Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

Chicho Sánchez Ferlosio, a contramuerte

Viernes 1ro de mayo de 2009. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

poeta, anarquista, cantante, filósofo

Rafel Vetusto - Diagonal

Chicho abandonó pronto la canción protesta para desarrollar un repertorio insólito. Estuvo en pie mientras su cuerpo aguantó y construyó una biografía hecha de tabaco, amistad, ironía y compromiso. ¿Es posible mantener la fascinación por lo que nos rodea, la mirada limpia de la infancia, que dicen, la capacidad de asombrarse por lo cotidiano?¿Profundizar al mismo tiempo en las herramientas –la lógica, el lenguaje– que nos permitan adentrarnos más y mejor en lo desconocido, convertir la vida en un juego infinito que se renueve a cada instante porque todos estén llenos de sentido?

JPEG - 48.7 KB

Cuestiones de este tipo se nos plantean al asomarnos a la fascinante personalidad de José Antonio Julio Onésimo –Chicho– Sánchez Ferlosio .

Recordamos aquí al hacedor y tañedor de canciones cargadas de razón y sensibilidad, al artista insobornable que jamás se mostró sumiso al espectáculo. Muy pronto alejado de la cansina figura del ‘cantautor’, Chicho se interesó más por la interpretación que por la autoría.

Adaptó canciones ajenas y tradicionales que hizo propias a la vez que anónimas. Cultivó todos los palos, todos los ritmos y estilos. Por influencia de su familia materna se aficionó a cantar en italiano y durante sus tiempos de estudiante en Salamanca conoció los aires sudamericanos que junto a la música tradicional española forman el sustrato musical sobre el que construyó sus canciones.

Compuso decenas memorables y memorizables que nunca mostró interés en grabar, pero que interpretaron todo tipo de artistas. Quilapayún, Víctor Jara, Joan Baez, Soledad Bravo o Rolando Alarcón las difundieron por el mundo.

Y sobre todo las cantó y las canta la gente sin saber quién las escribió, hecho que representa la mayor gloria a la que puede aspirar un poeta. Chicho Sánchez Ferlosio nació el 8 de abril de 1940 en Madrid, y falleció en la misma ciudad el 1 de julio de 2003. En un texto que redactó para acompañar el estreno de Mientras el cuerpo aguante, tal vez porque en la película no se hacían muchas referencias a su propia vida, escribió: “Sobre Chicho Sánchez: Nací en 1940. En el colegio nunca aprobé a la primera y repetí sexto curso. En 1960 me casé. En 1961 estuve preso por primera vez por una blasfemia que encima no fue verdad. En 1962 me enrolaron en un importante grupo de gente armada, cuyos jefes me obligaron a cruzar el estrecho, me llevaron al Sáhara y me impusieron sus métodos y objetivos durante más de un año, hasta que por fin me licencié como mis compañeros con mi cartilla militar.

En 1964 murió ahogado mi primer hijo: iba para cuatro años. En 1966 nació mi segundo hijo y murió mi padre, a causa sobre todo del tabaco; tengo el buen recuerdo de que se reconcilió con todos moviendo la cabeza cuando ya no podía hablar.

En 1968 nació mi única hija. Acabábamos de volver mi mujer y yo del mayo francés, donde pienso que hubo menos imaginación de lo que se dijo después. En 1970 fuimos los cuatro a la India en furgoneta, cinco meses viajando: aún no comprendo cómo salvamos la piel, con la inconsciencia que llevábamos. En 1973 nos separamos Ana (mi mujer) y yo, por causa mía en un 90 por 100 (ignorancia, egocentrismo, incomprensión).

En 1975 nació mi hijo Pablo, que sobre todo por errores y negligencias de al menos tres médicos quedó con parálisis cerebral: ahora lee, escribe y se desenvuelve bastante bien. En 1977 murió mi hija de resultas de una caída de caballo. He cultivado algo de matemáticas (teoría de números, topología), lingüística (fonética a través de las sílabas), canto y poesía; trabajado de corrector de imprenta, de estilo, traductor, redactor publicitario, conserje de hotel (nocturno), camarero; y he descubierto unos cuantos juegos matemático-visuales y magnéticos. He pertenecido al PCE, FLP yPCE (m-l): el mejor fue el segundo (que ya no existe) porque tenía en cuenta la naturaleza humana o, si lo prefieren, el estado de nervios que atravesamos, y no para utilizarlo pragmáticamente, sino para profundizar en él y modificarlo en lo necesario sin violentarlo”.

Con el paso del tiempo, disconforme con el autoritarismo burocrático de los partidos comunistas, Chicho fue acercándose al anarquismo, siempre a su manera heterodoxa.

Su colaboración en la película Buenaventura Durruti, anarquista, de Jean-Louis Comolli y Els Joglars, representa la culminación de este acercamiento. El magistral cancionero de Durruti (una lástima que no se llegase a grabar en condiciones), pero también la presencia imponente de Chicho, dotan de vida al documental.

