Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

Éste y aquél. A Simón Radowitzky

Miércoles 2 de mayo de 2012. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

El siglo XX es el siglo de las grandes transformaciones sociales. Para los revolucionarios, la historia era vista como un perpetuo avance, un continuo progreso hacia la victoria final de los oprimidos. Un camino con batallas ganadas y perdidas, con avances y retrocesos, pero con un destino indefectible -el triunfo de los trabajadores- que se resumía en una palabra: el futuro. Esta concepción excedió largamente a las fuerzas marxistas, e impregnó incluso a las corrientes más asentadas en la voluntad y el deseo como el anarquismo. De este tiempo y de esas convicciones casi religiosas es hijo Simón Radowitzky. Ajusticiador de Falcón, resistente en la cárcel, evadido del presidio infernal de Ushuaia, desterrado en Uruguay, combatiente antifascista en Brasil, miliciano en el frente de Aragón, finalmente exiliado en México. Cada una de sus facetas forman parte de una unidad inseparable, constituyen su leyenda y conforman lo que en una visión superficial podría llamarse: una vida novelesca. Simón Radowitzky, fue todas esas cosas y también -probablemente a su pesar- un mito del anarquismo mundial.

Primero de mayo de 1909 los anarquistas ocupan totalmente la Plaza del Congreso. Frente a ellos, está nada menos que el coronel Ramón Falcón al frente de su caballería, los cosacos, como serán llamados por los obreros.

La represión es cruel. Caen ocho obreros muertos y ciento cinco heridos. Entre los manifestantes está un adolescente, un ruso llamado Simón Radowitzky y en el once de noviembre de ese año, hará volar por el aire con una bomba al coronel Falcón y a su secretario.

El país se conmociona, el anarquista es apresado y pasará veintiún años en Ushuaia, la Siberia argentina. Será el mártir, el santo de la anarquía, cantado por todos los payadores libertarios.

Cantado:

Simón nació en un tugurio de un pueblo, de un continente como nace una simiente por una ley natural. Sin patria como el progreso como es el arte y la ciencia el amor y la conciencia sin patria como el ideal.

Falcón nació en un palacio sonriéndole la fortuna meciéndose en blanca cuna de pequeño Napoleón. Éste reconoció patrias y misiones en la tierra fue profesor en la guerra coronel de la nación.

Simón como hombre de ideas con conceptos libertarios, divulgó en los proletarios el amor y la igualdad una universal familia de cultos trabajadores sin esclavos ni señores sin leyes ni propiedad.

Falcón como buen soldado con arcaicos oropeles propagaba los cuarteles a la patria nacional y así requería patriotas debajo de su manto fueran a su voz de mando una avalancha mortal.

Portal libertario Oaca

La Malatesta

Video: Simón Radowitzky Anarquista Ruso y Héroe en Argentina

Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: info.nodo50.org/4605