Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

Gracias Ana Belén Montes

Lunes 21 de diciembre de 2015. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

Fuente: Radio Miami tv

por Carlos R Diéguez

Loc. Les habla Carlos Rafael Diéguez, hoy tenemos la oportunidad en Radio Miami y para nuestro colectivo que dirige Max Lesnik entrevistar al profesor Douglas Calvo Gaínza, Coordinador del Comité Cubano Pro Trato Humano Para Ana Belén Montes. Al profesor Calvo, lo entrevistamos a través del correo electrónico, él en Cuba y nosotros aquí en Miami. Esta conversación también es publicada por Hermes América , Martianos y CóndorCuba. Saludos…

DC- Agradezco la oportunidad de compartir ideas. Aclaro que cuando hablo en primera persona del singular (“yo”) estoy expresando un criterio únicamente personal, el cual no debe ser extendido a todos los demás miembros del Comité.

CRDB- ¿Cómo está organizado el Comité Pro Trato Más Humano para Ana Belén Montes y cuál es la proyección internacional?

DC- Somos un Comité no-gubernamental, organizado sobre la base de la voluntariedad, la solidaridad, y el deseo de ayudar a la compañera Ana Belén Montes, pagando la deuda moral que tiene con ella el pueblo cubano a quien ella tanto ayudó a proteger. Junto a nosotros acciona como campaña paralela el Proyecto para la Canción Iberoamericana “Canto de Todos”, magníficamente coordinado por el compañero Vicente Feliú, con, quien ha aglutinado en torno suyo a prominentes cantautores tanto de la Nueva Trova como de la Nueva Canción Española y del folclor en Latinoamérica, incluyendo a Silvio Rodríguez, Cecilia Todd, Victor Heredia, Francisco Villa Castro y otros.

No sólo actúan cubanos agradecidos, sino también pacifistas del mundo, pues Ana no fue una “espía-ofensiva”, sino una luchadora por la paz, que colaboró a riesgo de su vida para evitar un conflicto bélico arrasador para Cuba, pero también nocivo para el pueblo norteamericano. Reconociendo esto, muchos progresistas de otras naciones se están incorporando. Por ejemplo, en Francia, pese al peligro terrorista y el reflujo político hacia el derechismo, hay una corriente extraordinariamente activa, donde se incorporan con energía los antiguos activistas a favor de los Cinco, haciendo una labor admirable. Destaca asimismo la que se efectúa en Suecia, España y Canadá. En total, de unos 60 involucrados a mediados de octubre, en sólo dos meses se ha crecido a una cantidad ya indeterminable de simpatizantes o colaboradores. Son literalmente cientos de activistas, en 29 países. Nuestra proyección consiste en pedir que cese el aislamiento que hace ya 14 años sufre Ana Belén, y que se le permita, como a cualquier otro prisionero, tener una amistad supervisada por las agencias de Inteligencia norteamericanas. Además recomendar, siempre dentro del respeto a las leyes de EEUU, que en su momento se le reduzca la sentencia por buena conducta. Ojalá que también ocurran acciones más decisivas a su favor, dentro del marco de normalización de relaciones bilaterales USA y Cuba, pero eso ya escapa completamente de nuestra esfera de acción, que se concentra en el que ciudadanos individuales y organizaciones no-gubernamentales solidarias pidan un Trato Más Humano y Reducción de Sentencia.

CRDB ¿Cómo ha sido acogida esta iniciativa por la familia y amigos de Ana Belén Montes?

DC- No estoy seguro de la recepción general, pues sólo he tenido una leve interacción con dos parientas de Ana. A ellas yo les envié sin permiso de éstas un correo, donde aclaraba que no les pedía respuesta directa ni comunicación futura, y que tan solo necesitaba saber, para escribirle al Papa, si Ana estaba bautizada por la Iglesia Católica. Se me respondió por vía de una amistad en común, y no medió intercambio directo de correspondencia. Luego hubo una breve conversación telefónica, donde ellas dos me dieron las gracias muy sinceramente por nuestro accionar, y yo le expresé mis respetos a la familia, en especial a la madre de Ana, y mi buen deseo de que esta situación se resuelva. Y eso ha sido todo.

