Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

Entrevista a Jean Marc Rouillan: "Todo el mundo que cree que Puig Antich era inocente se equivoca y va en contra de sus convicciones"

Domingo 21 de junio de 2015. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

Fuente: Alasbarricadas

Por Miquel Toll

Jean Marc Rouillan, nieto de una catalana, formado por el maquis y la FAI del exilio en Touluse. Anarquista de formación, ex-pistolero de profesión y de vocación, un poco poeta, como muestran los últimos libros que ha publicado. Jean Marc siempre repite una palabra muy característica que dice con un tipo de cuchicheo afrancesado y una sonrisa nostálgica: la "autonomía", clara alusión a la praxis revolucionaría de los 70’s y 80’s.

JPEG - 140.3 KB
Jean-Marc Rouillan, ex-militante del MIL, los GARI y Action Directe / Toni Ferragut

Con una biografía de película, Jean Marc empieza la militancia armada en el MIL, actuando en Cataluña y Francia, y con la triste experiencia de contemplar con sus propios ojos como detienen Salvador Puig Antich. Sin conformarse con esta detención y previsible condena a muerte, nacen los GARI en Francia con un objetivo claro: hacer ruido internacional para evitar la muerte de los compañeros detenidos. De las cenizas de los GARI y las influencias otros grupo armados nace en Francia Action Directe que se conecta rápidamente con la lucha otros grupos armados como la RAF. Grupos de acción, como diría Garcia Oliver, los reyes de la pistola obrera que resucitan Durruti, Ascaso y el pistolerismo obrero cinco décadas después. Detienen Jean Marc el 1987. 20 años de prisión, muchas experiencias a la mochila, una mente despierta y analítica y una conexión sentimental con Cataluña y Euskal Herria, lo convierten en una persona más que interesante para compartir puntos de vista de la situación política y social actual. Después de acabar la entrevista, me comenta que le gustaría venir a vivir en Cataluña o a Euskadi. ¿Cuándo? le pregunto. Cuando sean independientes, el primero de los dos que lo consiga, río. Y añade “no seré nacional español después de los crímenes franquistas y postfranquistas. No quiero saber nada de la Constitución ni la Monarquía.”

¿Qué lectura haces de la situación política en Cataluña y en el estado Español?

La situación es muy interesante desde un punto de vista revolucionario. Ahora mismo hay muchos frentes abiertos como por ejemplo la liberación nacional, las formaciones políticas emergentes… que se traducen en nuevas formas de organización popular. Tenemos que entender que aquí hay una base política organizada históricamente y que hace posible estos procesos, impensables en el caso por ejemplo de Francia.

Pero aquí todavía arrastramos la losa del franquismo

Es verdad. La transición ha sido la perpetuación del régimen franquista bajo la careta de la democracia. La burguesía preparó la transición porque no quería que pasara como la Revolución de los Claveles en Portugal. Todos sabemos que la monarquía fue un asunto de Franco, no del pueblo, y el gen franquista no ha cambiado. Ahora se reprimen pueblos enteros como Euskal Herria en nombre de la Constitución, se cierran medios de comunicación, se persiguen periodistas y activistas también con esta Constitución. Son muchos crímenes políticos acumulados en nombre de esta Constitución. Esto para mí es uno de los motivos que hacen tan golosa la liberación nacional. Básicamente para enviar a la mierda a la constitución y a la monarquía.

¿Qué piensas de la vía electoral que toman las formaciones emergentes?

Pienso que los revolucionarios tenemos que aprovechar esta situación. Se trata de producir contradicciones al poder institucional. Ahora mismo es un momento de inestabilidad de las clases dominantes y por lo tanto tenemos que procurar poner sobre la mesa las cuestiones revolucionarias. Que se abra la posibilidad de liberar nacionalmente Cataluña provoca muchos conflictos y contradicciones entre la clase dominante y es en este proceso cuando el pueblo se empodera y gana autonomía. Se tienen que anteponer criterios de estrategia y táctica.

La insurrección de Barcelona del 36 hay gente que piensa que cayó del cielo. Pero sabemos que no fue así. Los compañeros de la FAI y la CNT cogieron en su momento vías muy particulares para poder llegar a una situación propicia. Jugaron un papel clave tanto en la II República como en el Frente Popular del 36. Cuando estalló el golpe militar el pueblo sabía que la CNT y la FAI estaban allá.

Desde mi visión exterior y con una vinculación sentimental particular hacia esta tierra, veo que el momento que atraviesa Cataluña es histórico y muy importante. A veces creo que los compañeros libertarios y revolucionarios no se han dado cuenta del papel vital que pueden jugar en este momento.

¿Cuál es este papel?

No quiero dar lecciones a los compañeros, quiero simplemente que se hable de la cuestión y que se coja un papel activo. Lo que no vale es no querer mojarse por divergencias con el método. Está bien que haya elecciones y referéndums. Si estos no funcionan, pues perfecto, entonces tenemos que estar presentes para hacer evidente la contradicción, puesto que estas contradicciones son las que nos dan fuerza.

