Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

CAUM 50 años

Lunes 14 de febrero de 2011. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

El CAUM, uno de los centros de resistencia cultural antifranquista más importante de España, celebra su cincuentenario. Este martes 15 de febrero a las 19:30 horas tendrá lugar un acto conmemorativo.

Acto del Cincuentenario

Martes 15 de febrero de 2011. 19:30 horas.

- Presentación del Cincuentenario
Rafael Jerez Mir, Presidente del CAUM

- Inauguración exposición:
"50 años de imágenes"

- Actuación informal de
Luis Pastor y Lourdes Guerra

Club de Amigos de la Unesco (CAUM)
Tirso de Molina, 8 1º Izqda. Madrid


"Las paredes que componen el primero derecha de Tirtso de Molina 8, han sido testigos, desde que en 1964 se alquiló el local, de la labor diaria, unas veces callada, otras con mayor resonancia, de un amplio grupo de personas pertenecientes a distintas generaciones, que han intentado convertir el Club de Amigos de la Unesco en un centro de la lucha popular por la cultura, el pensamiento crítico, la libertad, la paz y la justicia.
No siempre ha sido fácil, pero ha tenido sus recompensas. En los tiempos de la dictadura, sometidos a una represión permanente. Posteriormente, intentando seguir siendo un espacio en el que el pensamiento libre y rebelde se enfrente a la ideología dominante, luchando contra la apatía y el desclasamiento en una sociedad cada vez más injusta y opresiva con los desprotegidos.

El club ha sido punto de encuentro y centro de vida social para los desafectos del sistema, antes y ahora, espacio de libertad cuando la libertad ha sido impedida o restringida, foco de pensamiento crítico y rebelde cuando la crítica y rebeldía han sido necesarias, centro de solidaridad y de lucha por la paz, aula de conocimiento. Por ello, en un tiempo sufrió censuras, prohibiciones y cierres, y en otro más cercano, indiferencia y marginación. Pero nunca se rindió (...)"


Breve historia del CAUM

El Club de Amigos de la Unesco de Madrid (CAUM), nacido en marzo de 1961, celebra el aniversario con exposiciones, charlas, seminarios y un ciclo de cine recordando su propio recorrido y el papel que jugó en la “memoria histórica” del franquismo.

JPEG - 96.9 KB
caum1

El 15 de marzo de 1961 se aprobaron los estatutos del Club de Amigos de la Unesco de Madrid, CAUM, y se le inscribió en el Registro de Asociaciones. Así pues, este año cumple su cincuentenario el que sin duda fue uno de los centros de resistencia cultural antifranquista más importantes de España. 50 años en los que no ha dejado de ser, durante la dictadura y tras su finalización, una asociación dedicada a promover la cultura popular, la educación y el pensamiento crítico, y a la defensa de las libertades, la justicia y la paz. Todo ello, sobre todo durante los años de la dictadura, a través de la lucha por la aplicación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, principal origen ideológico del Club. Pocas instituciones similares han alcanzado esta longevidad, pese a las muchas dificultades que ha tenido que atravesar en estos 50 años.

Primero, en la etapa “histórica” del franquismo, sufriendo todo tipo de persecuciones, cierres, suspensiones y censuras. Luego, enfrentándose al olvido de los poderes públicos y a los cambios de una sociedad alienada e insolidaria, siempre potenciando el pensamiento crítico y la solidaridad.

Aunque el Club se legalizó en 1961, en realidad no empezó a realizar actividades regulares hasta 1963 (el primer acto fue una conferencia en enero de ese año de Jorge Luis Borges) y 1964 (año en el que se trasladó a su actual sede de Tirso de Molina 8), etapa en la que acudieron a él un auténtico aluvión de socios. A partir de entonces comenzó una actividad frénica, con actos, conferencias, cursillos y seminarios sobre los más diversos temas y con los más reconocidos especialistas del momento, películas, teatro, recitales y numerosas actividades culturales, además de publicaciones. En este terreno de la edición, tan sólo en 1967 se publicaron (y se distribuyeron) un total de 71.700 ejemplares de distintas publicaciones, la mayor parte emanadas de organismos como la OIT o la propia UNESCO. Destacan los 38.000 ejemplares que se tiraron de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (De este documento, el Club ha llegado a repartir en su historia, y muy especialmente en los años de la dictadura, más de dos millones de ejemplares).

