Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

Nos ha dejado un fantástico compañero, una muy buena persona, un militante excepcional y un gran maestro: Ramón Fernández Durán se ha ido

Miércoles 11 de mayo de 2011. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

Queridas amigas, queridos amigos, querid@s compañer@s, esta mañana, martes 10 de mayo de 2011, nuestro compañero Ramón Fernández Durán ha dejado este mundo, como él quería, reinvindicando el derecho a una muerte digna, y sin sufrimiento.

El velatorio será a partir de hoy, 10 de mayo a las 16.00 h. hasta aproximadamente las 16.00 h del día miércoles 11 de mayo, en lo que ha sido y será para siempre su casa, el local de Ecologistas en Acción (Calle Marqués de Leganes, 12 – 28004 Madrid – Metro: St-Domingo, Callao, Plaza España).

La incineración será en el crematorio de La Almudena el día miércoles, 11 de mayo de 2011, a las 16.50 h. (hay que estar puntual – Avenida de Daroca, 90 – Metro: La Almudena, Línea 2 – enfrente del Cementerio Civil). El coche sale a las 16.20 h. del local de Ecologistas en Acción.

“La vida es bella” como decía en su carta de despedida. Nos deja el mensaje que tenemos que seguir luchando para transformar el sistema capitalista global y seguir construyendo un mundo social y ambientalmente justo, igualitario y solidario.

Un beso enorme,

Fdo. La familia, sus amigas/os y compañeras/os de Ecologistas en Acción y de todos los mundos políticos y sociales que le querían que son muchísimos.

Retazos de semblanza

Aceptar la muerte es vivir la vida.
Para morir como ha muerto Ramón, hay que haber vivido antes.

Dignidad.
Libertad.
Rabia.
Lucha.
Esperanza.
Cooperación.
Tesón y esfuerzo.
Comunidad.
Amor.
Todos son sinónimos de vida. Todas son prácticas de Ramón.

¿Cuántas veces hemos oído o leído a Ramón ponerle fecha de finiquito a una burbuja financiera o, con más altos vuelos, al capitalismo?, ¿cuántas una valoración esperanzadora del devenir de los movimientos sociales o antisistema, como le gusta decir? Con ello Ramón nos ha estado contagiando de su apuesta por la vida.

El capitalismo es la muerte violadora de lo vital. Los movimientos sociales queremos ser la lucha por la vida, la esperanza en devolver a la muerte a su sano lugar, al motor del cambio en el fluir de la existencia.

Movimientos sociales versus capitalismo es la diferencia entre el bien vivir y bien morir, y la mala vida.

¡Que la muerte violadora, la mala muerte, no contamine la vida! La muerte en forma del neoliberalismo ecocida y genocida. La muerte disfrazada de patriarcado. La muerte de las falsas independencias y purismos imposibles. La muerte que trae el totalitarismo. La mala muerte de Bruselas y Wall-Street, de las bombas que caen sobre un planeta de metrópolis en crisis.

Vivir como Ramón es hacer crecer la vida, aunque nos vaya la salud en ello. Vivir es interrelacionar lo diverso que lucha contra la muerte violadora, contra la OTAN, contra la Unión Europea, contra el Fondo Monetario Internacional, contra el individualismo estúpido…

Ramón nos ha enseñado a muchos a dialogar en asamblea, a primar los procesos y los grupos humanos, sin olvidar las ideas y la acción; a construir poder compartido, emancipatorio. A crear un mundo donde quepan muchos mundos.

Cuando Ramón se retiró del primer plano del tejido de redes de vida con hebras de nuestra diversidad, se quedó fregando platos, haciendo turnos de barra, pegando carteles, y cocinando lentejas o pesto (¿solo comen eso en Barquillo?). O desentrañando la complejidad del poder a sus compas al aroma de una taza de té. Y, claro, escribiendo mapas para transformar la realidad. Así, no solo nos lanza sus ideas como faros en la niebla, sino que nos preña de su coherencia viva.

La vida habita entre límites. Vivir es ver, como él nos enseña, los límites del crecimiento y la acumulación. También los límites del poder opresor. Y aceptar los límites colectivamente e individualmente es ser más libres, más dignas.

Vivir es celebrar la vida con la vida: con Ana; con esa familia de la que, lo que más sabemos, es que se quiere mucho; y con esa otra familia incompleta, diversa, inconforme, rebelde e imperfecta de la que forma parte, los movimientos sociales. Y celebraciones ha habido y habrá muchas. Unas pausaditas alrededor de una mesa de madera, otras con una pata de jamón y, las más, en Barquillo, Pelegrina, La Dragona, La Maloca, San Blas o Lavapiés. Porque vivir con sencilla alegría también es desafiar al poder. Y Ramón es alegría.

La vida solo es vida cuando es libre, pero libre en interdependencia, no en ilusoria independencia.

La vida rabiosa que no se conforma.

Vida es sinónimo de evolución, de cambio sin fin, de transitar por el pacifismo, la autonomía y el feminismo. De hacer camino por el urbanismo, la okupación o la antiglobalización. Hasta amalgamar todo ello en una suerte de ecologismo social que a muchas nos gusta llamar ecorramonismo.