Los amigos de Chicho acaban de publicar un libro, De Chicho Sánchez Ferlosio. Canciones, poemas y otros textos (Hiperión), que recoge la dispersa lírica ferlosiana. Con expectación se aguarda la inminente edición de material audiovisual inédito.

Así quiero seguir, en mi
forma incompleta,
un oscuro cantor
y aprendiz de poeta,
Perogrullo inventor,
Perogrullo profeta,
filósofo irreal a quien
nadie respeta.

¿Para qué definir a quien no se define? A fuerza de no ser, no he sido ni en el cine. Pero al poder del mundo no esperéis que me incline mientras el cuerpo aguante y el cuento no termine.

::Fuente: Rafael Vetusto - Diagonal
GIF - 5.8 KB

Coplas y canciones a contratiempo

Rastrear la discografía de Chicho Sánchez Ferlosio es una tarea condenada al fracaso: la mayor parte de su obra está descatalogada, a la espera de una necesaria reedición.

R. V.

No espere hallar aquí el señor consumidor una guía de compra al uso. La propia naturaleza del producto, la exigua y dispersa colección de canciones que Chicho Sánchez Ferlosio accedió a registrar, lo impide cabalmente. Valgan más bien estas notas como guía de escucha, como registro de una obra descatalogada. Sólo la reedición en CD de A contratiempo se puede encontrar hoy, con suerte, en alguna tienda de discos. Sin embargo, gracias a quien corresponda, toda esta música está disponible en la red.

Spanska motståndssånger [Canciones de la resistencia española]. Tras grabar las canciones en un magnetófono casero, Chicho le entregó la casete resultante al escritor Alfonso Grosso. Éste la llevó a Estocolmo y allí fue editado el LP.

El nombre del autor fue “silenciado por razones de seguridad”, tal y como se lee en la galleta del disco. Este anonimato contribuyó a la creencia, que pronto se hizo general, de situar el origen de las canciones en la Guerra Civil. Al calor de las huelgas de Asturias, Chicho compuso una parte esencial del cancionero de la resistencia antifranquista.

Las Coplas del tiempo, Los gallos, La paloma, se cantaron y se cantan desde entonces en universidades y boliches.

A contratiempo. Chicho Sánchez Ferlosio nunca se sintió satisfecho de sus discos y éste no es la excepción, aunque podría haberlo sido. Estimulado sin duda por la participación de su amigo Agustín García Calvo, Chicho construye con tres acordes pasajes de sublime humor metafísico.

Nos agarra del cuello y nos sumerje en un mundo maravilloso de resonancias clásicas. La canción favorita de mi sobrina Cléo es Ni aguantar ni escapar, una letra tan chichesca que no la escribió él, sino su amiga Carmen Martín Gaite.

Coplas retrógradas. Una última joya en forma de single. Dos canciones grabadas en directo, tal cual Chicho las interpretaba en esa época por Malasaña junto con su compañera Rosa Jiménez. Las coplas se adaptan al nuevo formato de dúo y continúan encendiendo chispas en el ánimo y en el cerebro del que las escucha.

Otros. Teresa Cano, en su LP Si las cosas no fueran tan enojosas (1978), interpretó la “Canción adúltera” de Chicho a dúo con él. Ese mismo año el disco colectivo Abolición.

Canciones y textos contra la pena de muerte incluyó “Ejecución pública”, canción de Chicho escrita como respuesta al ajusticiamiento de Puig Antich.

Mención aparte merece la colaboración entre Chicho y Alberto Pérez. Juntos compusieron las letras de una veintena de canciones recogidas en dos discos del músico de Sigüenza: Sobre la pista (1990) y Tiempo de baile (1999). Con humor y pasión fueron capaces de crear una letra para cada ritmo, del chachachá al swing.

Otro músico muy vinculado con Ferlosio es Amancio Prada. Tras colaborar con Chicho en multitud de ocasiones, en 2004 le rindió homenaje en Hasta otro día, Chicho Sánchez Ferlosio. La grabación transmite todo el cariño profesado, la devoción podríamos decir. En los textos que acompañan el disco, Amancio Prada glosa la figura de Chicho y cuenta anécdotas que lo describen fielmente: “Chicho ha sido una de las personas más inteligentes y bondadosas que he conocido. Se interesaba por todo, sabía de casi todo. (...) Era elegante en su desaliño, educado y generoso, dulcemente ácrata y benevolente; benevolente en el sentido de querer encontrar el bien, la bondad y el placer”.

:: Fuente: RV - Diagonal

Razón en vuelo

ISABEL ESCUDERO, Poeta y profesora

Debo confesar que Chicho es mi más vivo muerto, mi muerto de cabecera..., pero no porque yo tenga sus escritos sobre la mesilla de noche y los lea y los relea, ni porque cuando llego cansada a mi habitación propia ponga el CD de sus canciones en el equipo. Ni porque mire una y otra vez sus fotografías.

