Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

"Grecia podría haber establecido un marco de negociación menos susceptible al chantaje"

Jueves 25 de junio de 2015. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

Fuente: Daniel Albarracín*

En paralelo a las negociaciones entre el Gobierno de Tsipras y los acreedores de Grecia, el Comité de la Verdad de la deduda griega emitió un informe preliminar con el que denunció el carácter ilegal, ilegítimo, odioso e insostenible de los créditos asumidos por ese país especialmente a través de los Memoranda de Entendimiento firmados por los Gobiernos proausteridad de Pasok y Nueva Democracia. Albarracín forma parte de ese comité y explica en qué ha consistido su trabajo y qué opciones tiene una Grecia acosada por los distintos intereses de la Unión Europea y Estados Unidos.

"Las fugas son un hecho desde el mismo momento de que el Gobierno de Syriza llegó. Esta auditoría se ha realizado sin el control de capitales necesario para evitar esa sangría. El BCE podría intentar volver a experimentar como lo hizo en el caso chipriota, con un control externo de capitales que deje maniatado al Gobierno y le impida intervenir la banca", advierte el economista y sociólogo Daniel Albarracín, uno de los miembros españoles del Comité de la Verdad de la Deuda Pública Griega, que acaba de hacer público un informe preliminar que pone de manifiesto el carácter ilegal, ilegítimo, odioso e insostenible de la gran parte de la deuda griega. Entre Atenas, Madrid y Bruselas, Albarracín, miembro de Podemos que asesora a la Izquierda Unitaria en el Europarlamento, respondió a las preguntas de Diagonal en unos momentos clave para el país heleno. Para ti ¿Qué es lo más relevante que ha aportado hasta ahora el Comité de la Verdad de la Deuda Pública Griega? ¿Estáis satisfechos con los resultados?

Los informes realizados son fruto de un trabajo concienzudo de análisis, cuya metodología ha sido innovadora, en tanto que el tiempo de realización ha sido muy corto. Se dispondrán de diferentes versiones, unas más largas y otras más cortas, pero en nuestras manos disponemos de valiosísima documentación que nos ha permitido conocer y dimensionar el origen, condiciones y tipos de deudas que han sometido a una auténtica prisión al pueblo heleno.

Hemos realizado un estudio macroeconómico hasta el periodo de crisis, nos hemos centrado a continuación en el periodo de los memorandos de entendimiento, y hemos examinado las condicionalidades y los efectos catastróficos que ocasionaron en la economía y población griega. Pero la parte más reveladora y original es el estudio de los tipos de deudas y acreedores, y los mecanismos empleados para cargar sobre la población griega e indirectamente a la europea una operación paneuropea de socialización de las deudas privadas en públicas y de sustitución de los riesgos de exposición que tenía la banca alemana y francesa, principalmente, a cargo de instituciones públicas. Este análisis macroeconómico y financiero ha venido respaldado por un equipo de juristas especialistas en derechos humanos, que nos permita justificar razones sobradas para calificar la deuda de odiosa, sobre todo aquella originada en el periodo de los memorandos, ilegal (en especial la proveniente del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera que supone el 48% de la deuda total), ilegítima y social (y financieramente) insostenible.

"Ha habido obstaculización o falta de colaboración de algunas instituciones griegas, como el Banco de Grecia"

Los resultados son contundentes y están soportados en un análisis científico y jurídico prácticamente incontestable. ¿Qué tarea os queda por delante?

Se trata de un informe preliminar. La auditoría de un país más menudo económicamente como es Ecuador, necesitó seis meses de trabajo. En esta ocasión llevamos tres meses de trabajo. Ha habido obstaculización o falta de colaboración de algunas instituciones griegas, como el Banco de Grecia, y ha sido difícil obtener documentación clave, al mismo tiempo que el trabajo de análisis presupuestario ha sido muy selectivo. Nuestra propuesta es que el trabajo se prolongue hasta mayo de 2016.

El Comité de la Verdad habla de un ataque concertado de los acreedores para convertir en deuda pública la deuda de los bancos, entre otras muchas ilegalidades. ¿Se van a exigir responsabilidades?

Se deducen de las conclusiones que cabría emprender acciones contra los responsables políticos e institucionales que llevaron a cabo estas operaciones ilegales y antidemocráticas. Pero eso es algo que excede de las competencias del Comité y debiera atañer al Gobierno heleno. En cualquier caso, estamos ante una situación en la que son los que gobiernan los que han cometido actos cuestionables, y resultará muy difícil que aquellos que gobiernan Europa admitan emplear los procedimientos de las propias instituciones en las que están al frente en contra suya.

