuncias e queixas presentadas por colectivos ou por persoas individuais perante os responsábeis da Universidade (Reitor, Xerencia e Unidade de Igualdade), a institución fecha fileiras e teima en protexer o señor Sergio Pajares argüíndo que “o contido das mensaxes podería estar amparado polo que permite a liberdade de expresión”.

Ante tal situación a STEG non pode "senón manifestar o noso estupor e asombro", apoiando sen reservas esta acción nos tribunais na confianza de que a xustiza prevaleza e que feitos de tamaña gravidade sexan debidamente corrixidos e punidos.

O martes 29 de setembro o STEG estará presente ás 10 horas 25 na vista que terá lugar no Tribunal Contencioso-Administrativo nº 1 de Vigo. Animan tamém a que "vos xuntedes a nós como acto de solidariedade e de apoio para coas vítimas deste acoso".

Más noticias relacionadas en Nodo50
Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: info.nodo50.org/5593