Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

Fin del Cambio Climático como vía para “Salvar todos juntos el Planeta”

Martes 18 de enero de 2011. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

Ramón Fernández Durán

Cómo intereses pro-Kioto y “negacionistas” han secuestrado el debate mundial Cancún, tras Copenhague, final de un falso camino que nos han hecho recorrer

Índice

- Introducción

- Del debate sobre las causas de los problemas ambientales al de los efectos de los mismos

- La Dama de Hierro, una abanderada de la “lucha contra el Cambio Climático”

- Dos mensajes contrapuestos sobre el Cambio Climático, y dos agendas corporativas distintas

- El Cambio Climático, vía no solo de hacer nuevos negocios sino de desactivar la contestación

- La UE, el gran paladín del nuevo Capitalismo Verde

- Muchas preguntas que contestar ante un tema que suscita, parece, tanto consenso mundial

- La vía “negacionista” triunfa con Bush, pero a pesar de todo se aprueba Kyoto 1

- El desastre de Copenhague (2009): la UE marginada y oposición creciente a un Kyoto 2

- Copenhague, final de un camino de participación de la “Sociedad Civil” que empieza en 1992

- Ruta a Cancún marcada por el fiasco de Copenhague, la Crisis y el “escepticismo” climático

- En Cancún se logra una falsa e insustancial “unanimidad” en el último minuto

- NNUU ayuda a imponer las falsas e interesadas soluciones al Cambio Climático

- Pero, ¿qué hay verdaderamente detrás de este inmenso simulacro?

- ¿Cuáles pueden ser los escenarios posibles en el próximo futuro?

- ¿Qué deberían hacer los movimientos sociales ante toda esta masacarada?

- Bibliografía

Introducción

“Hoy, con esta conferencia, tenemos la oportunidad de empezar a construir una nueva historia en la cual el crecimiento económico, la guerra contra la pobreza y el desarrollo sostenible se puedan alcanzar conjuntamente (...) Combatir el Cambio Climático también puede ser un negocio”.

Intervención de Felipe Calderón, presidente de México, en la conferencia de Cancún

Introducción

Desde los noventa, hasta hace poco, hemos asistido a un “debate” mundial sin precedentes sobre la cuestión del Cambio Climático, que se ha llegado a colocar en estos últimos años como el principal problema de la Humanidad de cara al futuro. Nunca el Capitalismo Global había dedicado tamaña atención a un problema ambiental, cuando en general los había minusvalorado, o en todo caso “abordado” dentro de su lógica, debido a la dimensión de ciertos impactos y a la presión social e institucional suscitada. Llama la atención la tremenda atención internacional (NNUU), estatal, científica, empresarial y social que ha despertado esta cuestión activada como ninguna otra por los Mass Media, o por una gran parte de ellos. Sin el concurso de los medios de comunicación de masas, y sin el apoyo de muy importantes sectores de los poderes globales ligados a ellos, este tema no habría adquirido nunca la dimensión que ha tomado. No hace falta más que ver la atención que se dedica en los medios e instituciones a la Crisis Energética o a la Crisis Ecológica, en general las grandes olvidadas. Ahora que parece que se agota un poco este gran tema en la escena internacional, tras el fracaso de las cumbres de Copenhague y Cancún (aunque ésta se haya intentado vender como un “éxito”), y que se asienta paulatinamente la niebla que ocultaba ciertos intereses no directamente confesados relacionados con el Cambio Climático, es quizás oportuno hacer un balance del porqué de toda esta situación, de la deriva que ha tenido y que aún puede tener. En el análisis que realizaremos a continuación no vamos a entrar directamente en la gravedad del Cambio Climático en marcha, causado por el despliegue del Capitalismo Global y la Civilización Industrial, que abordaremos más en detalle en el próximo capítulo. Cambio Climático que desde ya no negamos y, es más, creemos que será uno de los principales retos a los que tendrán que hacer frente las sociedades humanas en las próximas décadas y siglos, pues afectará de forma decisiva a la Biosfera (lo está haciendo ya). Sino que nos centraremos en por qué se ha convertido durante casi veinte años, y en especial en la última década, en el principal mantra ambiental mundial, que repetían gran parte de las instituciones del Capitalismo Global, y en el que participaba también un elenco enorme de ONGs, el grueso del movimiento ecologista internacional, y en menor medida otros movimientos sociales.

Nada ni de lejos parecido como decíamos ocurre con la Crisis Energética o la Crisis Ecológica, y como detallaremos más adelante, estas dos crisis son un problema mucho mayor a corto plazo, a nuestro entender, para las dinámicas del Capitalismo Global que el Cambio Climático; aunque éste lo será indudablemente en el futuro, en especial en el medio y largo plazo, a pesar de que se manifiesten ya impactos humanos y ambientales muy considerables a causa del mismo, sobre todo en las zonas tropicales y el Sur Global. La Crisis Energética, ocasionada por el inicio del fin de la era de los combustibles fósiles, es una amenaza inminente que impedirá garantizar la necesidad de crecimiento continuo de un sistema basado en la lógica de la expansión y acumulación constante. Lo cual supone el máximo reto para la continuidad del actual Capitalismo Global. Y lo mismo podríamos decir sobre la Crisis Ecológica, aunque su desafío quizás no sea tan perentorio. Así, los graves problemas planteados por la disponibilidad futura de recursos claves, la incapacidad de absorción de los desechos del metabolismo urbano-agro-industrial por parte de los sumideros planetarios y la aguda alteración que ya se está produciendo en muchos de los ecosistemas mundiales, impiden el normal funcionamiento de los “servicios ambientales” de los que disfrutamos y que son también claves para el Business as Usual del Capitalismo Global y Local. De hecho, el Cambio Climático forma parte de esta Crisis Ecológica mundial, aunque tenga una muy importante dimensión propia. Todo ello ya lo hemos abordado en otros textos y lo profundizaremos más tarde (Fdez Durán, 2010 a y b). Pero ahora queremos centrarnos en el porqué de esta anomalía que ha acontecido principalmente en las últimas dos décadas. Es decir, cómo es que el Capitalismo Global, un sistema que funciona de forma brutal y cada vez más centrado en el corto plazo, es más, casi en la instantaneidad del momento, en su componente financiera, ha sido capaz de desarrollar esta acusada “conciencia ambiental” sobre el acontecer futuro y el destino de la Humanidad, intentando implicarnos a todos en la Salvación del Planeta. Seguramente haya gato encerrado.

Seguir leyendo en PDF

Documentos adjuntos

Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: info.nodo50.org/3752