Nodo50, contrainformación en red. Servidor Alternativo.

Ángeles Diez: “Las bombas que tiran los medios masivos sobre los pueblos son las que causan las primeras víctimas…”

Lunes 12 de octubre de 2015. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

Fuente: Kaosenlared

Esto coloca a la OTAN y a los medios masivos en el mismo nivel de responsabilidad respecto al imperialismo, podemos decir que las bombas que tiran los medios masivos sobre los pueblos son las que causan las primeras víctimas, después están las de los ejércitos imperiales y la OTAN. Cuál es la relación entre la […]

Esto coloca a la OTAN y a los medios masivos en el mismo nivel de responsabilidad respecto al imperialismo, podemos decir que las bombas que tiran los medios masivos sobre los pueblos son las que causan las primeras víctimas, después están las de los ejércitos imperiales y la OTAN.

Cuál es la relación entre la OTAN y los medios de comunicación masiva? ¿los medios de comunicación masiva están al servicio del Poder imperialista?

Lo primero que habría que señalar es qué papel juegan los medios de comunicación masiva en los conflictos armados, tanto en la posibilidad de que se den como en su justificación. Y por otro lado explicar cual es el papel de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en el mantenimiento y expansión del poder imperial.

Se suele decir que los medios de comunicación son el cuarto poder, es decir, que junto con el legislativo el ejecutivo y el judicial son un nuevo poder que, a través de la creación y manejo de la opinión pública, generan un poder distinto. También suele decirse que son meros instrumentos del poder. Si partimos de estas premisas la consecuencia lógica sería pensar que dependiendo de quién o quienes controlen los medios de comunicación tendremos unos medios que sirvan a unos u otros (a los Estados, a las corporaciones, a los partidos políticos, al ejército….) y que bastaría con apropiarse de uno o varios medios de comunicación masiva para contrarrestar los efectos de los medios al servicio del Poder. Pero la realidad es bien distinta. Hoy en día los medios de comunicación masiva son la forma en la que se manifiesta el Poder, es decir, son una de las caras del Poder, una parte sustantiva.

Hay que entender que el Poder (la capacidad para imponer) no puede ejercerse sólo mediante la violencia ya que se trata de un Poder de ámbito planetario; en unos países (los países pobres) y en determinados momentos (cuando se producen resistencias) se despliega usando la violencia, la guerra o la represión, pero en otros (los países ricos), el campo de batalla principal son las conciencias. El Poder necesita del consentimiento, especialmente en los que llamamos países desarrollados que son los países de los que suelen partir las agresiones armadas. Como en su día dijo N. Chomsky la propaganda es a las democracias lo que la cachiporra a los sistemas totalitarios.

El consentimiento se construye conformando una opinión pública favorable, que consienta o acepte que en determinados momentos y contra determinados “enemigos” hay que usar la violencia.

Este Poder de escala planetaria es en realidad el Capitalismo en tanto que sistema hegemónico de explotación. Pero no es un ente abstracto, se expande y reproduce en base al ejercicio de la violencia por parte de quienes tienen la hegemonía de este orden social. En este sentido, Estados Unidos (y sus corporaciones) sería el país que lidera la coalición de Estados cuyo objetivo es el mantenimiento y reproducción del capitalismo. Por eso hablamos de imperio y de imperialismo.

La imposición de un orden social tan injusto, depredador y bárbaro como el capitalismo se hace mediante la guerra, y ahí es donde aparece la OTAN como la estructura militar que, tras la II Guerra mundial, diseñará, dirigirá, coordinará y ejecutará las acciones bélicas que en cada momento sean necesarias para mantener el poder imperial.

Los medios masivos son conglomerados de empresas cuya actividad principal no necesariamente es el campo de la información y la comunicación. Las empresas de medios forman parte de otras empresas como las de armas, las entidades financieras, las energéticas, etc. Estas corporaciones son esa parte del poder que también obtiene beneficios, acumula capital, con la guerra y con la implantación de la economía de mercado en todo el orbe del planeta.

Esto coloca a la OTAN y a los medios masivos en el mismo nivel de responsabilidad respecto al imperialismo, podemos decir que las bombas que tiran los medios masivos sobre los pueblos son las que causan las primeras víctimas, después están las de los ejércitos imperiales y la OTAN.

¿Los medios de comunicación masiva qué rol juegan cuando abordan el tema de la guerra?

Ya hemos abordado esta pregunta con la respuesta anterior pero podemos profundizar un poco en el cómo disparan los medios y quienes somos sus víctimas.