Nuestra línea firme será la de respetar no sólo las leyes de Estados Unidos, sino también la privacidad de tales personas que ya han sufrido bastante. No queremos crearles nuevas situaciones difíciles, sospechas innecesarias, prensa indiscreta, etc. No nos corresponde hurgar en la privacidad de ellos. Tampoco buscamos gratitud: esta lucha es un deber moral.

CRDB ¿Pudiera referir varios ejemplos de canjes de espías entre Los Estados Unidos y otras naciones?

DC- Se pudiera hablar de varios canjes a espías, como el del virginiano Francis Gary Powers, piloto del U-2 derribado en la URSS, e intercambiado, junto al estudiante Frederic Pryor, por el agente soviético Vilyan Fisher (alias “Rudolf Abel”), quien había sido condenado a nada menos que 45 años de prisión en EEUU.

Otros dos agentes que actuaron en Norteamérica fueron Morris y Lorna Cohen, quienes luego se trasladarían a Inglaterra, en donde fueron arrestados y condenados a 25-20 años de prisión respectivamente. Fueron canjeados por el británico Gerald Brooke. Junto a los Cohen hubo otro agente ruso (alias “Gordon Lonsdale”) quien fue sentenciado por los ingleses a 25 años de presidio, pero fue canjeado por Greville Wynne. Además, se puede citar a los espías checos Karel Koecher y su esposa, a quienes capturaron los norteamericanos y los intercambiaron en Berlín por agentes suyos.

Ninguno de estos sentenciados de parte y parte, cumplió su sentencia completa, y algunos incluso sólo estuvieron presos por un tiempo relativamente breve. Tampoco todos eran ciudadanos nacidos en los países para los cuales realizaban trabajo encubierto. Los esposos Cohen nacieron en Estados Unidos y ostentaban la ciudadanía de ese país. Sin embargo, sus ideales los llevaron al espionaje al servicio de la URSS. Cuál es la ciudadanía de un individuo no obstaculiza a los gobiernos para cabildear a un agente suyo encarcelado. Nótese que Jonathan Pollard, quien recibió cadena perpetua y ahora está en libertad condicional, nació en Texas e Israel sólo le concedió la ciudadanía unos ocho años tras su arresto por la contrainteligencia norteamericana.

Es importante destacar que el reconocimiento por un Gobierno de cuándo se le ha capturado un agente, y su posterior negociación, no son ni inmediatos ni públicos. Ello se debe a múltiples razones de Estado, y un ejemplo clásico de esto es cómo Eisenhower y su gabinete pretendieron negar la captura del piloto derribado en la URSS, y fueron desmentidos públicamente por los soviéticos.

CRDB ¿Cree Ud. que fue una necesidad para Cuba el contar con una agente en las filas de la inteligencia norteamericana?

DC- En la acusación contra Ana se dice en el punto 16 que ella “descubrió para la Inteligencia cubana la identidad de un oficial encubierto de la Inteligencia norteamericana y los objetivos de la comunidad de Inteligencia de los Estados Unidos respecto a Cuba”. Dicha sentencia asume como un derecho soberano de los EEUU el tener espías en Cuba (que por cierto, descubiertos, no fueron ejecutados). Si aplicamos el espíritu de la ley subyacente en tantos tratados y declaraciones universalmente aceptados, como la Carta de las Naciones Unidas o la Declaración del Milenio, en los cuales invariablemente se reafirma la igualdad soberana de todos los Estados, y la equidad de derechos entre las naciones grandes y pequeñas., entonces Cuba puede tener también “oficiales encubiertos” y “objetivos de su comunidad de Inteligencia” en los Estados Unidos.

Ahora bien, la diferencia estriba en que Cuba nunca ha sido una amenaza para Norteamérica. Siempre se habla de los “cohetes rusos” en 1962, pero se obvian los cohetes apuntando desde la otra orilla contra la Isla. También, que antes de la famosa Crisis hubo una escalada que contemplaba la invasión militar. No fue desde Cuba que partieron contra USA en menos de un año miles de acciones de sabotaje, guerra económica, intentos de magnicidio, subversión, guerra biológica y terrorismo de Estado. Esto ocurrió al revés, durante la “Operación Mangosta” patrocinada por el Pentágono, el Departamento de Defensa, Estado, Tesoro, la CIA y la comunidad de inteligencia (quienes crearon decenas de redes clandestinas, y enviaron contra La Habana una cantidad de agentes de los Servicios Especiales difícil de determinar). Los campesinos, maestros, obreros y cubanos en general, asesinados durante esa campaña, tienen tanta valía como cualquier ciudadano estadounidense.