No me hace falta ningún recurso para que se me presente Chicho: porque está aquí, como metido en la cabeza, en el engranaje mismo del pensamiento, a la hora de razonar acerca de algo no sé cómo hace que ese algo se convierte a su vez en un pensar que se piensa a sí mismo. Un pensar suelto que se desentiende de mí y vuela en razón desmandada.

Le siento aquí mismo, en frente o al lado, como un soplo que nos alienta a dejarnos hablar, a dejarnos llevar por los vilanos de las palabras, en ese juego alígero de gracia y gravedad de la razón en vuelo. A veces, ante la sorpresa de alguna adivinanza sabia que brota de palabritas vanas, veo ahí todavía sus ojos chispeantes y le sigo oyendo en el canto de algún pájaro asilvestrado y tozudo, en la alborada de un mundo recién hecho, atento a la sospecha de la falsedad de la Realidad, falsa no sólo por los hechos sino también por sus intenciones, porque pretende ser todo lo que hay. Por tanto, ¡qué puedo yo decir aquí ante esto de que sus palabras vivas se hagan por fin literatura y se le pongan tapas!

¡Que su viva voz –en queja y razón de cualquiera–, quede uncida a los surcos digitales y su vera efigie fijada en las pantallas!...: pues sólo un ruego a los pequeños dioses del Poco Poder: que Chicho, en vida tan reacio a dejarse atrapar por ese trampantojo del AUTOR, siga teniendo ahora la gracia y la inteligencia de antaño para saber escapar de cualquier nueva prisión que –incluso por razones de amor– le echemos encima; y así, lo mismo que ha logrado escapar de su nombre propio y de las dos cifras de su lápida, y seguirnos por los aires hasta aquí mismo tan vivito y coleando, le alentemos nosotros también a seguir viviendo no dándole por muerto, le ayudemos a liberarse de esa cárcel de adentro de la que él salir quisiera.

Así terminaba él, con esta coda, la canción del Romance anónimo de la avecilla:

"...Cárcel tengo por fuera,
cárcel por dentro,
voy vagando y vagando,
puerta no encuentro:
tener no me importara
cárcel por fuera,
si la de aquí adentro,
salir pudiera...” 
Fuente:Isabel Escudero - Diagonal

Chicho enredando

JPEG - 74.5 KB

AGUSTÍN GARCÍA CALVO, Poeta, dramaturgo, filósofo

Como no quiero ni debo darte por muerto, así Chicho te canto y recuerdo:

benditas otras, que a veces
al paso quisieron, o sin querer,
aliviar con una sonrisa
los hierros de la pasión de la fe
y que siguen aún, lo que dure,
jugando a dejar libre y suelto el amor
sin miedo al ceño del Amo,
que está ya mandando hacerlo volver
a la santa pareja y al orden,
y, en tanto que entre el ajetreo y el vaivén
se sigue aún fabricando
versos o panfletos, razón o canción,
bendito entre tantas el Chicho
que se avino en el trance a cantar por mí
y poner mis delirios en solfa,
¡ah, si te pudiera hacer revivir,
querube cetrino, con el repetir
tus tonadas con esta mi ronca voz
y que, al ser cada vez menos tuyas,
más de veras vivieras en ellas tú
con tu maliciosa inocencia!

::Fuente: Agustín García Calvo - Diagonal

Retazos de celuloide

Aunque no tan remiso como su hermano Rafael a aparecer en los medios, lo cierto es que no parece que Chicho Sánchez Ferlosio buscara la popularidad, más bien al contrario. Sin embargo debe de ser el único cantante español contemporáneo que tiene “su propia película”. El documental se filmó improvisando según las indicaciones y ocurrencias de Chicho. Sobre el resultado afirmaba premonitoriamente Trueba en una entrevista: “Creo que la película va a funcionar bien, sobre todo en la generación posterior a la mía”. Naturalmente Chicho no era tan optimista y en la entrevista que concedió a Mondo Brutto en el invierno de 1999 comentaba: “La hice en muy poco tiempo. Realmente fue para aprovechar un celuloide que había (…) pero, bueno, no estuvo mal, se han hecho cosas peores”. RV

Videos

Temas de A contratiempo

Ni aguantar ni escapar - Carmen Martín Gayte - Chicho Sánchez Ferlosio
IMG/mp3/10_-_Ni_aguantar_ni_escapar_de_Martin_Gaite_y_Chicho_.mp3
Romance del Prisionero
IMG/mp3/12_-_Romance_del_prisionero.mp3
A contratiempo - Agustín García Calvo - Chicho Sánchez Ferlosio
IMG/mp3/14_-_A_contratiempo_Carabelas_de_Colon_-2.mp3
Balada de las prisiones de 1968
IMG/mp3/09_-_Balada_de_las_prisiones_de_1968.mp3
Hoy no me levanto
IMG/mp3/08_-_Hoy_no_me_levanto_yo.mp3

Noticia relacionada en Nodo50

:: Chicho Sánchez Ferlosio. Canciones y vídeos

Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: info.nodo50.org/1703