Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

Del ‘vienen los comunistas’ al ‘como dios manda’: La España franquista de hoy

Lunes 1ro de agosto de 2016. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

Fuente: La Marea

Por Olivia Carballar

Más allá de los vestigios físicos, la continuidad sociológica del franquismo sigue presente 80 años después.

La Fiscalía llama señorita a una acusada, a la que le dice que puede alardear de puta, pero no quitarse el sujetador en una capilla dentro de una universidad pública; empresarios y miembros de la monarquía se benefician de los paraísos fiscales y de la amnistía del gobierno del PP, como han puesto de manifiesto los Papeles de Panamá y los Papeles de la Castellana; la religión es una materia evaluable en la Lomce; los hombres matan a las mujeres y muchos obispos se rebelan ante la idea del Papa de no discriminar a los homosexuales. En ninguna de estas situaciones se menciona la palabra franquismo; pero detrás de todas ellas se esconde la herencia de 40 años de dictadura. No son estatuas, ni calles… Son situaciones que se dan a diario en un país que rechaza investigar unos crímenes de lesa humanidad con una justicia intocable. Ochenta años después del golpe del 18 de julio de 1936, éstos son algunos vestigios no físicos del franquismo que aún perviven en todos los rincones de España.

Política: Que vienen los comunistas

“Rechazamos sin paliativos el régimen del general Franco”, dijo un diputado del PP en el Parlamento andaluz en un debate sobre la futura ley de memoria autonómica. ¿Por qué un partido de gobierno como el PP se resiste a condenar la dictadura, usa términos eufemísticos para referirse a ella o incluso humilla a las víctimas del franquismo acusándolas de querer exhumar las fosas para llevarse las subvenciones? Hay un sector, indica el antropólogo Ángel del Río, que no tiene ningún problema en identificarse con el franquismo: “Queda perfectamente representado por Jaime Mayor Oreja, cuando se negaba a condenarlo diciendo que, incluso, supuso un periodo de extraordinaria placidez”. Desde su punto de vista, el paso de la dictadura a la democracia no estuvo acompañado de un proceso de “desfranquistización”. Y cita un ejemplo: “Cuando el gobierno de Zapatero decide retirar la estatua de Franco de Nuevos Ministerios en Madrid, en 2005, se hace a escondidas, de madrugada, tapado, como si no se quisiera molestar a una parte de la sociedad franquista, obviando que su presencia durante tantas décadas había molestado a otra demócrata”.

Según el historiador José María García Márquez, donde se puede ver con más claridad esta continuidad sociológica del franquismo es en los pueblos: “En la decena de investigaciones que he llevado a cabo se observa con bastante nitidez la evolución política de los apellidos de la derecha franquista. Esa derecha sigue manteniendo, a grandes rasgos, la misma visión que sus antecesores. No debe olvidarse que la fundación de Alianza Popular se cerró con todos los cientos de delegados puestos en pie y gritando ¡Franco! ¡Franco! ¡Franco!”.

El franquismo ha pervivido también en la monarquía, afirma el historiador: “La actitud de Juan Carlos ha sido indignante desde que en 1969 lo nombraron heredero. Jamás tuvo un minuto para las víctimas y jamás, jamás, dijo una palabra contra el dictador. Incluso, como decía su mujer, no le gustaba que nadie en su presencia dijera algo contra Franco. He gastado mucha saliva denunciando esto. Respecto a su hijo, ya se verá. Tuvo un detalle con los presos españoles de Mauthausen, pero nada más. Hay franquismo en cada rincón de este país. Y la batalla de la memoria la ganó Franco”.