Si completamos este somero recuento con los planes de la “Operación Northwoods”, donde el Jefe del Estado Mayor Conjunto propuso desde auto-ataques en la base naval de Guantánamo, hasta operaciones de falsa-bandera en las cuales Cuba fuera involucrada en un conflicto militar con la OEA (y más tarde, con la Commonwealth), a fin de desencadenar la invasión de EEUU a Cuba (fantasma recorriendo el espectro político bilateral hasta la era de Obama), pues no hay dudas de que esa agente era necesaria para la salvaguardia de la subsistencia misma de la cubanía, por medio de la paz.

CRDB ¿Considera Ud. que el hecho de ser Ana Belén Montes una agente cubana infiltrada en el complejo de inteligencia estatal de EEUU, descalifica el alegato de que los Cinco no eran “espías”, sino “anti-terroristas”?

DC- Hay dos aspectos claros que puntualizaremos.

El primero: no todo el que realiza un trabajo secreto tiene las mismas tareas. Ejemplo: Alan Gross y Rolando Sarraff Trujillo. La misión del primero se enmarcaba en el mundo de la subversión mediante las ONG, por medio de la instalación de redes de comunicación no controlables, y dadas a usos potencialmente peligrosos. Este tipo de actividades cuenta con un presupuesto millonario, destinado a pagar salarios de seis cifras a individuos civiles dispuestos a desestabilizar la sociedad cubana, conforme a las estrategias de la USAID, la NED, etc. Por su parte, el otro era un espía criptógrafo, infiltrado en la comunidad de inteligencia cubana, quien fue “uno de los activos de inteligencia más importantes que EE UU ha tenido jamás en Cuba” (Obama). Es una compartimentación del trabajo similar a la de los Cinco (infiltrados en organizaciones no-gubernamentales) y Ana (encubierta dentro del complejo de agencias).

El segundo aspecto: aunque de parte y parte se realicen operaciones secretas, las de USA son ofensivas y las de Cuba defensivas. Los infinitos intentos venidos desde el Norte para descabezar al gobierno cubano y destruir nuestra soberanía, no han tenido una respuesta equivalente, pues nuestros principios son otros. Nuestras ideas hacen imposible el que La Habana sea nunca un peligro para la supervivencia de los Estados Unidos de América, incluso teniendo a una agente infiltrada a altísimo nivel como Ana, en posición para hacer gran daño. Si hubiera habido un Gobierno maligno en Cuba y una persona vil y sin ética en ese puesto secreto en la DIA, se habría podido gestionar no sólo un gran ataque terrorista, sino hasta un magnicidio; pero ello no se hizo, pues la Revolución no es aniquiladora sino emancipadora.

Quisiera citar esta declaración de Fidel Castro Ruz el 9 de julio de 1989: “Llegaron a Cuba, a través de la Inteligencia, noticias de que elementos reaccionarios de un Estado norteamericano (…) estaban hablando de hacerle un atentado a Reagan (…) Yo creo que no pasaron ni 24 horas, sin que yo le diera instrucciones al Ministerio del Interior de informarles confidencialmente a las autoridades norteamericanas, que había unos señores, unos elementos en un Estado al sur de los Estados Unidos, hablando de hacerle un atentado a Reagan en una próxima visita por ese Estado. Inmediatamente se lo informamos. No perdimos un minuto en hacer investigaciones, a comprobar o esperar que mataran a Reagan. No nos acordamos de que Reagan era un enemigo jurado de la Revolución, y de que tenía una política muy agresiva contra Cuba. Consideramos un deber elemental informar si había una cosa de esa naturaleza.” Personas como los Cinco, ayudaron en ese momento a salvar de una gran debacle a los Estados Unidos; luego alguien como Ana ayudó a salvar la subsistencia misma de nuestra nación, protegiendo a Cuba de una agresión contra su independencia e integridad territorial. En todos los casos, sin excepciones, triunfó la nobleza ética de la Revolución: con los Cinco, con Ana, y con Fidel.