JPEG - 121.6 KB
raimon

Como orientación sobre el tipo de actividades que se desarrollaron y los que colaboraron en ellos, decir que en la última semana de octubre y todo noviembre de 1968, meses cogidos a voleo, se realizaron un total de 19 actos. Cuatro estuvieron dedicados a proyectar diapositivas de arte, que fueron comentadas por los críticos Gaya Nuño y Valeriano Bozal, aparte del entonces que presumiblemente estudiante Luis Figuerola Ferreti (que habló, nada menos que sobre “Toulouse Lautrec y su época”). Se celebraron cuatro sesiones del ciclo “El autor de teatro visto por el crítico”, en el que participaron los dramaturgos Martín Iniesta, Carlos Muñiz, Lauro Olmo y Antonio Buero Vallejo, que conversaron con Alfredo Marquerie, Enrique Llovet, Ricardo Domènech y José Monleón. Además hubo una conferencia sobre “Los usos pacíficos del átomo”, cuatro audiciones musicales (sí, escuchando música de un magnetofón), comentadas por músicos y críticos de la talla de Ramón Barce, Federico Sopeña, Luis de Pablo y Rafael Rodríguez Albert), una charla sobre organismos internacionales (que se hacían cada mes), otra sobre “Madrid, como problema”, que dio Luis Carandell, y cuatro reuniones, con proyección de cortometrajes documentales y coloquio, como todos los actos, sobre “La Olimpiada de México”.


Represaliado por la dictadura fue clausurado en tres ocasiones.

JPEG - 195.1 KB
policia


Pese a lo aparentemente inocuo de la programación, no es de extrañar, conocidos simplemente los conferenciantes, que inmediatamente comenzara la represión sobre el Club y sus miembros. En 1966 se les prohibió la edición de cualquier material impreso, dada la cantidad de publicaciones que repartían, siempre centradas en los Derechos Humanos y otras normativas de los organismos internacionales a los que pertenecía España. Prácticamente desde esa época se les impidió sistemáticamente que realizara actos abiertos al público, obligándoles a que fueran “sólo para socios”, sistema que comenzó cuando en 1965 organizaron la primera actuación en Madrid del pionero de la nova canço catalana Raimon (dos meses y medio antes de la famosa de Económicas de mayo de 1968), que fue prohibida en el Teatro de la Zarzuela, donde se había programado originalmente, y hubo de trasladarse al local de Tirso de Molina, en el que se tuvieron que colocar altavoces en los balcones para que lo escuchara desde la calle la gente que no había podido entrar.

El club fue precintado en tres ocasiones: En enero de 1969 durante tres meses, como consecuencia de un estado de excepción, siendo detenidos varios de sus directivos; en diciembre de 1971 también durante tres meses, y en enero de 1975 (tras una prohibición previa en diciembre de realizar actividades de ningún tipo), en un cierre que duró nada menos que duró 22 meses, coincidiendo con la agonía y muerte del dictador y el primer año de la transición.

JPEG - 127.3 KB
bomba

El 26 de enero de 1980 el club sufrió un atentado de la ultraderecha, que hizo estallar una carta bomba que, aparte de los destrozos consiguientes provocó la ceguera de María Dolores Martínez y la pérdida de una mano de Luis Enrique Esteban, dos de sus directivos.

Pese a todas las trabas, El Club de Amigos de la Unesco de Madrid fue capaz de desarrollar una importante actividad, convirtiéndose, sin duda en el centro de resistencia cultural al franquismo más importante de España. En su momento fue un centro de encuentro, reunión y reafirmación de los españoles que, desde distintas ideologías y puntos de vistas, encontraron en los ideales de los Derechos Humanos y las disposiciones de los organismos internacionales una manera de lucha contra la dictadura y por la libertad. También fue un punto de confluencia de los intelectuales, artistas, pensadores, pedagogos y científicos críticos del momento con unos ciudadanos, su público objetivo, especialmente trabajadores, profesionales y empleados, ansiosos de cambiar la sociedad en la que vivían a través de la cultura como forma de concienciación política y elaboración de ideas alternativas. No en vano entre sus socios y colaboradores se encuentran los nombres más importantes de la cultura española de todos estos años.