No fue hasta 2007 cuando se aprobó por primera vez una (descafeinada) ley de memoria. Y no ha sido hasta hace muy poco cuando muchas víctimas se han atrevido a contar las historias que guardaban bajo la mesa de camilla. García Márquez considera que ese sustrato heredado del franquismo se da, sobre todo, en los mayores: “El franquismo tuvo una amplia base sociológica de apoyo y fueron muchos, muchos, los que vivieron mejor con Franco. Una masa de funcionarios, militares, patronos, etc., estómagos agradecidos que hubieran seguido toda su vida bajo ese paraguas y sin preocuparse lo más mínimo por las libertades políticas”. No te metas en política, no te señales… Los expertos atribuyen también a esa herencia la apatía, el adocenamiento y la despolitización. Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de Memoria Histórica (ARMH), señala que con una tasa de paro juvenil de casi el 50%, la conflictividad en este país sea inexistente. Ni grandes protestas, ni huelgas, nada. El PP, además, sigue siendo el partido mayoritario. “Es llamativo que tanto PP, como Ciudadanos y PSOE acudan al viejo y franquista anatema de ¡que vienen los comunistas! para desprestigiar Unidos Podemos”, añade Del Río. Sus adversarios políticos, sin embargo, recriminan a Pablo Iglesias que sea él mismo el que haya renunciado al comunismo. La histórica abogada Lidia Falcón es rotunda: “El país está gobernado por el franquismo. No nos hemos librado de lo que nos cayó encima: la legislación, la educación… todo es fascista, pero lo edulcoran al estilo Disney”.

Igualdad: Mujeres a sus labores

Cinco millones de mujeres son amas de casa, de profesión sus labores, recuerda Falcón. “Cuando acabó la dictadura, cuando se murió el monstruo, éramos nueve millones. Dedicadas a parir niños, a cuidar de la casa y a mantener la fuerza del trabajo. ¿Qué ha pasado? Pues que no han cobrado un sueldo por ello, que no han tenido vacaciones, ni tienen seguros de accidentes, ni de enfermedad y no van a cobrar una jubilación. El PIB no cuenta el trabajo de estas mujeres que aportan riqueza al país y en el censo salen como población inactiva. Un trabajo ni pagado, ni agradecido”, denuncia. Torturada en la dictadura por ser mujer, se ha sumado a la querella argentina y atribuye también al dominio de la “ideología machista fanática del fascismo” el avance lentísimo hacia una aprobación de una ley de violencia de género que, además, no ha servido para nada, según explica. Las agresiones, sostiene, aumentaron tras la ley del divorcio, el primer paso con el que los hombres que habían mantenido sometidas a sus mujeres vieron que podían elegir.

“La libertad de la maternidad es la que hace a las mujeres auténticamente mujeres”, llegó a decir el exministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón en su intento por perpetrar una reforma de la ley del aborto más restrictiva que la que se aprobó en los años 80. El corresponsal del New York Post en España en los 1940 describía así la situación de las mujeres: “La posición de la mujer española está hoy como en la Edad Media”, recoge Carmen Martín Gaite en Usos amorosos de la posguerra española. El actual corresponsal del New York Times, Raphael Minder, destaca como tema urgente la violencia machista, al que se dedicó apenas unos segundos en el debate electoral de los cuatro candidatos del 26-J. Pero no cree, sin embargo, que la situación de las mujeres en España difiera mucho de la del resto de países europeos: “En EEUU todavía no ha habido una mujer presidenta”, dice con la vista puesta en Hillary Clinton.

La investigadora Pura Sánchez, autora de Individuas de dudosa moral, entronca las discriminaciones que todavía hoy sufren las mujeres –muchas veces potenciadas por tertulianos en televisiones públicas– con la influencia de la Iglesia católica: “La jerarquía católica viene usando su concepto de familia y el control que pretende ejercer sobre el cuerpo de las mujeres para chantajear al Estado a cambio de mantener o alcanzar determinados privilegios económicos, traducidos en euros contables”.