CRDB ¿Tienen Ustedes simpatizantes en Estados Unidos?

DC- Existen simpatizantes de nuestro Comité en Estados Unidos, y ha habido cubanos emigrados allá que han hecho una labor verdaderamente meritoria de divulgación y expresión. También hay ciudadanos norteamericanos nativos que han publicitado por años el caso Ana Belén Montes, otros que se han interesado, varios que han fraternizado. Pero nosotros estamos tratando de proteger la privacidad de esos nacionales, pues los EEUU están conociendo desde el 2001 lo que Cuba conoce ya desde 1959: la “Guerra contra el Terror”. Las sociedades bajo ataque, sean las que sean, no pueden ser tan liberales, como lo prueban los campos de internamiento forzoso para los estadounidenses de origen japonés durante la Segunda Guerra Mundial, tiempo en el que un colectivo de unas 110 mil personas perdió su libertad en sólo pocos días, y muchos se arruinaron cuando todos sus bienes y ahorros fueron confiscados por el gobierno. O también, en aquella misma etapa, la prohibición por los ingleses de la Unión Británica de Fascistas, y la detención de su cabecilla Mosley junto a más de 700 de sus seguidores, para evitar que formaran una quinta columna.

Aunque Cuba no es una amenaza, hasta hace poco era considerado un país patrocinador del terrorismo mundial, y casos como el Alberto Coll (quien por un viaje a La Isla fue acusado de “espionaje” y terminó encarcelado, multado y desempleado), han enseñado a los ciudadanos estadounidenses que aunque algunos de ellos puedan sentir simpatía interior con este accionar solidario nuestro, sin embargo, ya que permanecen sometidos a una presión psicológica por la estrecha vigilancia gubernamental, les resulta más sabio no expresarse libremente.

De todos modos, en nuestra primera misiva internacional a Barack Obama, de la cual enviaré copia a la emisora, hubo tres firmantes norteamericanos que signaron a título individual y no de ningún movimiento organizado en EEUU: la señora activista pro Derechos Humanos Lynne Stewart y su esposo, así como el señor ex Fiscal General de USA, Ramsey Clark.

No hace falta comentar sobre la figura de Clark, solidario con los Cinco, quien independientemente de sus múltiples logros profesionales y sociales, tan solo por su accionar contra los crímenes del embargo de la ONU contra Iraq y sus efectos sobre la población civil, merece un puesto sobresaliente entre las figuras pundonorosas del orbe. Por otra parte, es sobradamente conocido el coraje de la Stewart, quien no ha dudado en dar muestras de tremenda entereza frente a adversidades verdaderamente terribles. Pero incluso ella, en su carta del 26 de septiembre del 2006, dirigida al Tribunal que la condenó pese a su estado de cáncer avanzado y el peligro de morir en prisión, afirma que su mayor error, el cual condujo a su encarcelamiento, fue el no reconocer la diferencia entre la Norteamérica antes del 2001 y la posterior al 9/11. Por eso, para no perjudicar a nadie en USA ni involucrar sin desearlo a persona alguna en ninguna represalia injusta, hemos incluido sólo la firma de la señora Lynne Stewart como signatura individual y no “en nombre de ciudadanos estadounidenses”. Nosotros mantendremos invariablemente esa política de proteger la privacidad de nuestros simpatizantes, vigilados por innúmeros ojos invisibles y nunca exentos de peligros.

CRDB ¿Cree Usted que si Ana Belén hubiera actuado como lo hizo en contra de Cuba, hubiera sido fusilada al punto por las autoridades cubanas tras un juicio sumarísimo?

DC- En el mundo existe siempre una medida diferente para evaluar actos de justicia excepcional. Por ejemplo, el triste juicio sumarísimo a los tres secuestradores condenados en Cuba bajo la Ley 93 contra Actos de Terrorismo del 2001, se ha usado como señal de la inexistencia en la Isla de un Estado de Derecho. No se contextualiza en un contexto de peligro a la seguridad nacional cubana. Por otra parte, cuando en nombre de la democracia se efectuaron los juicios sumarísimos y las ejecuciones expeditas de Nicolae Ceaușescu, o de Muamar el Gadafi y su hijo Mutassim, altas figuras políticas del exaltado mundo libre expresaron su conformidad y hasta alegría ante tales hechos.