¿Cómo hemos pasado de la lucha armada de los 70 a los 80 a hacer candidaturas electorales?

No nos engañamos, la lucha armada sigue pero desplazada del continente europeo. Es una obviedad que el proletariado más reprimido se encuentra en otros países, que las potencias mundiales denominan el “tercer mundo”. Ahora el reto que tenemos es como conectar las luchas, puesto que si el mundo está globalizado la revolución también lo tendrá que estar.

Hablando de lucha armada, ¿cómo ves el proceso de desarme de ETA?

Uf, es un proceso unilateral de un Estado español que se dedica a chafar un pueblo. Básicamente se produce por el poco protagonismo que ha tenido ETA en los últimos 10 años. Esto facilita este linchamiento. El tiempo y las circunstancias han cambiado, y no se puede ni se podía seguir del mismo modo. Si no hay un salto cualitativo en el proceso de paz tendrá un resultado desastroso por Euskal Herria, puesto que los presos se quedarán en la prisión. A mí me gustaría aclarar que los presos no son tan sólo de ETA, son los presos de toda la historia combatiente y radical de este país. Se tiene que entender que dentro del saco de ETA en que mete el Estado a cualquier oponente, se encuentran militantes otras corrientes ideológicas como anarquistas o trotskistas, y me sabe mal que la respuesta de solidaridad quede reducida a la izquierda abertzale. Se necesita una unidad popular para poder sacar los presos.

Haciendo un poco de memoria histórica, tú estuviste presente en la detención de Puig Antich. ¿Qué salió mal aquel día?

Todo, todo salió mal. Aquel día Cri Cri –Jean Claude- y yo teníamos una cita con el Petit –Santi Soler– y nos habíamos quedado en Barcelona con Puig Antich, a pesar de que sabíamos que teníamos la Brigada Político Criminal detrás nuestro. Nos quedamos porque teníamos que ayudar otros compañeros a marchar. Aquel día tuvimos problemas mecánicos con el coche y llegamos tarde a la cita. Al llegar, el Petit estaba en la acera ante el bar y Puig Antich bajó a comprar tabaco mientras nosotros hacíamos una vuelta con el coche para asegurar la zona. Fue en aquel momento que todo de policías, los rodearon y se empezaron a disparar tiros. Al bajar del coche y coger posición apuntando detrás de los arbustos, pude ver un cuerpo a tierra extendido, que supuse que era de un policía.

¿Hay fuentes que afirman que no fue Salvador el autor de los disparos?

Cri Cri traía dos pistolas, yo traía dos pistolas y Salvador también traía dos. Todavía recuerdo las suyas: una de fabricación alemana y una Star. Habíamos hablado muchas veces y Puig Antich era uno de los que afirmaba que en caso de detención se enfrentaría a la policía. No era ninguna consigna del MIL –Movimiento Ibérico de Liberación-, era una opción personal y Puig Antich la había tomado. Hay quién dice que es inocente y yo ignoro si fue él precisamente el autor de los disparos que mataron el policía. Eso sí, en todo caso y lo dudo bastante, si es inocente lo fue por casualidad. La pistola Star, era una pistola muy poco segura, que en aquellos tiempos usaba la policía armada –los grises- y que enseguida se disparaba y lo hacía en forma de ráfagas. Yo creo que esto es el que pasó.

Así que Puig Antich no es inocente

Todo el mundo que cree que Salvador es inocente se equivoca y va en contra de sus convicciones. Los compañeros del MIL íbamos siempre armados y todo el mundo estaba muy seguro de disparar a la policía. Lo había hecho Oriol Sugranyes, Jordi, yo mismo… todos nos enfrentamos en un momento u otro a la policía. Yo creo que Puig Antich decidió hacer una resistencia individual y disparó, como todos habríamos hecho.

Para acabar. En este último tiempo has hecho un cambio ideológico del anarquismo al marxismo.

Yo venía formado por la FAI del exilio y los compañeros del maquis, por lo tanto era anarquista de formación. A mí si me dicen que soy comunista, pues lo soy. Si dicen que soy anarquista, también. Y si el Estado dice que soy terrorista, pues soy terrorista. No me importan los encuadres que me ponen. Yo voy por el camino de la autonomía y de la conciliación práctica entre diferentes posturas ideológicas.

Mientras los posicionamiento no sean dogmáticos, se pueden crear sinergias potentes. Y esto es el que pasó con los grupos autónomos de los 70 y 80. He encontrado muchos presos de ETA en la prisión que son anarquistas. En la RAF -Fracción del Ejército Rojo- también he encontrado compañeros anarquistas. Mario Moretti, fundador de las Brigadas Rojas, en el momento del secuestro de Aldo Moro, explica que los militantes eran trotskistas y anarquistas. Son muchos los casos que hemos trabajado juntos porque hemos coincidido en una estrategia conjunta. Yo hace tiempo que arreglé mis contradicciones internas y rehuí del dogmatismo y el sectarismo. Hoy en día los purismos ideológicos están acabados. Se tiene que partir y trabajar buscando puentes de unidad.

Más noticias relacionadas en Nodo50
Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: info.nodo50.org/5544