Y vida es riesgo y compromiso. Es dejar la seguridad funcionarial por la red, incierta a ratos, de los vínculos en una sociedad precaria. Es llevar el discurso pacifista también aquí, a nuestro particular conflicto vasco. Es no moverse cuando lo que toca es mantener la posición. Es ser insobornable ante el monocultivo agrotóxico del pensamiento único.

Y ahora que su vida ha llegado al final, Ramón nos ha hecho sus últimos regalos: un libro-brújula en la noche que nos acecha; el de poder mostrarle nuestro amor antes de que él ya no lo pudiera recibir; y sobre todo, el de enseñarnos cómo llevar la vida hasta la muerte.

Carta de despedida de Ramón Fernández Durán

Después de recaer por segunda ocasión en una dura enfermedad, Ramón Fernández Durán decidió abandonar el tratamiento para despedirse de la mejor manera posible de la vida y de sus gente querida. A principios de abril envió una larga Carta de Despedida, en la que, con suma lucidez y entereza, explica además de las razones de su decisión, sus ideas y pensamientos en torno a las derivas del Capitalismo Global.

PDF - 292.6 KB
Carta RFD

"La Quiebra del Capitalismo Global: 2000-2030" de Ramón Fernández Durán

Habrá quien califique este libro como pesimista pero, en realidad, lo que pretende es prepararnos para el comienzo del colapso de la Civilización Industrial. Un colapso que va a llegar como consecuencia de la crisis global y multidimensional que vivimos, caracterizada por el caos sistémico, la ruina ecológica y las guerras por los recursos. El inicio del fin de la energía fósil está en el corazón de esta crisis, que acarreará una ruptura histórica total. En definitiva, hablamos de La Quiebra del Capitalismo Global : 2000-2030, como primer paso del largo colapso de la Civilización Industrial, que seguramente durará dos o tres siglos.

Este texto es una versión más completa y actualizada de otro con el mismo título que se hizo público en 2010 en versión electrónica. Y el texto es también el capítulo introductorio, que sintetiza las principales tesis de un libro bastante más amplio en el que Ramón Fernández Durán lleva trabajando los últimos años y con el que se despide. Este texto culmina su riquísimo legado político e ideológico. Dibuja, desde una realidad muy compleja y transitando por terrenos complicados, la esperanza de que el ser humano alcance la paz con el planeta y sus congéneres.

«Tendremos pues dos escenarios extremos posibles a partir grosso modo de 2030. Un colapso caótico, brusco y humanamente brutal, o un decrecimiento “más suave”, ordenado y justo, siendo lo más probable una compleja y conflictiva interacción entre ambos, dependiente asimismo de la situación diferencial de los distintos territorios y sociedades a escala planetaria. Es decir, diferentes grados de “Barbaries” junto con distintos grados de “Socialismos Ecológicos y Antipatriarcales” (¡si es que se logran alcanzar!), con toda la amplia gama intermedia que ya hemos resaltado, conviviendo de forma muy complicada entre sí. Lo más probable, al día de hoy, con las tendencias en curso, es que predominen los escenarios de “Barbarie” sobre los otros. Pero sería una “salida” hacia delante de la especie en gran medida suicida, pues podría estar en juego su propio futuro sobre el planeta Tierra, al comprometer el porvenir de una gran parte de la misma (en el caso más extremo de crisis aguda nuclear, bacteriológica o transgénica). Pero para transitar en otra dirección, es decir, para que no lleguen a plasmarse escenarios de esa naturaleza, deberíamos ir caminando hacia el fin de la Guerra y la Violencia como forma determinante de las actuales relaciones intraespecíficas, y elementos claves de la fuerza del patriarcado y de la desigualdad social existente. Unas relaciones de las que se benefician prioritariamente unas minorías sociales mundiales (unas elites en muy fuerte crisis entonces, probablemente), unas considerables “clases medias” (en ese momento ya en importante desintegración), pero también en mayor o menor grado la mitad masculina del Homo sapiens a escala global, que ejerce no sólo una mayor o menor explotación, sino en muchos casos la violencia sobre la otra mitad: las mujeres del mundo.» - Ramón Fernández Durán

Título : La Quiebra del Capitalismo Global : 2000-2030. Preparándonos para el comienzo del colapso de la Civilización Industrial
Autor : Ramón Fernández Durán
Editorial : Libros en Acción, Baladre y Virus.
Formato : Rústica con solapas y papel reciclado, ecológico y sin cloro, 100%. 14 x 22 cm. 126 páginas
ISBN : 978-84-936785-7-9
Mes de edición : marzo de 2011
PVP : 10 €
Más información: en ecologistasenaccion.org

JPEG - 96.5 KB
Portada del libro
PDF - 497.4 KB
El inicio del fin de la energía fósil

Fuentes

- La Explosión del Desorden... El blog sobre Ramón Fernández Durán
- Ecologistas en Acción. Retazos de semblanza
- Ecologistas en Acción. El inicio del fin de la energía fósil: una ruptura histórica total
- CGT Rojo y Negro. Carta de despedida de Ramón
- CGT Rojo y negro. "La Quiebra del Capitalismo Global: 2000-2030"
- Blog Estoy descentrado

Portafolio

Ramon
Doc: JPEG
Peso: 55.7 KB
Res: 368x512 px

Más noticias relacionadas en Nodo50
Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: info.nodo50.org/4018