Los medios masivos dirigen sus proyectiles a nuestras conciencias y a nuestra voluntad. Preparan el terreno para que no haya resistencias al dominio imperial.

Tradicionalmente se ha estudiado esta forma de actuación de los medios estudiando la “propaganda de guerra”, pero ocurre que con la Guerra Fría, poco a poco, casi toda la información que recibimos sobre otros países se ha convertido en propaganda de guerra que funciona sobre el esquema de buenos/malos, democráticos/dictatoriales.

Si estudiamos el funcionamiento de los medios de comunicación en los conflictos armados (y también en la guerra sucia, las operaciones encubiertas o las guerras de baja intensidad) nos daremos cuenta de que antes de que los medios masivos nos “den las noticias” ya tenemos incorporado un “chip” o una “matriz” en la que vamos a encajar fácilmente las noticias, asumiendo sin problemas lo que los medios masivos nos dicen sobre quien es el país “canalla”, quien es el dictador, el enemigo, el monstruo, quienes son las víctimas y quienes son los culpables.

El uso intensivo de la propaganda de guerra tiene lugar en momentos de paz pero hoy vivimos en un estado de guerra permanente, aunque físicamente en nuestro país no lo percibimos de esa forma. Nuestra percepción de que vivimos fuera de los conflictos y las guerras es también una construcción de los medios de comunicación.

Qué papel juegan o pueden jugar los Medios de Comunicación alternativos?

Los medios de comunicación alternativos pueden jugar un papel fundamental. Lo mismo que los grupos de personas y colectivos que se esfuerzan por desenmascarar al poder tratando de generar conciencia sobre las causas y el significado de la guerra.

Los medios alternativos tienen que lidiar en un campo de batalla que está minado, con unas reglas de juego que son impuestas, con unos instrumentos que no controlan y con unos objetivos que son inconmensurables. A pesar de este desequilibrio, son una pieza clave para enfrentar el Poder del orden capitalista. Lo son desde el mismo momento en que asumen que se ponen al servicio de la gente que resiste, es decir, cuando asumen que construyen contrapoder.

En la medida en que los medios alternativos se conciben a sí mismos como parte de un proceso de transformación radical del orden capitalista, en esa medida, se convierten en una pieza clave para enfrentar al imperialismo en el terreno de la comunicación.

Cuáles son sus limitaciones?

Las limitaciones son las mismas que tenemos los militantes, activistas y personas organizadas en general, por ejemplo, creernos imprescindibles, subordinar las causas a nuestro interés individual, convertir los medios en instrumentos al servicio de nuestros intereses o inquietudes. Además están otros problemas como pensar que sin recursos económicos no podemos hacer gran cosa. También esto les pasa a los militantes. Los medios alternativos suelen mirarse en el espejo de los medios masivos. Por ejemplo, en el objetivo de llegar al gran público, convertirse en medios masivos, dar las noticias con la misma velocidad, tener corresponsales en todos los sitios, etc. Esto sólo sería posible si cambiase la correlación de fuerzas y fuera la gente, los trabajadores, los movimientos sociales quienes tuvieran la hegemonía social. Si no se dan estas circunstancias la competencia con los medios masivos en la disputa por la opinión pública acaba con su carácter de medios alternativos.

Entre el 3 de octubre y el 6 de noviembre la OTAN moverá más de 30.000 soldados en unas super maniobras, ¿para qué y por qué en el Estado español?

Desde que el Estado español ingresó en la estructura militar de la OTAN en 1986 se ha convertido en una pieza clave de las políticas agresivas y expansionistas de la OTAN, de Estados Unidos y sus aliados europeos. Militarmente el Estado español no aporta gran cosa a la OTAN pero sí geoestratégicamente.

Las bases militares de la península han sido designadas como enclaves desde los que se podrán desplegar las fuerzas de la OTAN hacia África pero también hacia la frontera de Rusia con Europa. Además está el Escudo antimisiles de EEUU se desplegará en la base de Rota.

Las maniobras que ya están teniendo lugar en la península responden a la estrategia de la OTAN de activar una reacción rápida que permita en caso de que así se decida desplegar más de 35.000 efectivos en una semana. Denominadas Trident Juncture estos entrenamientos moverán fuerzas terrestres, aéreas y marítimas principalmente en el territorio del Estado Español que es el principal anfitrión.