Religión: Como dios manda

La Conferencia Episcopal recibió un exhorto del entonces juez Baltasar Garzón sobre los crímenes franquistas. Ahí tienes todas las parroquias, investiga, le vino a decir. Lo cuenta Silva, junto a la siguiente pregunta: ¿Quién le dice a un juez de la Audiencia algo así? Pues la Iglesia”. La religión católica sigue permeando todas las capas de la sociedad. La Iglesia no paga IBI, se ha apropiado de monumentos como la mezquita de Córdoba con una legislación franquista en la mano. El Estado financia colegios donde los niños están con los niños y las niñas con las niñas, las vírgenes son nombradas alcaldesas, los tribunales juzgan casos como el de la procesión-protesta del coño insumiso, donde se confunde la ofensa a los sentimientos religiosos (católicos) con la libertad de expresión… “El resultado de la política sumisa frente a la Iglesia es que ésta ha recibido, en 2015, en torno a 12.000 millones de euros, en asignaciones directa e indirectas, aunque siguen sin cuantificarse los beneficios patrimoniales y financieros, las donaciones de suelo público, las inmatriculaciones, etc…”, denuncia Sánchez, que apunta, además, a la “infiltración de los hombres de iglesia”, en puestos relevantes de los partidos, de la judicatura o del poder político, “que tratan de ahormar las leyes civiles a criterios de moral católica”. Es el caso de Jorge Fernández Díaz, impulsor de la ley mordaza y envuelto ahora en el caso de las conversaciones con el jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña.

Justicia: Los jueces no se tocan

“Cuando hablo de este tema en conferencias y menciono la Ley de Amnistía y sus consecuencias, la gente se echa las manos a la cabeza. Que tengamos que ir a Argentina no es algo que sea muy conocido aquí, pero la gente suele quedarse perpleja cuando lo digo, y siempre hay alguna reacción de sorpresa entre el público. España, definitivamente, es diferente“, explica Ruth Sanz, profesora de la Universidad de Canterbury e impulsora de Herencias, un proyecto que recoge testimonios sobre la represión en España. “Los jueces que habían estado años prevaricando masivamente con una legislación injusta, siguieron en sus puestos y alcanzaron las cotas más altas de la magistratura”, añade García Márquez. Algunos, incluso, afiliados al PP. Otros, miembros del Opus que dinamitan su imparcialidad siendo jueces y parte, como ocurrió con en el caso de la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Los jueces no se tocan, salvo si deciden investigar los crímenes franquistas.

El historiador José Luis Gutiérrez pone un caso concreto: Felipe Rodríguez Franco, ponente de la sentencia de Juan Antonio García, un albañil de la CNT fusilado, fue el primer fiscal jefe de la Audiencia Nacional: “Que un juez que firma sentencias de muerte, miembro de los consejos de guerra franquistas, siguiera en la Audiencia Nacional es un ejemplo de cómo fue la Transición”.

Economía: Del Ibex a la red clientelar

Emilio Silva mantiene que la estructura social y económica que se creó con la guerra y la dictadura se reproduce ahora de la siguiente forma: “La élite que podía ir a la Universidad sigue siendo la élite de hoy. El padre de Rajoy era un juez franquista. El padre de María Teresa Fernández de la Vega fue condecorado por Franco y a su familia le dieron centrales de energía eléctrica”. Empresas que usaron mano de obra esclava forman parte hoy del IBEX35. Estos mismos días, Juan Miguel Villar Mir ha cedido la presidencia de OHL a su hijo y se ha despedido con una advertencia: es un peligro para España que gobierne Podemos. “Entonces, miles de españoles tuvieron que emigrar porque eran hijos de perdedores, no tenían acceso a esa oligarquía para que papá hiciera la llamada y te colocara. Hoy pasa lo mismo, con la diferencia de que los jóvenes que se van ahora están preparados”, añade Silva, rotundo también en el ámbito universitario y en la prensa: “El sistema de captación del profesorado, el departamento, es un chiringuito. Se impide la meritocracia y se potencia la mediocracia”.

El antropólogo Del Río incide en ello: “Toda posibilidad de ascenso social parece que viene determinado por un favor que te hace otra persona. La dictadura franquista tuvo se fundamentó en un sistema clientelar y corrupto que se ha reproducido en la democracia”.El corresponsal del New York Times subraya un hecho obvio pero fundamental para entender la herencia del franquismo: “Franco murió en su cama, recibiendo el homenaje que se da a cualquier gran hombre de Estado. Y había una multitud gritando “¡Viva Franco!” cuando entró en Barcelona en el 39″.

La Fundación que le rinde homenaje continúa recibiendo fondos públicos. Dos de sus patronos ofrecieron recientemente varias posesiones para que Mario Conde, investigado por repatriar 13 millones de euros del caso Banesto, saliera de la cárcel.

Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: info.nodo50.org/5767