Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

Los Pueblos con Venezuela, alimentación para el pueblo, sólo en revolución

Domingo 6 de septiembre de 2015. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

Fuente: Los Pueblos con Venezuela

Una de las matrices que intenta instalar el entramado político –formado por medios, ONG y políticos del régimen– en el ámbito internacional es que Venezuela está al borde de un «caos humanitario» y que la gente pasa hambre. Incluso el conflicto en la frontera se lee con ese prisma.

En su análisis, la derecha internacional no explica por qué miles de colombianas y colombianos –sólo en lo que va del 2015, más de 120.000, la mayoría en extrema pobreza– están migrando a Venezuela. Si aquí hay tanto caos y hambre, ¿por qué no sucede al revés?

Al menos 5,6 millones de personas de nacionalidad colombiana viven en Venezuela, la amplia mayoría en paz y sana convivencia con venezolanos y venezolanas, con quienes comparten familia. Casi todas pertenecen a sectores populares desplazados por razones económicas y por la guerra interna en Colombia. En la frontera bajo control paramilitar, muchos son utilizados por organizaciones delictivas. Las bandas criminales cobran «protección» a las familias y utilizan a muchos de sus integrantes como mano de obra en sus negocios: de tráfico, contrabando, prostitución e incluso de acción político-militar. Aun así, la mayoría de los casi 6 millones de colombianos y colombianas prefiere no volver a Colombia, donde la represión, el desempleo y la pobreza corren sin solución desde hace muchos años.

A fines del siglo XX, el escenario era similar en Venezuela. El Caracazo fue una insurrección popular contra el hambre, la miseria y las políticas neoliberales del FMI, que mostró al mundo la verdadera cara de este país lleno de petróleo, entregado a los EEUU. Más de tres mil personas fueron asesinadas mientras se disputaban algunos de los bienes disponibles en el mercado, pero inaccesibles a sus billeteras. Son muchos los testimonios gráficos de la época que cuentan que la gente comía harina para perros, y más de una madre, en vez de leche, le daba el agua de la pasta a su bebé. Alimentación, un derecho humano.

Desde que el pueblo eligió por voto popular a Hugo Chávez en diciembre de 1998, la alimentación comenzó a ser tratada como un derecho humano. En un país devastado, con 13,8% de subnutrición, la política del Gobierno chavista –que continúa hasta hoy, incluso con el valor del petróleo a la mitad– ha permitido una reducción del hambre a 2,4%. En la actualidad, el 97% de las venezolanas y los venezolanos accede a tres comidas diarias. Mientras en la Cuarta República uno de cada cinco venezolanos tenía hambre, ahora el 96% de la población consume diariamente proteínas de origen animal: leche, carnes y huevos.

En revolución, se ha reducido un 62% el déficit de desnutrición infantil, que pasó del 8 al 3,37%. Esto dio como resultado que la talla promedio de las niñas y niños menores de 7 años haya aumentado 1,8 centímetros.

En 2013, el organismo encargado de la alimentación en la ONU, la FAO, entregó un reconocimiento a Venezuela como uno de los países que más esfuerzo ha hecho en el mundo para acabar con el problema del hambre. Además, en 2014 creó un programa internacional contra el hambre al que llamó «Hugo Chávez Frías».

Maduro recibe premio de la FAO por lucha contra el hambre: https://www.youtube.com/watch?v=SSO5Uw0NOZ0 Plan de erradicación del hambre de la FAO se llamará Hugo Chávez: http://www.telesurtv.net/…/Plan-de-erradicacion-del-hambre-… Según la FAO, Venezuela tiene la red de distribución de alimentos más amplia del mundo, con más de 21.000 establecimientos en el territorio nacional.

Desde su creación, en 2003, esta red ha distribuido casi 23 millones de toneladas a más de 21 millones de personas, muchas de las cuales –siguiendo la proporción, más de 4 millones– son de nacionalidad colombiana. En estos años, en Venezuela se incrementó en 36% la disponibilidad de calorías, superando en más del 10% el nivel recomendado por la FAO, de 2.720 calorías.

Estos avances no deben ser motivo de conformidad hasta que no haya una sola persona con hambre. Por esa razón, en 2015 se ha impulsado un plan llamado Bases de Misiones Socialistas, que concentra en miles de barrios populares las Casas de Alimentación o los Mercados de Alimentos a precios muy baratos, junto con misiones de salud, educación, deporte y otros servicios comunitarios.

En estos momentos se desarrolla en Venezuela una sorda confrontación que los analistas denominan «guerra híbrida» o golpe suave. Se trata de una combinación de agresiones en diferentes ámbitos: económico, paramilitar, mediático y diplomático. En el plano económico, se ataca la moneda venezolana y la distribución de alimentos, que son destinados al contrabando hacia Colombia o a la reventa con precios especulativos en el mercado informal (acaparamiento y «bachaqueo interno»). Estas redes ilegales de casas de cambio y de contrabando, a su vez, se encuentran controladas por grupos paramilitares, quienes también dirigen o se vinculan con el hampa común para diversos delitos: secuestros, tratas de personas y asesinatos, por encargo político o por negocios.

Por esta razón, urge la continuidad de los operativos del Gobierno Bolivariano y también la apuesta por la producción comunitaria. El 12 de agosto, en el estado Cojedes, el presidente Nicolás Maduro condecoró con la Orden Ezequiel Zamora a 12 comunas agropecuarias que sobrepasaron el cumplimiento del Plan de Siembra comunal. Poco después, en el Consejo Presidencial de Gobierno Popular de las Comunas, se ratificó este apoyo a la economía comunal.

El pueblo venezolano está decidido a resistir la ofensiva política conservadora y a organizarse para producir y distribuir, intentando caminos diferentes al capitalismo ya fracasado. Se trata de una apuesta hacia la soberanía alimentaria que merece todo el conocimiento y el apoyo de los pueblos del mundo. En medio de tantas mentiras de los medios privados, convocamos a un diálogo y un trabajo conjunto entre movimientos y colectivos populares, trabajadores, trabajadoras, artistas, intelectuales y personas de buena voluntad, para asumir colectivamente un esfuerzo comunicacional liberador.

Para adhesiones y más información:
- Correo: LosPueblosConVenezuela@gmail.com
- Facebook: Los Pueblos con Venezuela
- Twitter: @PueblosConVzla

`La verdadera crisis humanitaria y violación de derechos humanos la viven en Colombia´

Venezuela: refugiados colombianos aplauden acciones en la frontera

Medios tergiversan la situación fronteriza entre Colombia y Venezuela

Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: info.nodo50.org/5574