Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

Música y política: ¿nunca habéis tenido la sensación de que os han estado engañando?

Martes 6 de noviembre de 2012. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

Fuente: Nos toca capítulo dos – Madrid

"Ever get the feeling you’ve been cheated?" (Johnny Rotten en el último concierto de los Sex Pistols)

Recopilación de N50 de diversas iniciativas y debates que se están dando en torno a la música y la política (como el Nos toca de Madrid, el debate en IN-EDIT y un texto del blog Muro de Sonido), y retomando algunas grabaciones verdaderamente clásicas (Tijuana in Blue en Plàstic, el imprescindible Evaristo y los Sin Dios).

Manifiesto original

Después del anuncio de Levi’s con música de los Clash, del spot de MTV con Ramones y de Johnny Rotten anunciando mantequilla.

Después de Rage against the Machine, Ska-P y la gira de reunión de Refused.

Después de las detenciones de Teddy Bautista y de Kim Dotcom.

Después de que algunos indies descubran que pueden lucir el logo de Creative Commons en sus dicos y cobrar igual (o más) de la SGAE como si nada…

¿Qué hay después de la canción protesta de la Transición y del punk-hardcore de Crass, Fugazi o Sin Dios? ¿Podemos hablar de música y anticapitalismo? ¿es el crowfunding una verdadera alternativa? ¿el anticapitalismo está en las letras combativas, en los contratos que se firman, en el precio de los discos o en estar fuera (o incluso dentro) de las entidades de gestión?

Finalmente… ¿fue anticapitalista John Cage? ¿lo es Calle 13 ? ¿lo son ambos? ¿ninguno?

Como dijo Rotten en el último concierto de los Sex Pistols… ¿no teneis la sensación de que os han estado tomando el pelo?

Por todos estos temas y mucho más queremos convocaros el domingo 18 de noviembre a un debate sobre anticapitalismo y música como previo al festival “Nos toca”, en Enclave de Libros c/Relatores nº 16 a las 18h.

Y el 29N nos vemos en los conciertos.

Nos toca - Capítulo 2 Madrid


[...] ¿Pero puede la música servir para politizar? Según Lenore, “nunca la música por si sola va a politizarte, eso tiene que venir del entorno social o familiar en el que te mueves. La música acompaña a la sociedad y refleja más que lidera”.

“Los medios de derechas usan el prototipo de artista comprometido para cuestionar la vertiente política y descalificar. Es más difícil ser coherente estando insertado en un sistema en el cual no crees que serlo estando en un sistema en el que si crees”, argumentó el periodista. Para Faura, algunos iconos, como el vocalista de U2, han provocado que la figura de artista comprometido haya derivado en una parodia: “Bono, con sus causas nobles, ha desacreditado la función comprometida del artista. Todo el mundo sabe que es parte de la promoción”.

Y buena parte de la culpa de que así sea es del individualismo que ha potenciado la industria musical: “En una revista puedes encontrarte diez entrevistas a artistas de reggae pero no un reportaje de la situación social en Jamaica que da origen y explica esta música”, señaló Lenore. En este aspecto difieren otras culturas, donde la experiencia musical está concebida como algo grupal. “En muchas culturas africanas la palabra música no existe porque no hace falta, la música lo impregna todo”, dijo Lenore. A lo que añadía: “La prensa musical ha fomentado el ‘tú eres especial porque escuchas esto’, cuando en otras culturas lo importante es compartir, escucharlo colectivamente”.

Según Lenore, tiene mucho más calado político una fiesta rave o un jolgorio musical en un gueto: “Ocupar un espacio muerto y convertirlo en algo vivo unos días, ¿qué puede haber más político que eso? Lo mismo sucedía cuando los panteras negras iban a un concierto de free-jazz o de James Brown como un proceso de empoderamiento frente a los blancos. Cuando los miembros de un gueto se juntan para bailar me parece un acto político con mayúsculas”. La relación que se establece en este tipo de actos es horizontal, con una interacción entre los individuos que lo componen, lejos de la relación vertical que distingue, por ejemplo, los grandes conciertos de rock. [...]

“Nunca la música por sí sola va a politizarte”


[...] El pasado domingo fallecía George McGovern, el que fuera candidato a la presidencia de EEUU en 1972 y protagonista de la más apabullante derrota que jamás ha padecido cualquier candidato a la Casa Blanca.

El senador por Dakota del Sur logró el 37% de los sufragios, venciendo solo en dos circunscripciones: Massachussets y el Distrito de Columbia (Washington DC). Años más tarde, el ganador de aquellas elecciones, Richard Nixon, se convertía en el primer presidente de EUU en pisar suelo chino. A su llegada, le preguntaron si había visitado antes un país comunista, a lo que respondió: “Sí, he estado en Massachussets”. Con un candidato a la vicepresidencia con serios problemas mentales y un apócrifo lema que rezaba “amnistía, aborto y ácido”, McGovern cosechó un sonoro fracaso, debido a lo que Hunter S. Thompson, que le siguió durante aquellas semanas, calificó como “una campaña de los 60 llevada a cabo durante los 70”.

El viejo George, que en uno de los últimos mítines, cuando ya sabía que estaba todo perdido, le espetó a un seguidor de Nixon un memorable “bésame el culo”, que se ha convertido en leyenda urbana y casi sorkiniana para generaciones de norteamericanos, fue el primer político en aglutinar al mundo del rock. A su favor se celebraron los primeros conciertos protagonizados por músicos pidiendo el voto para un candidato. Carole King, James Taylor, Quincy Jones o Simon & Garfunkel actuaron para McGovern, quien estaba convencido que la reciente ley que rebajaba la edad para votar de 21 a 18, sumado al incondicional apoyo de los jóvenes le otorgaba una ruidosa ventaja ante la mayoría silenciosa de su contrincante. [...]

Muro de Sonido


Tijuana in Blue entrevista en TVE


Entrevista a Evaristo (La Polla)


Entrevista a Sin Dios

Más noticias relacionadas en Nodo50
Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: info.nodo50.org/4842