Desde el 2003 en la Isla no se ha aplicado la pena máxima, mientras que ésta sí ha proseguido ejerciéndose y aún se administra en EEUU, y en condiciones que a veces implican una dilatada estadía en el “corredor de la muerte”: suerte de tortura psicológica al detenido. Asimismo, una comparación entre “mujeres ejecutadas” en la Cuba revolucionaria y en Norteamérica, ofrecería resultados muy sorprendentes.

Aprovechar un acto penoso como ése del 2003 para encuadrar en torno suyo todo un sistema judicial, es simplemente una distorsión. Si absolutizáramos así los casos donde se ha aplicado una justicia “expedita” y excepcional a ciudadanos norteamericanos que no han cometido directamente hechos de sangre, pero sí han puesto en peligro la seguridad nacional de su Patria (como la eliminación con drones de propagandistas y conspiradores pro-Yihad nacidos en EEUU, tales cuales Anwar al-Awlaki, su hijo de 16 años Abdulrahman, o el famoso propagandista “Azzam el Americano”), crearíamos una imagen irreal de Norteamérica como un Estado sin ley donde siempre se mata a los connacionales traidores sin previo juicio en las cortes.

Para no abundar más: aunque las ejecuciones de espías han existido en la Historia moderna (recordemos a los seis espías nazis electrocutados bajo Roosevelt, y el caso de los esposos Rosenberg), tampoco puede decirse que ése es el único modo en el que las naciones tratan a los agentes capturados. Baste decir que si ya desde Cuba han salido espías hacia EEUU, y algunos hablan hoy de posibles “canjes”, ello se debe obviamente al hecho de que en la Isla hay ciudadanos condenados por espionaje a favor de un país hostil, los cuales no han sido ejecutados sumarísimamente. Remito al Artículo 97.1 del Código penal: sanción de diez a veinte años o muerte (que hace 13 años no se aplica).

CRDB ¿Por qué interesarse tanto en una persona prisionera en otra nación, y no por personas encarceladas en Cuba a las cuales se les otorga en ciertos círculos la calificación de “presos políticos”?

DC- Nunca he sido ni seré un activista “pro-presidio” para nadie, no disfruto porque ninguna persona esté presa, y me apena siempre cuando alguien pierde su libertad (sea por mero robo, o intentos de desestabilización social), debido a los efectos nocivos de la cárcel tanto para éste como para su familia. Junto a Alan Gross y Sarraff Trujillo, partió hacia USA una cincuentena de presos allá considerados políticos, y eso lejos de enojarme, me alegra. No comparto esa doble moral de algunos que se titulan nobilísimos “defensores del humanismo democrático” en lo que respecta a los encarcelados en Cuba, y a la vez, al hablárseles de Ana Belén se convierten en feroces hombres-lobo o tétricas reencarnaciones de Torquemada.

Pero voy a resumir mi postura: para tener un blog anti-castrista en Cuba, para ser opositor al Gobierno cubano, para participar en una marcha contra Raúl o gritar una consigna denigrando a Fidel, y luego recibir premios, alabanzas, viajes o lo que sea, Usted tiene que estar vivo. Se sabe que cuando en 1998 el Departamento de Defensa confirmó que Cuba no representaba ninguna amenaza militar para los Estados Unidos, y se descartaron los riesgos de que la Isla estuviera desarrollando armamento químico y biológico, Ana Montes fue la principal responsable de tal reporte, justificado por los hechos posteriores desde el 2014 hasta hoy. Ella influenció para que no se cometiera una locura política que posteriormente llevara a Norteamérica a un desastre como el de Iraq.