También considera que Grecia no debería pagar la deuda ilegal, ilegítima, odiosa e insostenible. ¿Os hará caso el Gobierno griego?

El Comité tiene competencias de análisis y recomendación. Pero quien decide es el Gobierno, que está en mitad de unas negociaciones muy tensas. Puede emplear el informe como un arma de presión, puede utilizarlo para tomar decisiones de impago selectivo bien respaldadas, o ignorarlo, eso aún no lo sabemos. Lo que sí sabemos es que ha habido una enorme expectación y seguimiento del trabajo, y hemos tenido ocasión de realizar numerosas audiencias con los ministros, y presentar nuestras conclusiones al propio Tsipras.

¿Estáis de acuerdo con los términos en que Tsipras está enfocando la negociación con los acreedores? ¿Cómo la enfocaríais vosotros, el Comité de la Verdad?

La cuestión es controvertida. El Gobierno ha emprendido una acción valiente de negociación planteando desde el principio criterios racionales y una absoluta disposición a llegar acuerdos, planteando algunas líneas rojas. Sucesivamente ha ido moderando su alcance. A mi juicio, el principal problema ha sido que el Gobierno ha confiado en una negociación que no podía ser cordial, y tanto las propuestas de Varoufakis como las sucesivas propuestas de acuerdo han sido frontalmente ignoradas por un interlocutor sumamente intransigente. Desde mi punto de vista, el error crucial está pudiendo ser una apelación a una racionalidad moral que está fuera de la lógica de fuerza impuesta por la antigua Troika. Para enfrentarse a un Leviatán de tal tamaño no basta con tener razón, hay que emplear amenazas creíbles, aparte del arte de la diplomacia y la inteligencia. Tal y como recomienda la ONU, Grecia podría haber establecido un marco de negociación menos susceptible al chantaje, realizando una moratoria durante el curso de las conversaciones, realizar un control de movimiento de capitales que evitase las fugas, podría haber pergeñado un plan B que permitiese contar con una alternativa, dando credibilidad a su posición, y podría haber amenazado con la salida del euro y el impago unilateral si la contraparte no se aviene a un proceso de negociación justo.

"Para enfrentarse a un Leviatán de tal tamaño no basta con tener razón, hay que emplear amenazas creíbles"

El ministro Tsakalotos, ya nos señaló que la responsabilidad de la expulsión no recae sobre el Gobierno griego, y que ellos sólo son responsables de defender los derechos de los griegos. Las consecuencias son, a su juicio, cosa de las instituciones europeas. Pero esta actitud ghandiana es poco útil en este momento.

¿Consideras que Tsipras está preparado y dispuesto para incluso sacar a Grecia del euro? ¿Cuáles serían las consecuencias?

Las posibilidades de una salida del euro no son descartables, pero no toda ruptura del acuerdo implica la salida, al menos inmediatamente. Merkel podría suministrar financiación insuficiente para hacerle pasar un mal trago al Gobierno y empujarle a su desprestigio, tanto político como social, causando la quiebra dentro de Syriza y unas nuevas elecciones. Podría ser que el Gobierno, en otro escenario, antes de montar su banco central decida experimentar con la emisión de págares (un euro devaluado) y dinero electrónico.

Las consecuencias de la salida del euro, otro posible escenario, implicaría contar con una moneda devaluada, y si no hubiese impago, la multiplicación de la deuda griega. Si hubiese impago, implicaría una recesión en Europa, en torno al 2% de impacto medio. También amenazaría la fortaleza del euro, y ante la perspectiva de que sí se puede salir, permitiría a los especuladores golpear contra otros países de la periferia, lo que podría conducir a que poco a poco el euro circularía por menos países.

¿Qué piensas que puede pasar si Grecia no paga su deuda?

Si Grecia no paga su deuda, liberaría de recursos a Grecia para emprender reformas necesarias. Conjuntamente a una reforma fiscal progresiva, podría inaugurar inversiones para intentar la autosuficiencia de su economía. También temporalmente se encontraría sin financiación externa, aunque parcial, y muy insuficientemente, podría recibir ayuda de los BRIC [acrónimo de Brasil, Rusia, India y China, principales potencias económicas no integradas en el polo EE UU-UE].

¿Qué te parecen las reacciones de los acreedores y demás actores europeos y estadounidenses? ¿Os las esperabais? ¿De qué manera están presionando al Gobierno y al pueblo griego? ¿Y a vosotros, los auditores?