El gobierno autorizó en una renegociación, silenciada por los medios masivos, del tratado sobre la base de Morón el establecimiento permanente de hasta 3.000 soldados y sus medios aéreos de despliegue inmediato. Anteriormente ya había sido autorizado el estacionamiento en la base de Rota de cuatro destructores con el sistema de combate AEGIS, el famoso Escudo antimisiles. Los compromisos que ha adquirido el Gobierno con la OTAN han significado una pérdida de soberanía sin precedentes. Por ejemplo, somos la sede del Centro de Operaciones Aéreas Combinadas (CAOC) de Torrejón. Esta base será uno de los dos únicos puntos de control de operaciones aéreas en el territorio europeo. En Rota, en el buque “Castilla”, estará una plataforma de mando de operaciones marítimas, y un centro de mando desplegable de operaciones terrestre.

El Estado español no sólo inaugurará con estas maniobras una nueva concepción de la guerra mundo liderada por Estados Unidos a través de dar soporte a la Fuerza de intervención rápida de la OTAN sino también dará soporte al mando en el Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad de Bétera.

Qúe es y cuál es el objetivo del Tribunal Permanente de los Pueblos contra la Guerra Imperialista y la OTAN?

No es la primera vez que se celebran Tribunales populares para condenar social y políticamente intervenciones armadas, en nuestro Estado ya se hicieron convocatorias parecidas tras la primera guerra contra Iraq en 1991, después para denunciar el bloqueo a Iraq y más tarde la ocupación.

La idea de hacer un Tribunal que sea permanente, que tenga continuidad en el tiempo y que vaya aglutinando a militantes, organizaciones, personas, medios alternativos, etc. alrededor del tema de la guerra, parte de la idea de que hoy la guerra es global y permanente. Estamos en guerra y hay que pararla. Recogemos el planteamiento que hizo B. Russell en relación a la guerra de Vietnam cuando en la Segunda Sesión del Tribunal Internacional de Crímenes de Guerra (1967) dijo que “Nuestra tarea es hacer que la humanidad de testimonio de estos crímenes terribles, y unir a la humanidad del lado de la justicia”(Segunda Sesión del Tribunal Internacional de Crímenes de Guerra, Noviembre de 1967)

Estamos convencidos de que la guerra no es una casualidad ni un destino, es el resultado de un sistema económico basado en la explotación y el exterminio, depredador e injusto, y nadie puede permanecer indiferente.

El Tribunal Permanente contra la Guerra imperialista y la OTAN pretende ser un observatorio de las guerras, de sus causas, consecuencias y responsables. Así mismo, será un cauce para la creación de un archivo de la memoria y de la resistencia de los pueblos contra la barbarie de la guerra.

Entendiendo que la guerra no es sólo la intervención armada sino el sometimiento por la fuerza que tiene lugar a través de la economía y la política, lesionando el derecho al ejercicio de la soberanía de los pueblos, el Tribunal pretende conformar y divulgar una condena social y política de la situación creada por las intervenciones militares.

Dentro de las jornadas que se llevarán a cabo entre el 6,7 y 8 de noviembre en Madrid, un área temática abordará “La Guerra y los medios de comunicación”, qué nos puedes decir al respecto?

En esta mesa de trabajo nos hemos planteado varios objetivos. Unos son a corto plazo como incorporar a la Primera resolución del Tribunal denuncias y condenas de la actuación de los medios masivos.

Otros objetivos tendrán continuidad, en estas primeras sesiones sólo haremos una primera reflexión y debate, ya que como decíamos anteriormente se trata de crear un espacio de denuncia y condena social de la guerra que se mantenga en el tiempo.

Vamos a tratar de analizar la actuación de los medios masivos: Cómo operan, cómo manipulan en casos concretos de conflictos armados. Denunciaremos y documentaremos las campañas de propaganda que justifican las intervenciones armadas. Por poner un ejemplo, la campaña que se ha desatado con el tema de los Refugiados puede estar conectada con la necesidad de justificar una intervención armada más agresiva del imperio sobre el gobierno Sirio.

Nos gustaría denunciar y condenar a los responsables, a las Corporaciones mediáticas pero también a los periodistas, que promueven y alientan las guerras.

También queremos denunciar y señalar la responsabilidad de los Estados en relación a los códigos éticos de comunicación, el monopolio y la unanimidad en el tratamiento de la guerra (creación de estereotipos que generan la violencia y la guerra)

También nos gustaría recoger testimonios y denuncias concretas sobre prácticas de manipulación, ocultación y engaño.

Medios contra la OTAN está integrado por:

Canarias-Semanal, Espineta amb caragolins, Insurgente, Kaosenlared, La Directa, La Haine

Versión PDF: Descargar artículo en PDF | Enlace permanente: info.nodo50.org/5598