Admitamos hipotéticamente los siguientes casos: hay un contrarrevolucionario preso en Cuba a la edad de 70 años, hay uno preso a la edad de 40 años, y otro preso a la edad de 18 años. Al primero Ana quizás le salvó la vida de un bombazo a los 50 años; al segundo tal vez lo libró de un misil a los 40 años; al tercero a lo mejor lo libró convertirse en un “daño colateral” mientras dormía en la cuna. Todas las personas presas en Cuba, sea cual sea el motivo que los llevó a la cárcel, están internados gracias al hecho de que viven. Y la única garantía de vida, es la paz. De modo que cada uno de los activistas pro-derechos humanos en Cuba que atentamente vigila la situación en las cárceles cubanas, y también aquellos que son objeto de su interés dentro de dichas prisiones, unos y otros, están en deuda con Ana Belén por el ayudarles a poder subsistir hoy, combatiendo al comunismo. Por eso, como ella es la presa que permitió a todos los presos cubanos ser personas y no esqueletos, y como para apoyarla a ella sí que no ha habido financiamientos, premios, becas ni nada por el estilo, con orgullo defendemos a esa prisionera que tanto ayudó a todos los cubanos a sobrevivir, sea cual sea su pensamiento en política y su estatus legal en confinamiento o en libertad.

CRDB ¿Existe algún apoyo logístico del gobierno cubano a la campaña de Ustedes por Ana Belén Montes?

DC- Nadie ha recibido ni un centavo del Estado cubano. Ni un estímulo oficial. Ni ningún aliciente gubernamental. Y si ha habido gastos, éstos no han sido precisamente para las arcas de Cuba, sino para individuos. No sé si el Gobierno cubano realiza alguna gestión diplomática por Ana, pues eso no es parte de mi esfera de acción. Puedo sospechar que sí, ya que cuando Fidel Castro ordenó detener el yate Granma para rescatar a un expedicionario aislado, o enfrentar al Apartheid para salvar a un pueblo cuya independencia peligraba, demostró cuáles eran las pautas ético-humanistas de la Revolución cubana, capaz de correr cualquier riesgo en aras de ayudar al necesitado. Pero eso es algo de lo cual no tengo ningún conocimiento, y por demás, no me corresponde tampoco saberlo. Los Estados manejan estas cosas con discreción, calma, etc. Ya hemos citado casos antes. El Gobierno tiene sus propias responsabilidades y nosotros las nuestras. Y para ser solidario no hace falta irrumpir en esferas ajenas de trabajo, ya que no somos diplomáticos. Del mismo modo, tampoco nos son necesarias órdenes expresas, ni dictámenes oficiales para hacer lo que hacemos. Al activista solidario le basta con creer, desear y hacer aquello que es bueno para la humanidad como un todo, para su Patria en particular, y para los necesitados de ayuda en concreto.

Por supuesto que el hecho de no beneficiarnos materialmente con lo que hacemos, le resulta increíble a quienes a veces hacen del activismo pro-reaccionario un modus vivendi. Bien, los tales nunca podrán entender qué factor humano era el que movía en su accionar a personas como Betty Williams, Chico Mendes, Simone Weil, Henry David Thoureau y otros como ellos, quienes nunca aspiraron al confort, el progreso o la pompa, sino a sentirse a gusto con su propia conciencia, obrando conforme a sus ideales de paz y humanidad. Nosotros sí podemos comprender a los tales, y nos sentimos satisfechos de esta bella oportunidad que nos ha regalado la vida. Quizás por eso hemos comprendido las motivaciones de Ana Belén, quien tampoco obraba por anhelo de fama, promoción, dineros o premios, sino por obedecer a su propia conciencia. Poder experimentar eso, es algo invalorable.

CRDB ¿Qué mensaje le transmitirían Usted y el comité que coordina a la compañera Ana Belén Montes?

DC- Lamentablemente, nadie ha podido entrevistarla nunca, aunque hay una bella creación literaria que conjetura con gran sagacidad cómo sería una hipotética entrevista con su persona, ideada por el escritor cubano Conte Nieves. Por lo tanto, no hay mensaje que le pueda ser transmitido en la vida real.

Pero si algún día puede decírsele algo, que sea esto: “Ana, aunque hayan tratado de aislarte, nunca has estado sola, y jamás lo estarás. Y en nombre del pueblo cubano y norteamericano, muchas gracias por ayudarnos a preservar la paz.”

Más noticias relacionadas en Nodo50
Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: info.nodo50.org/5637