Las reacciones han sido mucho más intransigentes de lo imaginado. El FMI está dispuesto a reestructuraciones, pero del tipo Plan Brady, que no elimina el principal de la deuda. Obama ha estado muy pendiente de las cuestiones geopolíticas y geoestratégicas, por eso ha presionado para un acuerdo, que aunque recayese sobre Grecia el mayor esfuerzo, no sea el peor posible. No quieren que Grecia "acabe en los brazos de Rusia".

Entre las élites europeas hay dos posiciones. La encarnada por Merkel, que quiere desalojar del Gobierno a Syriza sin implicaciones en el euro. Y la personalizada por Schäuble, más radical, que quiere sacrificar a Grecia para disciplinar a otros países y gobiernos (España, Italia, Francia…). Schäuble perseguiría una mayor disciplina, que debilite al resto de países, para que Alemania proponga en unos años un modelo para Europa austeritario con un modelo de integración política y económica regresivo y antidemocrático.

Al Gobierno le presionan día a día, mediáticamente, pero fundamentalmente con el látigo financiero a modo de chantaje. A los auditores nos ha costado y a veces ha sido imposible trabajar, por la falta de colaboración de algunas autoridades públicas, así como algunos compañeros han tenido sus comunicaciones intervenidas.

Los medios corporativos hablan de fuga de depósitos y de corralito en Grecia ¿Qué hay de verdad en ello? ¿Qué riesgos hay a partir de ahora? ¿Qué oportunidades?

Las fugas son un hecho desde el mismo momento de que el Gobierno de Syriza llegó. Esta auditoría se ha realizado sin el control de capitales necesario para evitar esa sangría. La cuestión es que el BCE podría intentar volver a experimentar como lo hizo en el caso chipriota, con un control externo de capitales que deje maniatado al Gobierno y le impida intervenir la banca.

¿Cuál es la postura ante el Comité de la Verdad tanto del Gobierno como del pueblo griego? ¿Hay divisiones al respecto?

Hay posturas muy diferentes. Parte del Gobierno sólo veía este tipo de iniciativas con simpatía, pero con muchas dudas. De hecho, Varoufakis no apostaba por algo así. Pero una vez se inició la auditoría, nos recibieron con toda la colaboración y muchos ministros con el mayor de los apoyos, también incluso los que en un inicio fueron más reacios.

"Es necesario que varios países emprendiesen un modelo solidario de cooperación, a partir del cual reformar la UE, algo sumamente improbable"

En la sociedad griega hay respaldo y se sigue con atención la auditoría. En un comienzo había reticencias, especialmente por parte del KKE (ellos decían que queríamos "legitimar la deuda") o parte de Antarsya (una parte decía que el impago había que realizarse directamente, pero dos personas de esta organización incluso han participado en nuestro comité, con grandes resultados). La población ha visto que nuestro trabajo era muy útil, eso también ha supuesto el ascenso del prestigio de la presidenta del Parlamento heleno, Zoe Konstantopoulou. ANEL también ha saludado nuestro trabajo.

¿Qué lectura haces de las manifestaciones de las últimas horas en Syntagma? ¿Y de las manifestaciones antiausteridad en distintos países europeos?

Que son sumamente necesarias, porque esto no sólo implica al pueblo griego, sino al conjunto de las sociedades europeas.

¿Ves factible trasladar una iniciativa similar en otros países, entre ellos el Estado español?

Lo es, pero necesitamos gobiernos de unidad popular que los lleven a efecto. Estas experiencias pueden emprenderse desde ya en los ayuntamientos donde estas fuerzas han alcanzado el poder institucional.

Podemos suavizó su postura ante la deuda tras las europeas ¿Impulsaría Podemos una Comisión de la Verdad de la Deuda Pública española? ¿Tiene Podemos definida su postura frente a la deuda?

Esto no me corresponde a mí señalarlo. Es un tema en litigio –el modelo de actuación ante la deuda–, pero sí me consta que se apuesta por desarrollar auditorías.

¿Hay alternativa al euro? ¿Existen soluciones dentro de la UE a la actual situación?

Hay alternativas al euro, lo que no implica tener por qué regresar al dracma, a la peseta o a la lira. Dentro de la UE, el espacio y margen de maniobra es nulo, salvo que hubiese una conmoción que cambiase unas reglas, cada vez más difíciles de modificar. En mi opinión, es necesario que varios países emprendiesen un modelo solidario de cooperación, a partir del cual reformar la UE, algo sumamente improbable, o bien construir una nueva área supranacional con contenidos muy diferentes, sea dentro o fuera de la UE.

Más noticias relacionadas en Nodo50
Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: info.nodo50.org/5548