Los más importantes artistas e intelectuales han colaborado con el CAUM

JPEG - 116.8 KB
sastre

Sería agotador hacer una lista de todos los que pasaron por el Club, pero baste decir que, aparte de los citados, fueron colaboradores, más o menos asiduos (algunos mucho), entre otros, los novelistas Juan García Hortelano, Antonio Ferres, Armando López Salinas, Ángel María de Lera y Mercedes Soriano; los poetas Gabriel Celaya, José Hierro, Jesús López Pacheco, Luis Felipe Vivanco, José Manuel Caballero Bonald, Carlos Álvarez o Luis Antonio de Villena; los cineastas Juan Antonio Bardem, Carlos Saura, Luis García Berlanga o Basilio Martín Patino; científicos como el biólogo Faustino Cordón, el sociólogo Eloy Terrón (que luego sería presidente del Colegio de Licenciados de España), o el sexólogo Ángel Sopeña; los economistas Ramón Tamames y Pablo Cantó; y una larga nómina de intelectuales, periodistas, actores y pensadores: Tierno Galván, José Luis López Aranguren, Marcelino Camacho, Paco Ibáñez, Raimon, Joaquín Ruíz Jiménez (que, ya en la democracia, fue presidente del Club, cargo del que tuvo que dimitir para ser nombrado Defensor del Pueblo), el Padre Llanos, Fernando Fernán Gómez, Julio Caro Baroja, Pedro Laín Entralgo, Eduardo Haro Tecglen, Victoria Prego, César Alonso de los Ríos, Francisco Rabal… y así hasta una lista infinita. En una relación claramente incompleta, realizada en 1984, se incluían más de 130 nombres de intelectuales de primera línea colaboradores del Club.

JPEG - 148.6 KB
fernan

Acabada la dictadura, el CAUM ha seguido hasta hoy en día, convertido de manera permanente en un foro democrático de reflexión y debate. Y ello pese al cerco hostil padecido, vestigio del crimen que la España republicana sufrió, dedicado intensamente a dar a conocer y hacer comprender la secuela de la tragedia vivida, en trance de olvido: profundas heridas sin tratar, asesinatos, cárceles y exilios, decenas de años padeciendo la orfandad del pensamiento crítico, sometido el pueblo al miedo, arrancado mentalmente de sus raíces sociales, vaciado pavorosamente de su cultura histórico-social y de todo elemento de juicio concerniente al interés popular.

Como un ejemplo mínimo de estas actividades recientes del Club, basta referirse, por ejemplo a la campaña de recuperación de la memoria histórica que realizó en 2006 y 2007, continuada en años posteriores. Se celebraron 25 conferencias, seminarios y debates, con la participación de 62 conferenciantes, grabándose todas ellas y quedando a disposición de los socios y quienes las quieran consultar en la nueva página web que se inaugurará precisamente ahora, con motivo del cincuentenario.

Igualmente se publicaron 27 “Cuadernos” (Colección de textos sobre diversos temas culturales, educativos y políticos que el club viene editando mensualmente y reparte entre sus socios desde los años 90, de los que en estos momentos hay más de 300 títulos en catálogo).

Portafolio

caum
Doc: GIF
Peso: 290.9 KB
Res: 907x1644 px
actos
Doc: JPEG
Peso: 134.2 KB
Res: 646x341 px
listado_socios
Doc: JPEG
Peso: 850.7 KB
Res: 818x1061 px
declaracDH
Doc: JPEG
Peso: 44 KB
Res: 243x388 px
concentrac
Doc: JPEG
Peso: 58.5 KB
Res: 387x267 px
caum2
Doc: JPEG
Peso: 180.9 KB
Res: 311x430 px
prohibic
Doc: JPEG
Peso: 159.1 KB
Res: 437x623 px

Documentos adjuntos

Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: info.nodo50.org/3837